¿Está usted de broma Mr. Darwin?

eudbmd

A menudo se representa a Darwin como el fundador de la teoría evolutiva, pero la historia, que es testaruda, aporta abundantes datos y referencias que no están de acuerdo con esta idea de la evolución ordenada a partir de -–y en torno a-– su figura. Para empezar, en 1809,cuando nació Darwin, Jean Baptiste de Monet, caballero de Lamarck (1744-1829), a la sazón titular de la cátedra de Zoología de insectos, gusanos y animales microscópicos del Museo Nacional de Historia Natural de París, llevaba ya varios años dando cursos en el Jardin des Plantes en los que exponía su teoría sobre la  transformación de las especies, desarrollada en sus libros «Recherche sur l’Organisation des Corps Vivants» (1802), «Philosophie Zoologique» (1809) e «Histoire Naturelle des animaux sans vertèbres» (1815).  No fue, pues, Darwin el primero en tratar sobre la  transformación de las especies. Es más, su libro  titulado El Origen de las Especies por Medio de la Selección Natural o la Supervivencia de las Razas Favorecidas en la Lucha por la Vida (On the Origin of Species by means of Natural Selection or the Preservation of Favoured Races in the Struggle for Life),contiene muchas ideas y ejemplos tomados de Lamarck y presentados sin la debida referencia1. Sorprende, en relación con esto, leer en una carta de Darwin dirigida al geólogo Leonard Horner el siguiente pasaje: I always feel as if my books came half out of Lyells’s brains & that I never acknowledge this sufficiently,…. (Siento que la mitad de mis libros procede del cerebro de Lyell y que no lo he reconocido suficientemente), porque lo mismo que reconoce haberle pasado con Lyell, parece haberle ocurrido también, e incluso en mayor medida, con Lamarck. Algo falla, puesto que, si es cierto ―como reconoce el autor―, que la mitad de su obra procede de Lyell y otro tanto o más pasa con Lamarck, entonces…

¿dónde queda lugar para otras aportaciones evidentes en su obra como son las de Huxley, Malthus, Blyth, Gaertner, etc, etc..? Pierre Flourens (1794-1867), fundador de la neurobiología y secretario perpetuo de la Academia de Ciencias francesa, indica en su librotitulado Examen du libre de M. Darwin sur l’Origine des Espèces2:

Le fait est que Lamarck est le père de M. Darwin.
Il a commencé son système.
Toutes les idées de Lamarck sont, au fond, celles
de M. Darwin. M. Darwin ne le dit pas d’abord; il a
trop d’art pour cela. Il effaroucherait son lecteur,
et il veut le séduire; mais, quand il juge le moment
venu, il le dit nettement et formellement.

(El hecho es que Lamarck fue el padre del señor
Darwin. Fue él quien comenzó su sistema.
Todas las ideas de Lamarck son, básicamente, las
de Mr. Darwin. Mr. Darwin no lo dijo primero, él
tenía demasiado arte para decirlo. Habría
espantado a sus lectores, y lo que quería era
seducirlos, pero llegado el momento, lo dice clara
y formalmente. )

La evolución no se basa en la obra de Darwin sino en la de Lamarck, pero nuestro objetivo aquí no es hablar de evolución, sino analizar la contribución de Darwin. Si se admite que el haber hecho una primera aproximación a la evolución es mérito de Lamarck, en cuya obra se inspira la de Darwin, ¿en qué consiste entonces la aportación de este autor? Cuando se quiere estudiar la obra de un autor no queda más remedio que leerla a fondo; y esto es lo que hemos hecho. No hemos leído buscando la confirmación de ideas comunes sino que, por el contrario, hemos buscado una novedad que nos ha sorprendido. Hemos leído meditando, de la manera que recomendaba hacerlo Lamarck3:

Je n’écris point pour ceux qui parcourent les livres nouveaux, presque toujours dans l’intention d’y trouver leurs opinions préconisées ; mais pour le petit nombre de ceux qui lisent, qui méditent profondément, qui aiment l’étude de la Nature, et qui sont capables de sacrifier, même leur propre intérêt, pour la connaissance d’une vérité nouvelle.

(No escribo para aquellos que examinan rápidamente los libros nuevos, casi siempre con la intención de hallar en ellos sus ideas preconcebidas, sino para los pocos que leen, que meditan profundamente, que aman el estudio de la naturaleza y son capaces de sacrificar incluso sus propios intereses, por el conocimiento de una verdad nueva.)

Hemos tirado la red y, al retirarla, hemos visto cómo el lago se quedaba seco.

Lo que sigue es conclusión de nuestra atenta lectura.

¿Está usted de broma, Mr Darwin?: la Retórica en el corazón del darwinismo

Emilio Cervantes es doctor en Biología, CientíficoTitular en el CSIC (IRNASA) y lleva años realizando una crítica metódica del darwinismo desde su blog Biologíay Pensamiento en la plataforma de weblog de Madrimasd así como desde diversos artículos y libros publicados en Digital CSIC.(http://digital.csic.es/browse?type=author&value=Cervantes%2C+Emilio).

Guillermo Pérez Galicia es doctor en Filología Clásica por la Universidad de Salamanca. Experto en Retórica, su tesis Doctoral versó sobre “Retórica y paideia en el helenismo de la Antigüedad tardía: Las cartas de Libanio”.

Fuente: http://www.madrimasd.org/blogs/biologia_pensamiento/