El contacto piel con piel con la madre demuestra ser mejor que la incubadora en bebés prematuros.


El cuerpo humano no es sólo un sofisticado sistema dinámico bioquímico y genético, existen fuertes aspectos energéticos, emocionales y psicológicos que interactúan decisivamente con sus homólogos físicos del cuerpo y pueden marcar una diferencia muy apreciable en nuestras funciones fisiológicas.

Una prueba válida de esto viene del método neonatal madre canguro (método K) que requiere el contacto piel con piel entre la madre y el recién nacido. Aunque esta sencilla intervención proporciona un rendimiento superior para los bebés prematuros y de bajo peso, en comparación con las prácticas convencionales, tales como el uso de la incubadora, rara vez se incluye en las políticas oficiales en el hospital o se le recomienda a las madres.

Los pediatras han expresado el temor de que el mantenimiento de un bebé prematuro fuera de una incubadora durante la interacción canguro, puede exponer al bebé al frío con la subsiguiente pérdida de calor del cuerpo, lo que puede ser crítico para la supervivencia y el bienestar de los bebés débiles. La investigación sin embargo, muestra que lo contrario sucede en el método de cuidado K. Un estudio con bebés prematuros de bajo peso (menos de 1,5 Kg) y sus madres, publicado en el Journal of Pediatrics, encontró que la temperatura corporal del recién nacido en realidad aumenta cuando el niño está en contacto piel con piel con el pecho de la madre.

Tal vez la historia más notable difundida al público fue el renacimiento milagroso del bebé prematuro Jamie Ogg, quien, después de su nacimiento fue declarado muerto por los médicos después de 20 minutos de esfuerzos de reanimación. Su madre lo puso en su pecho y lo mantuvo durante 2 horas, cuando de pronto comenzó a tomar aire y pronto se normalizó su respiración.

Aparte de tales recuperaciones dramáticas, los clínicos han registrado impresionantes impactos positivos del método K en una variedad de parámetros fisiológicos y de comportamiento en los recién nacidos. Por ejemplo, los médicos del Servicio de Pediatría del hospital en Nueva Delhi en la India llevaron a cabo un ensayo de control aleatorio de los efectos del método madre canguro. 28 diadas madre y bebé de bajo peso al nacer (peso del bebé de menos de 1,5 Kg en el momento del nacimiento) fueron asignadas bien al grupo de control (incubadora o atención estándar abierta) o al grupo K, donde las madres mantienen al bebé en contacto con su piel durante al menos 4 horas al día en no más de 3 sesiones. Los autores llegaron a la conclusión de que:

El método madre canguro ha logrado que los bebés tuvieran una mejor ganancia de peso, un alta hospitalaria más temprana y, lo más impresionante, mayores tasas de lactancia materna exclusiva. El KMC es un excelente complemento para el cuidado prematuro de rutina en la maternidad.

Otro estudio publicado en la revista “Pediatric Nursing” ​​encontró que cuando los recién nacidos recibieron el método madre canguro, dormían más, fueron menos agitados y mostraron un menor número de episodios de apnea y bradicardia. Al comparar el método madre canguro con la atención estándar de incubadora, un estudio de control aleatorio publicado en la revista “Annals of Tropical Pediatrics” encontró que la primera es muy superior. Los niños que recibieron el cuidado canguro ganaron una media de 20,8 gramos por día, mientras que los bebés en el grupo de incubadora ganaron menos de la mitad, con 10,2 gramos por día. La tasa de mortalidad en el método canguro fue de cero, mientras que el 9% de los bebés en el grupo incubadora murieron. Por último, el grupo de cuidado de la madre canguro, tenía una estancia significativamente más corta en el hospital, 16,6 vs 20,7 días para el grupo de la incubadora.

La evidencia disponible muestra que el simple contacto piel con piel con la madre puede tener un efecto de sanación profunda para los bebés enfermos o prematuros. El método madre canguro es una forma no invasiva y muy eficaz de restaurar las funciones fisiológicas vitales, además de fortalecer el vínculo entre la madre y su hijo recién nacido.

Referencias

______________________________________________

Eleni Roumeliotou | greenmedinfo.com

Imagen tomada de http://www.elbebe.com

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: