Abraham Lincoln: El “Gran Emancipador” y el tema de la raza.



“No tengo ningún propósito de introducir la igualdad política y social entre las razas blanca y negra. Hay una diferencia física entre las dos que, a mi juicio, hará probablemente prohibitiva su convivencia a un nivel de perfecta igualdad, y en la medida en que esta diferencia se convierte en una necesidad, yo, al igual que el juez Douglas, estoy a favor de la posición superior de la raza a la que pertenezco.” – Abraham Lincoln.

El “Gran Emancipador” y el tema de la raza. El programa de Abraham Lincoln de Reasentamiento Negro.

Por Robert Morgan.
Traducción: disiciencia.

Muchos americanos piensan en Abraham Lincoln, sobre todo, como el presidente que liberó a los esclavos. Inmortalizado como el “Gran Emancipador”, es ampliamente considerado como un campeón de la libertad negra que apoyó la igualdad social de las razas, y que luchó en la Guerra Civil americana (1861-1865) para liberar a los esclavos.Si bien es cierto que Lincoln consideraba la esclavitud como una institución mala y dañina, también es cierto que, como en este trabajo se muestra, compartía la convicción de la mayoría de los estadounidenses de su tiempo, y de muchos prominentes hombres de estado antes y después de él, de que los negros no podían ser asimilados en la sociedad blanca. Rechazó la noción de igualdad social de las razas, y se mantuvo en la convicción de que los negros debían ser reubicados en el extranjero. Como presidente, él apoyó los proyectos para eliminar a los negros de los Estados Unidos.

Las experiencias tempranas

En 1837, a la edad de 28 años, el Lincoln autodidacta fue admitido para ejercer la abogacía en Illinois. En al menos un caso, que recibió una considerable atención en el momento, representaba a un propietario de esclavos. Robert Matson, el cliente de Lincoln, cada año traía un grupo de esclavos de su plantación en Kentucky a una finca de su propiedad en Illinois para el trabajo estacional. La ley estatal permitía esto, a condición de que los esclavos no se quederan en Illinois de forma continua durante un año. En 1847, Matson llevó a la granja su esclava mulata favorita, Jane Bryant (esposa del capataz negro libre de allí), y sus cuatro hijos. Un conflicto se desarrolló entre Jane Bryant y el ama de casa blanca de Matson, quien amenazó a Jane y a sus hijos para que regresaran a la esclavitud en el Sur. Con la ayuda de los abolicionistas locales, los Bryant huyeron. Ellos fueron detenidos, y, en una declaración jurada llevada a cabo ante un juez de paz, Matson los reclamó como de su propiedad. A falta de los certificados necesarios de libertad, Bryant y los niños serían confinados en la cárcel del condado local, según el caso que se argumentó en la corte. Lincoln perdió el caso, y Bryant y sus hijos fueron declarados libres. Ellos fueron reubicados más adelante en Liberia.1

En 1842 Lincoln se casó con Mary Todd, quien provenía de una de más las prominentes familias esclavista de Kentucky.2 Mientras se desempeñaba como representante electo de la legislatura de Illinois, convenció a su compañero de los Whigs para apoyar a Zachary Taylor, un propietario de esclavos, en su exitosa campaña de 1848 para la presidencia.3 Lincoln era también un partidario fuerte de la ley de Illinois que prohibía el matrimonio entre blancos y negros.4

“Si todo el poder terrenal se me concediera”, dijo Lincoln en un discurso pronunciado en Peoria, Illinois, el 16 de octubre de 1854, “no sabría qué hacer, en cuanto a la institución [de la esclavitud] ya existente. Mi primer impulso sería liberar a todos los esclavos, y los enviaría a Liberia, a su tierra natal. “Después de reconocer que este plan de “ejecución súbita es imposible”, se preguntó si los negros liberados debían ser “política y socialmente nuestros iguales.” “Mis propios sentimientos no admiten esto”, dijo, “y [incluso] si lo hiciera, sabemos bien que la gran masa de personas de raza blanca nolo admiten … No podemos, entonces, hacerlos iguales. “5

Una de las más representativas declaraciones públicas de Lincoln sobre la cuestión de las relaciones raciales se dio en un discurso en Springfield, Illinois, el 26 de junio de 1857.6 En esta intención, explicó por qué se opuso a la Ley Kansas-Nebraska, que habría admitido a Kansas en la Unión como estado esclavista:

En las mentes de casi todos los blancos hay un asco natural a la idea de la fusión indiscriminada de las razas blanca y negra … La separación de las razas es la única y perfecta prevención de la fusión, pero como una separación inmediata es imposible, lo mejor es mantenerlos separados, si no están ya juntos. Si la gente blanca y negra nunca se juntan en Kansas, nunca se mezclará la sangre en Kansas …

Con la separación racial, Lincoln llegó a decir, “debe llevarse a cabo mediante la colonización” de los negros del país hacia un país extranjero. “La empresa es difícil”, reconoció,

pero “donde hay una voluntad hay un camino”, y lo que más necesita la colonización es una voluntad sincera. Will brota desde dos elementos de sentido moral y de interés propio. Vamos a ser llevados a creer que es moralmente correcto, y, al mismo tiempo, favorable o, al menos, no en contra, de nuestros intereses, paratransferir a los africanos a su clima natal, y vamos a encontrar una manera de hacerlo , por grande que sea la tarea.

Para afirmar la humanidad de los negros, Lincoln continuó, más probablemente para fortalecer el sentimiento público en nombre de la colonización que por los esfuerzos de los demócratas para “aplastar toda simpatía por él, y cultivar y excitar el odio y el disgusto contra él …” con que el Reasentamiento (“colonización”) no tendría éxito, Lincoln parece argumentar, si no van acompañados por una preocupación humanitaria para los negros, y un poco de respeto por sus derechos y capacidades. Al parecer, al negar la humanidad de la persona negra, los partidarios de la esclavitud fueron sentando las bases para “el ensanchamiento indefinido de su esclavitud.” El programa republicano para restringir la esclavitud a donde en aquél momento existía, dijo, tuvo el beneficio a largo plazo de negar a los dueños de esclavos la oportunidad de vender sus excedentes a los fiadores a precios altos en los territorios de los nuevos esclavos, y por lo tanto les animó a apoyar un proceso de emancipación gradual que implicaba el reasentamiento de la parte superior externa  del país.

Los planes iniciales del reasentamiento

La visión de que el aparentemente intratable problema racial de Estados Unidos debía ser resuelto mediante la eliminación de los negros de este país y el reasentamiento en otro lugar – “colonización” o “repatriación” – no era una nueva. Ya en 1714 un hombre de Nueva Jersey propuso el envío de los negros a África. En 1777 el comité de legislatura de Virginia encabezada por el futuro presidente Thomas Jefferson (él mismo un gran propietario de esclavos), propuso un plan de emancipación gradual y de reasentamiento para los esclavos del estado. En 1815, un emprendedor negro y libre de Massachusetts llamado Paul Cuffe transportó, por su propia cuenta, a 38 negros libres a África Occidental. Su empresa mostró que al menos algunos negros libres estaban dispuestos a reasentarse en un país propio, y sugirió que podría ser posible con el soporte del público e incluso del gobierno.7

En diciembre de 1816, un grupo de americanos distinguidos se reunieron en Washington, DC, para establecer una organización para promover la causa del reasentamiento negro. La “American Colonization Society” pronto se ganó el apoyo de algunos de los ciudadanos más prominentes de la joven nación. Henry Clay, Francis Scott Key, John Randolph, Thomas Jefferson, James Madison, James Monroe, Washington Bushrod, Charles Carroll, Millard Fillmore, John Marshall, Roger B. Taney, Andrew Jackson, Daniel Webster, Stephen A. Douglas y Abraham Lincoln eran miembros. Clay presidió la primera reunión del grupo.8

Las medidas para el reasentamiento de los negros en África se llevaron a cabo pronto. El miembro de la Sociedad ,Charles Fenton Mercer, jugó un papel importante para que el Congreso aprobara la Ley de Comercio Anti-Esclavo de marzo de 1819, que asignó $ 100,000 para el transporte de los negros a África. En aplicación de la Ley, Mercer sugirió al presidente James Monroe que si los negros volvían simplemente a la costa de África y eran puestos en libertad, es probable que serían re-esclavizados, y, posiblemente, algunos regresarían a los Estados Unidos. En consecuencia, y en colaboración con la Sociedad, Monroe envió agentes para adquirir territorios en la costa del África occidental- un paso que condujo a la fundación del país ahora conocido como Liberia. Su capital fue nombrada Monrovia, en honor del presidente americano.9

Con el crucial respaldo de la sociedad, los colonos negros comenzaron a llegar desde los Estados Unidos en 1822. Mientras que sólo los negros libres eran en un principio llevados, después de 1827, los esclavos fueron liberados expresamente con el propósito de su traslado a Liberia. En 1847, los colonos negros de Liberia declararon una república independiente, con una bandera americana y una constitución.10

Para 1832 las legislaturas de más de una docena de estados (en ese momento sólo había 24), habían dado su aprobación oficial a la Sociedad, incluyendo por lo menos los tres estados esclavistas.11 La legislatura de Indiana, por ejemplo, aprobó la siguiente resolución conjunta el 16 de enero, 1850:12

Se resuelve por la Asamblea General del Estado de Indiana: Que nuestros Senadores y Representantes en el Congreso realizarán, y se les pidió a la presente, en nombre del Estado de Indiana, una solicitud para un cambio de la política nacional sobre el tema del comercio de esclavos africanos, y por eso requieren una solución de la costa de África con los hombres de color de Estados Unidos, y procuraran esos cambios en nuestras relaciones con Inglaterra, lo que nos permitirá transportar a los hombres de color de este país a África, para que se lleve a cabo el mencionado asentamiento.

En enero de 1858, el congresista de Missouri Francis P. Blair, Jr., presentó una resolución en la Cámara de Representantes para establecer un comité

para investigar la conveniencia de prever la adquisición de territorio, ya sea en la parte central o sur de los estados de América, para ser colonizados por personas de color procedentes de Estados Unidos que ahora están libres, o que en adelante pueden llegar a ser libres, y que pueden estar dispuestos a conformarse con en ese territorio, como una dependencia de los Estados Unidos, con amplias garantías de sus derechos personales y políticos.

Blair, citando a Thomas Jefferson, dijo que los negros no podían ser aceptados como iguales a los blancos, y, en consecuencia, pidió apoyo para una política dual de la emancipación y la deportación, similar a la expulsión de España de los moros. Blair llegó a afirmar que el territorio adquirido con ese propósito también serviría como un baluarte contra cualquier invasión más por parte de Inglaterra en las regiones del Centro y Sur de América.13

Apoyo de Lincoln para el reasentamiento

El mentor ideológico de Lincoln era Henry Clay, el eminente académico estadounidense, diplomático y estadista. Debido a su habilidad en el Senado de los EE.UU. y en la Cámara de Representantes, Clay ganó reconocimiento nacional como el “Gran Compromisario” y el “Gran Pacificador”. Un dueño de esclavos que tenía respecto por el sacrificio de los negros, era prominente en la campaña para reasentar a los negros libres fuera de los Estados Unidos, y se desempeñó como presidente de la Sociedad Americana de Colonización. Lincoln junto con Clay se unieron al partido embrionario de Whig durante la década de 1830. En un discurso pronunciado en 1858, Lincoln describe a Clay como “mi bello ideal de un estadista, el hombre para el que he luchado toda mi humilde vida” 14.

La profundidad de la devoción de Lincoln hacia Clay y sus ideales se expresó en un elogio conmovedor entregado en julio de 1852 en Springfield, Illinois. Después de alabar la devoción de toda la vida de Clay a la causa del reasentamiento negro, Lincoln citó con la aprobación de Clay un discurso pronunciado por este en 1827: “Hay una aptitud moral en la idea de devolver a África sus hijos”, y agregó que si África no ofrecía refugio, los negros podría ser enviados a otro país tropical. Lincoln concluye: 15

Si la esperanza de los amigos de la colonización se ponen en las generaciones actuales y venideras de nuestros compatriotas para que tengan éxito en la liberación de nuestra tierra de la presencia peligrosa de la esclavitud, y, al mismo tiempo, en la restauración de un pueblo cautivo a su patria perdida hace mucho tiempo, con grandes perspectivas para el futuro, y esto también, gradualmente, para que ni las razas ni los individuos sufran por el cambio, esto será una verdadera consumación gloriosa.

En enero de 1855, Lincoln habló en una reunión de la sucursal de Illinois de la Sociedad de la Colonización. El esquema de la supervivencia en su discurso sugiere que consistía principalmente en una consideración bien informada y comprensiva de la historia de la campaña de la reubicación.16

En apoyo a la “colonización” de los negros, un plan que podría considerarse como una “solución final” al problema de la raza de la nación, Lincoln fue a la defensa de los puntos de vista de algunas de las figuras más respetadas de los Estados Unidos.

Debates Lincoln-Douglas de 1858

En 1858, Lincoln fue nominado por el Partido Republicano recién formado para desafiar a Steven Douglas, un demócrata, por su escaño de Illinois en el Senado de los EE.UU.. Durante la campaña, “Little Giant” Douglas se centró en el emotivo asunto de las relaciones raciales. Acusó a Lincoln, y a los republicanos en general, de defender la igualdad política y social de las razas blanca y negra, promoviendo así la fusión racial. Lincoln respondió enérgicamente negando el cargo, con el argumento de que la esclavitud fue la causa principal de la mezcla de razas en los Estados Unidos, y restringirla en los territorios occidentales y los estados nuevos, de hecho, reduciría la posibilidad de la mezcla de razas. Lincoln acercó de ese modo el apoyo de su partido, ya que esto representaba mejor los intereses de la gente blanca.

Entre finales de agosto y mediados de octubre de 1858, Lincoln y Douglas viajaron juntos por todo el estado para enfrentarse en siete debates históricos. El 21 de agosto, ante una multitud de 10.000 personas en Ottawa, Lincoln declaró: 17

No tengo ningún propósito directo o indirecto para interferir con la institución de la esclavitud en los estados donde existe. Creo que no tengo derecho legal para hacerlo, y no tengo ninguna intención de hacerlo.

Y continúa:

No tengo ningún propósito de introducir la igualdad política y social entre las razas blanca y negra. Hay una diferencia física entre las dos que, a mi juicio, hará probablemente prohibitiba para su convivencia al nivel de perfecta igualdad, y en la medida en que esta diferencia se convierte en una necesidad, yo, al igual que el juez Douglas, estoy a favor de que la raza a la que pertenezco tiene la posición superior.

Mucha gente aceptó los rumores difundidos por los partidarios de Douglas de que Lincoln favorecía la igualdad social de las razas. Antes del inicio del debate en Charleston, Illinois, 18 de septiembre, un anciano se acercó a Lincoln en un hotel y le preguntó si estas historias eran ciertas. Recordándo este encuentro más tarde ante una multitud de 15.000, Lincoln declaró: 18

Voy a decir entonces que no estoy, ni nunca he estado, a favor de lograr de ninguna manera la igualdad social y política de las razas blanca y negra, no soy ni nunca he sido partidario de los votantes o jurados negros, ni de que estén cualificados para su cargo, ni a casarse con personas de raza blanca.

Y continuó:

Diré, además de esto, que hay una diferencia física entre las razas blanca y negra, y que por esto creo que siempre será prohibido que las dos vivan juntas en términos de igualdad social y política. Y en la medida en que no pueden vivir, mientras que se mantengan juntas, debe ser en posición de superior e inferior, y yo, tanto como cualquier otro hombre, estoy a favor de tener la posición superior asignada a la raza blanca.

Candidato a Presidente

Aunque fracasó en su apuesta por sentarse en el Senado, los debates Lincoln-Douglas fueron alentados por el “Honest Abe” [apodo para A. Lincoln, considerado un político honesto. N.del T.] dentro de la actualidad nacional.19 En 1860, el Partido Republicano pasó por encima de abolicionistas prominentes, tales como William H. Seward, Salmon P. Chase para nombrar a Lincoln como su candidato presidencial.

En aquellos días, los candidatos presidenciales no hacían discursos públicos después de su nombramiento. En el discurso de pre-candidatura más reproducido, pronunciado en la Cooper Union en Nueva York el 27 de febrero de 1860, Lincoln se mostró de acuerdo con los líderes de la naciente república americana de que la esclavitud es “un mal no muy extenso, pero debe ser tolerada y protegida” donde ya existe. “Se trata de la pregunta de todos los republicanos – todos los deseos republicanos – en relación a la esclavitud”, enfatizó, subrayando las palabras en su texto preparado. Después de afirmar que cualquier emancipación debe ser gradual y llevada a cabo en conjunción con un programa de deportación programada, fue que citó a Thomas Jefferson: 20

En el lenguaje del señor Jefferson, pronunciado hace muchos años, “Todavía está en nuestro poder dirigir el proceso de emancipación, y de deportación, en paz, y poco a poco, ya que el mal desaparecerá insensiblemente, y su lugar será, pari passu [en pie de igualdad], llenado por los trabajadores blancos libres .”

Sobre la cuestión fundamental de la esclavitud, la plataforma del partido republicano no era del todo clara. Como la mayoría de los documentos de este tipo, este incluye secciones diseñadas para atraer a una amplia variedad de los votantes. Una tablero, con intención de apaciguar a los radicales y a los abolicionistas, citaba el pasaje “todos los hombres son creados iguales” de la Declaración de la Independencia, aunque sin mencionar directamente o la Declaración o los no-blancos. Otra sección, diseñada para atraer a los votantes conservadores, reconoció el derecho de cada Estado para llevar a cabo “sus propias instituciones domésticas” a su antojo – “instituciones domésticas” pasó a ser un eufemismo para referirse a la esclavitud. Otro tablón, con una redacción un tanto equivocada, defendía el derecho y el deber del Congreso para legislar la esclavitud en los territorios “cuando sea necesario” 21.

En la noche electoral del 7 de noviembre de 1860, Abraham Lincoln fue elegido por el 39 por ciento de los votantes, sin el apoyo del sur profundo. El resto había emitido su voto, ya sea para Stephen A. Douglas, del Partido Demócrata del Norte, John C. Breckinridge del Partido Demócrata del Sur, o John Bell, del Partido Unión Constitucional. Sin embargo, Lincoln ganó una mayoría decisiva en el colegio electoral.22

El día de las elecciones, seis Gobernadores del sur y prácticamente todos los Senadores y Representantes de los siete estados de la parte baja del sur habían dejado constancia en favor de la secesión si Lincoln era elegido.23 En diciembre, el Congreso se reunió en un último intento de alcanzar un compromiso sobre la cuestión de la esclavitud. El senador John H. Crittenden, de Kentucky, propuso una enmienda a la Constitución que garantizase la institución de la esclavitud contra la interferencia federal en aquellos lugares donde ya se encontraba establecida.24 Una disposición más polémica se extendería a la antigua línea de Missouri comprometida con la costa oeste, lo que permitía la esclavitud en los territorios del suroeste.

El 20 de diciembre, el día que Carolina del Sur votó a favor de separarse de la Unión, Lincoln le dijo a una importante figura del Partido Republicano, Thurlow Weed, que no tendría reparos en aprobar la enmienda Crittenden si se restringía la esclavitud a los estados donde ya se había establecido, y que el Congreso debía recomendar a los estados del norte derogar las leyes de “libertad personal” que dificultaban el regreso de los esclavos fugitivos. Sin embargo, Lincoln dijo que no apoyaría cualquier propuesta para extender la esclavitud a los territorios occidentales. La Enmienda Crittenden falló.25

Los temores del Sur

Menos de un tercio de las familias blancas del Sur no tenían ninguna conexión directa con la esclavitud, ya sea como propietarios o personas que contrataban mano de obra esclava de los demás. Por otra parte, menos de 2.300 de un millón y medio de familias blancas del Sur tenían 50 o más esclavos, y por lo tanto podrían considerarse como magnates esclavistas.26

La gran mayoría de los sureños por lo tanto no tenían ningún interés en mantener o ampliar la esclavitud. Sin embargo, la incitación por los abolicionistas del norte, donde vivían menos de 500.000 negros, provocó temores en el sur, donde se había concentrado la población negra, de un violento levantamiento negro contra los blancos. (En Carolina del Sur, la mayoría de la población era de color negro.) Las preocupaciones de que los escritos y discursos de los radicales blancos podrían incitar a los negros a un alboroto anti- blanco, el temor a violacines y asesinatos no era del todo infundado. Los sureños eran conscientes de los disturbios de los negros en Nueva York en 1712 y 1741, la experiencia francesa en Haití (donde los negros insurgentes habían expulsado o masacrado a casi toda la población blanca), y el esfuerzo fallido por el fanático religioso John Brown en 1859 para organizar un levantamiento de esclavos negros.

Lo que preocupaba a los sureños más que la posibilidad de poner fin a la esclavitud era el miedo a lo que los negros recién liberados podrían hacer. El temor sureño de Lincoln estaba inflamado por los periódicos de la región y los políticos que poseían esclavos, que retrataron al presidente electo como un peón de los abolicionistas radicales. Se habló mucho de las palabras ampliamente citadas de Lincoln a partir de un discurso de junio 1858: 27

Una casa dividida contra sí misma no puede sostenerse. Yo creo que este gobierno no podrá seguir siendo siempre mitad esclavo y mitad libre… No espero que la casa se derrumbe, pero sí espero que deje de estar dividida. Se convertirá en una sola cosa, o todo lo contrario.

Durante el crítico período de cuatro meses entre la elección y los días de la toma de posesión, los unionistas del Sur instaron al presidente electo para emitir una declaración pública definitiva sobre el tema de la esclavitud que calmara los temores en rápido crecimiento del Sur. Teniendo en cuenta la forma en que los periódicos de los estados esclavistas habían ignorado o torcido sus declaraciones públicas anteriores sobre esta cuestión, Lincoln eligió expresarse con cautela. Para el editor del Republicano de Missouri, por ejemplo, escribió: 28

No puedo decir nada que no haya dicho ya, y que no esté impreso y accesible al público.

Por favor, perdónenme por sugerir que si los periódicos como el suyo, que hasta ahora han persistido en confusas y malas interpretaciones de lo que he dicho, me colocasen en una completa y equitativa posición ante sus lectores no podría haber ningún malentendido más. Le ruego que me crean sincero, cuando … Yo lo insto a una verdadera cura para el malestar real del país …

Los periódicos republicanos ahora, y desde hace algún tiempo, están y han estado re-publicando copiosos extractos de mis discursos publicados, y llegarían a todo el público si periódicos de su clase también los publicase. No estoy en libertad de cambiar mi tierra – esto está fuera de la cuestión. – Si yo pensara que una repetición no sirviera de nada bueno, yo la haría. Pero mi opinión es que haría un daño positivo. Los secesionistas, dan por supuesto que me habían alarmado, claman a voz en cuello.

Lincoln también abordó la cuestión decisiva en correspondencia con Alexander H. Stephens, quien pronto se convertiría en vicepresidente de la Confederación. Stephens era un viejo conocido y muy admirado de Lincoln, un compañero de una sola vez de Whig y Congresista. Habiendo visto informes de un discurso a favor de la Unión en Georgia por Stephens, Lincoln escribió para expresar su agradecimiento. Stephens respondió con la petición de que el presidente electo asestase un golpe a favor de los unionistas del Sur, poniendo en clara evidencia sus puntos de vista. En una carta privada del 22 de diciembre de 1860, Lincoln respondió: 29

¿La gente del sur entiende realmente los temores de que una administración republicana pueda, directa o indirectamente, interferir con sus esclavos, o con ellos mismos, sobre sus esclavos? Si lo hacen, quiero asegurarle a usted, ya que una vez fue un amigo, y espero que siga siéndolo, que no hay motivo para estos temores.

Lincoln pasó a resumir el asunto desde su punto de vista: “Usted cree que la esclavitud está bien y debe ser ampliada, mientras que nosotros creemos que está mal y debe ser restringida. Supongo que este es el problema. Ciertamente esta es la única diferencia sustancial entre nosotros. ”

Para Horace Greeley, director del New York Tribune, que había pasado un largo informe de rabiosa arenga anti-Lincoln en la legislatura de Mississippi, Lincoln escribió que este “loco” había tergiversado sus puntos de vista. Declaró que no estaba “comprometido en la extinción definitiva de la esclavitud”, y que él no quería “mantener al negro en igualdad al blanco” 30.

Cuando un ciudadano de Mississippi apareció en una recepción de Lincoln en la legislatura del estado de Illinois, y anunció audazmente que era un secesionista, Lincoln respondió diciendo que se oponía a cualquier interferencia en relación a la esclavitud allí donde existiese. Dio el mismo tipo de garantías generales a un número de clientes y corresponsales. También escribió unos pocos editoriales anónimos en el Diario del Estado de Illinois, el diario republicano de Springfield. Además, compuso en unas pocas líneas un discurso pronunciado por el senador Trumball en la celebración de la victoria republicana en Springfield el 20 de noviembre. En esas líneas Lincoln se comprometió a que “todos y cada uno” de los estados “quedan en un control completo de sus propios asuntos”, como siempre.31

Toma de posesión

Abraham Lincoln prestó juramento como presidente el 4 de marzo de 1861. Entre las primeras palabras de su discurso inaugural había una promesa (repetición de palabras de un discurso de agosto 1858) destinada a aplacar los temores del Sur: “No tengo ningún propósito, directa o indirectamente, de interferir con la institución de la esclavitud en los estados donde ya existe. Creo que no tengo derecho legal a hacerlo, y no tengo ninguna intención de hacerlo. “Refiriéndose a la propuesta de modificación Crittenden, que proporcionaría una protección constitucional explícita de la esclavitud en donde ya existía, dijo, “No tengo ninguna objeción a que se haga expresa e irrevocable.” También se comprometió a apoyar la legislación para la captura y devolución de fuga de esclavos.32

Al mismo tiempo, sin embargo, Lincoln insistió en que “ningún estado, a partir de su mera voluntad propia, puede salir de la Unión legalmente.” Con respecto a aquellos Estados que ya proclamaron su secesión de la Unión, dijo:

Voy a cuidar, como la propia Constitución me impone expresamente, por el fiel cumplimiento de que las leyes de la Unión dispone para todos los estados. Hacer esto lo considero un simple deber por mi parte, y voy a llevarlo a cabo, en la medida de lo posible, a menos que mis amos legítimos, el pueblo americano, mediante los requisitos necesarios o, mediante alguna forma de autoridad, digan lo contrario.

En su magistral estudio de varios volúmenes de los antecedentes y del curso de la Guerra Civil, el historiador estadounidense Allan Nevins trató de identificar la causa subyacente del conflicto : 33

La raíz principal del conflicto (y sus raíces menores) fue el problema de la esclavitud con su complementario problema del reajuste de raza, la fuente principal de la tragedia fue la negativa de cualquiera de las secciones para hacer frente a estos problemas conjuntos directamente y pagar los altos costos de una solución pacífica. Si no hubiese sido por la diferencia racial, el tema de la esclavitud no habría presentado mayores dificultades. Pero como el abismo racial existía, el Sur no podía articularlo pero percibía claramente que la eliminación de este asunto seguiría dejando el terrible problema de los negros …

Una gran responsabilidad por el fracaso de Estados Unidos en este período corresponde a este liderazgo del Sur, que carecía de imaginación, habilidad y coraje. Pero el Norte tampoco estaba exento por su parte, ya que también se negó a realizar un examen constructivo de la cuestión central de que la esclavitud estaba vinculada a un ajuste de raza. Esto se debió a dos razones principales. La mayoría de los abolicionistas y muchos otros norteños sentimentales simplemente negaron la existencia del problema. En cuanto a todos los negros y blancos de piel oscura, a los pocos años de su escolaridad pondrían en actualidad el tema de la raza dominante, pensando que no sería necesario un ajuste difícil. Un cuerpo mucho más numeroso de norteños sabían de la existencia de esta gran y espantosa tarea de ajuste de la raza – sin embargo se mostraban reacios a cargar a hombros cualquier parte de ella … Indiana, Illinois y Kansas no estaban dispuestas a coger a una sola persona más de color.

Estalla la guerra

Los dramáticos acontecimientos fueron rápidamente creando enormes problemas para el nuevo Presidente, que había subestimado en gran medida la profundidad del sentimiento separatista en el Sur.34 En enero y principios de febrero, Florida, Alabama, Georgia, Luisiana y Texas siguieron el ejemplo de Carolina del Sur y salieron de la Unión. Las tropas de Florida dispararon contra el bastión federal de Fort Pickens. Cuando se separó Carolina del Sur, afirmaron que le pertencian todos los bienes de gobierno de los EE.UU. dentro de sus fronteras, incluidos los fuertes federales y los arsenales. Al anunciar su disposición de pagar al gobierno federal por lo menos una parte del costo de las mejoras que había hecho, Carolina del Sur insistió en que estas propiedades pertenecían al Estado, y no toleraría más la presencia de un poder “extranjero” sobre su suelo . Los otros estados secesionistas tomaron la misma posición.35

El día en que Lincoln asumió la presidencia, el gobierno federal todavía controlaba cuatro fuertes dentro de la nueva Confederación. En la Florida estaban los fuertes Taylor, Jefferson y Pickens, los dos primeros parecían seguros, mientras que en Carolina del Sur el fuerte Sumter, fue casi totalmente rodeado por fuerzas hostiles.36 Si bien los historiadores no se ponen de acuerdo en si Lincoln buscó deliberadamente provocar un ataque por su decisión de volver a suministrar a la fortaleza, se sabe que el 9 de abril, mientras que el bombardeo de la fortaleza estaba en marcha, el nuevo Presidente recibió a una delegación de sindicalistas de Virginia en la Casa Blanca. Lincoln les recordó su promesa de toma de posesión de que no habría “ninguna invasión – ni uso de fuerza,” más allá de lo que fuera necesario para mantener los sitios del gobierno federal y para recoger los derechos de aduana. “Pero si, como ahora parece ser verdad, se ha hecho un asalto sin provocación previa a Fort Sumter, me voy a tomar la libertad de recuperarlo, si es posible, al igual que los lugares que han sido decomisados antes de que se me delegara el Gobierno ” 37.

A raíz de la incautación confederada de Fort Sumter a mediados de abril, Lincoln pidió a los estados que proporcionasen 75.000 soldados para sofocar la rebelión. Virginia, Tennessee, Arkansas y Carolina del Norte respondieron abandonando la unión y uniéndose al recién formado “Estados Confederados de América.” Esto aumentó un tercio el tamaño de la Confederación y casi duplicó su población y los recursos económicos. Permanecieron en la Unión, sin embargo, cuatro estados fronterizos esclavistas – Delaware, Missouri, Maryland y Kentucky – y, como era previsible, el distrito esclavista de Columbia.

La guerra civil de 1861-1865 -, o la “Guerra entre los Estados”, como la llamaron muchos sureños – se cobró la vida de 360.000 personas finalmente de las fuerzas de la Unión, y se estima que 258.000 entre los confederados, además de cientos de miles de mutilados y heridos. Fue de lejos la guerra más destructiva de la historia estadounidense.

Incluso después de que la lucha comenzó en serio, Lincoln mantuvo su firme posición sobre la cuestión de la esclavitud al revertir las órdenes de los generales de la Unión sobre los esclavos libres. En julio de 1861, el general John C. Frimont – el candidato a la presidencia fallido del Partido Republicano de 1856 – declaró la ley marcial en Missouri, y anunció que todos los esclavos de los propietarios del estado opuestos a la Unión eran libres. El presidente Lincoln canceló de inmediato la orden. Debido a que los estados del Sur ya no enviaron representantes a Washington, los abolicionistas y los republicanos radicales tenían un poder excepcional en el Congreso, y respondieron a la cancelación de Lincoln de la orden de Framont presentando, el 6 de agosto de 1861, la Ley de Confiscación (primera). Esta condicionó cualquier propiedad, incluyendo los esclavos, usados con el consentimiento del propietario en complicidad con la insurrección contra los Estados Unidos, para legalizar precios y capturas en cualquier lugar.38

En mayo de 1862, el General de la Unión David Hunter emitido una orden declarando a todos los esclavos en Georgia, Florida y Carolina del Sur libres. Lincoln revocó la orden de inmediato. El Congreso respondió furioso presentando en julio una segunda Ley de Confiscación que declaraba que “libres para siempre ” a todos los esclavos cuyos propietarios estaban en rebelión, ya fuesen o no utilizados para fines militares. Lincoln se negó a firmar la ley, hasta que fue enmendada, afirmando que pensaba era un proyecto de ley de proscripción incondicional. A pesar de que no vetó la ley enmendada, Lincoln expresó su descontento con ella. Por otra parte, no era fiel a cumplir cualquier Ley Desamortización .39

Las muertes en los “Campamentos de contrabando” de la Unión

Los esclavos incautados en virtud de las leyes de decomiso, así como los esclavos fugitivos que se entregaron a las fuerzas de la Unión, se ubicaron en los llamados “campamentos de contrabando”. En su mensaje al Congreso de la Confederación en el otoño de 1863, el presidente Jefferson Davis, criticó duramente el tratamiento de estos negros de la Unión. Después de describir el hambre y el sufrimiento en esos campamentos, dijo: “Hay un riesgo muy bajo en la predicción de que en todas las localidades donde el enemigo tiene un punto de apoyo temporal, los negros, que bajo nuestro cuidado se multiplicaban por seis … se habrán reducido a la mitad por la mortalidad de la guerra.” Sin embargo y a pesar de las posiblemente exageradas palabras de Davis, sigue siendo una triste realidad que muchos negros perdieron la vida en estos campos de internamiento, y bastante más sufrieron víctimas del hambre, frío y abandono. En 1864, un oficial de la Unión llama a la tasa de mortalidad de estos campos de “espantosa”, y declara que “la mayoría de los jueces competentes la calculan a no menos del veinticinco por ciento en los dos últimos años” 40.

El Plan de Reasentamiento Chiriqui

Incluso antes de su toma de posesión, Lincoln tomó nota con satisfacción del amplio apoyo del público para la “colonización” de los negros del país.41 “En 1861-1862, hubo un amplio apoyo entre los republicanos conservadores y los demócratas en el extranjero para la colonización de los negros emancipados por la guerra”, señaló el historiador James M. McPherson. Al mismo tiempo, los negros libres de algunas partes del Norte circularon una petición pidiendo al Congreso para comprar un pedazo de tierra en América Central como un sitio para su reasentamiento.42

A pesar de las demandas más urgentes impuestas por la guerra, Lincoln sacó tiempo para poner en práctica su viejo plan de reasentar a los negros fuera de los Estados Unidos.

Ambrose W. Thompson, de Filadelfia, que se había enriquecido en el transporte marítimo de cabotaje, planteó al nuevo presidente lo que parecía ser una buena oportunidad. Thompson había obtenido el control de varios cientos de miles de acres en la región de Chiriquí , de lo que hoy es Panamá, y había formado la “Compañía de Mejoramiento de Chiriquí”. Propuso el transporte de los negros liberados de los Estados Unidos hacia la región centroamericana, donde podrían extraer el carbón que, supuestamente, había en abundancia. Este carbón se vendería a la Marina de los EE.UU., cuyos beneficios resultantes se utilizarían para mantener la colonia de negros, incluyendo el desarrollo de plantaciones de algodón, azúcar, café y arroz. El proyecto de Chiriquí, también ayudaría a extender el dominio comercial de EE.UU. sobre la América tropical.43

Las negociaciones para la realización del plan se iniciaron en mayo de 1861, y el 8 de agosto, Thompson hizo una propuesta formal al Secretario de Marina Wells Gedeón para entregar carbón de Chiriquí a la mitad del precio que el gobierno estaba entonces pagando. Mientras tanto, Lincoln había remitido dicha propuesta a su hermano-de-ley Ninian W. Edwards, quien, el 9 de agosto de 1861, apoyó con entusiasmo la propuesta del contrato.44

Nombrando una comisión para investigar la propuesta de Thompson, Lincoln comenta sus resultados a Francis P. Blair, senior. Endosando un contrato del gobierno con la Compañía de Mejoramiento de Chiriquí, incluso con mayor fuerza que Edwards, senior Blair cree que el objetivo principal de este tipo de contrato debe ser utilizar la zona controlada por Thompson para “resolver” la cuestión de los negros. Se reiteró en la visión de Jefferson de que los negros, en última instancia, tendrían que ser deportados de los Estados Unidos, examinó la aprobación de Lincoln de reasentamiento, y discutieron las actividades de su hijo, el representante de Missouri Francis P. Blair, Jr., a favor de la deportación. Blair concluyó su extenso informe con la recomendación de que Henry T. Blow, Ministro estadounidense de Venezuela, lo enviara a Chiriquí para que el gobierno lo examinase.45

Lincoln ordenó a su secretario de Guerra, Simon Cameron, liberar a Thompson de sus deberes militares para que pudiera acompañar a Blow a centroamerica46

con el propósito de realizar un reconocimiento, y un informe de las tierras y los puertos del Istmo de Chiriquí, sobre la aptitud de esas tierras para acoger la colonización de la raza negra, la viabilidad de la conexión de dichos puertos con un ferrocarril, y las obras que serán necesarias que la Compañía Chiriquí realice para proteger a los colonos cuando lleguen, así como para la protección y defensa de los puertos en los extremos del mencionado camino.

Cameron tenía que proporcionar a Thompson el equipo y asistentes necesarios. La misión iba a ser llevada a cabo bajo órdenes selladas con todas las precauciones de mantener el secreto 47, porque Lincoln no tenía autoridad legal para llevar a cabo una expedición como esa.

Aunque Blow estaba investigando el área de Chiriquí, Lincoln citó al congresista de Delaware, George Fisher en la Casa Blanca en noviembre de 1861 para discutir la compensada emancipación de los esclavos en ese pequeño estado – donde el censo de 1860 enumeraba a sólo 507 titulares de esclavos, poseyendo menos de 1.800 esclavos. El Presidente pidió a Fisher que determinase si la legislatura de Delaware podría ser persuadida para que liberarse a los esclavos en el estado si el gobierno indemnizaba a los propietarios de estos. Una vez que el plan resultó factible en Delaware, el Presidente se esperanza de que podría ser capaz de persuadir a los otros estados fronterizos y, finalmente, incluso a los estados secesionistas. Con la ayuda de Lincoln, Fisher elaboró un proyecto de ley que será presentado en la legislatura del estado, en su reunión a finales de diciembre. Esta condicionaba a que cuando el gobierno federal obtuviera el dinero para pagar un promedio de $ 500 por cada esclavo, la emancipación entraría en vigor. Tan pronto como se dio a conocer, sin embargo, un enconado debate se desató, con el rencor del partido y el sentimiento a favor de la esclavitud combinados para derrotar la propuesta de legislación. 48

‘Absoluta necesidad’

En su primer mensaje anual al Congreso el 3 de diciembre de 1861, el presidente Lincoln propuso que las personas liberadas por los combates debían ser consideradas libres y

que, en cualquier caso, se adopten medidas para la colonización de [ellos] … en algún lugar, o lugares, en un clima agradable para ellos. Sería bueno tener en cuenta, también, si las personas de color liberadas que ya están en los Estados Unidos no podrían, dejando los deseos individuales, ser incluidas en esa colonización.

Este esfuerzo, Lincoln reconoció, “puede implicar la adquisición de territorio, y también la apropiación de dinero más allá de lo que se gastó en la adquisición territorial”. Alguna forma de reasentamiento, dijo, equivale a una “necesidad absoluta” 49.

Creciente clamor para la Emancipación

El fiel cumplimiento de Lincoln de la Ley de Esclavos Fugitivos,  no sólo llenó las cárceles de Washington DC con los esclavos fugitivos a la espera de ser reclamados por sus dueños, sino que también enfureció a muchos de los que aborrecían la esclavitud. En un esfuerzo por apaciguar a las facciones abolicionistas de su partido, Lincoln insistió en que Estados Unidos reconociera formalmente las repúblicas negras de Haití y Liberia, una propuesta que el Congreso aceptó.50

Lincoln se dio cuenta de que el creciente clamor para abolir la esclavitud amenazó con poner en peligro seriamente el apoyo que necesitaba para proseguir la guerra y preservar la Unión. En consecuencia, el 6 de marzo de 1862, instó al Congreso a aprobar una resolución redactada cuidadosamente: 51

Se resuelve: que Estados Unidos debe cooperar con cualquier estado que adopte la abolición gradual de la esclavitud, dando a esta ayuda pecuniaria del Estado, para ser utilizada por dicho estado, a su discreción, para compensar las molestias, públicas y privadas, producidas por tales cambios del sistema.

En una carta al editor del New York Times, Henry J. Raymond, instando apoyo a la resolución, Lincoln explicó que un millón de dólares, o menos que el costo medio de un día de guerra, iba a comprar a todos los esclavos en Delaware, y que $ 174 millones, o menor que el costo de 87 días de guerra,  comprarían todos los esclavos en los estados fronterizos y del distrito de Columbia.52

Aunque la resolución carecía de la autoridad de la ley, y no era más que una declaración de intenciónes, alarmó a los representantes de los estados fronterizos leales que defendían la esclavitud. El congresista de Missouri , Frank P. Blair, Jr. (quien, en 1868, haría campaña como candidato a la vicepresidencia del Partido Demócrata) habló en contra de la resolución en un discurso en la Cámara el 11 de abril de 1862. La emancipación de los esclavos, advirtió, sería un terrible error si no se disponía primero a reasentar a los negros en el extranjero. Blair habló de enviarlos a zonas del sur del Río Grande.

A pesar de esa oposición, sin embargo, los republicanos moderados y demócratas se unieron para aprobar la resolución, que fue aprobada por el Congreso y firmada por Lincoln el 10 de abril de 1862. Ni un solo legislador de estado fronterizo había votado a favor de la medida, no obstante.53

En un esfuerzo por mitigar esas preocupaciones, en julio, Lincoln llamó a los congresistas y senadores de los estados fronterizos para una reunión en la Casa Blanca, donde explicó que la resolución recientemente aprobada no implicaba ninguna reclamación de autoridad federal sobre la esclavitud en los estados, y que dejaba la cuestión bajo el control estatal. Tratando de calmar los temores de que la emancipación daría lugar de pronto a muchos negros libertos entre ellos, volvió a hablar de la reinstalación de los negros como la solución. “Un lugar para habitar en América del Sur para los colonos se puede obtener a bajo precio, y en abundancia”, dijo el Presidente. “Y cuando los números sean lo suficientemente grandes como para hacer una compañía junto con el ánimo de unos y otros, las personas liberadas no serán tan reacias a trasladarse.” 54.

El Congreso aprueba los fondos para el reasentamiento

En 1860, los 3.185 esclavos en el Distrito de Columbia eran propiedad de apenas el dos por ciento de los residentes del Distrito. En abril de 1862, Lincoln hizo arreglos para que un proyecto de ley presentado en el Congreso compensara a los titulares de los esclavos del Distrito con un promedio de $ 300 por cada esclavo. Un adicional de $ 100.000 fueron asignados 55

para ser gastados bajo la dirección del Presidente de los Estados Unidos, para ayudar en la colonización y el asentamiento de estas personas libres de origen africano que actualmente residen en dicho distrito, incluyendo aquellos a ser liberados por este acto, según el deseo de emigrar a las Repúblicas de Haití o Liberia, o cualquier otro país más allá de los límites de los Estados Unidos que el Presidente podrá determinar.

Cuando firmó el proyecto de ley el 16 de abril, Lincoln dijo: “Me complace que los dos principios de la compensación y la colonización, sean reconocidos como tales, y su aplicación sea práctica en el acto” 56.

Dos meses más tarde, en el marco de la Ley de Confiscación (segunda) de julio de 1862, el Congreso asignó un adicional de medio millón de dólares para uso del Presidente en el reasentamiento de los negros que vinieron bajo control militar de la Unión. Rechazando las críticas de prominentes “radicales” como el senador Charles Sumner, la mayoría de los senadores y representantes expresaron su apoyo al proyecto audaz en una resolución conjunta declarando 57

que el Presidente queda autorizado a adoptar disposiciones para el transporte, colonización y asentamiento en un país tropical, más allá de los límites de los Estados Unidos, de estas personas de raza africana, liberadas por las disposiciones de esta ley, ya que pueden estar dispuestas a emigrar …

Lincoln tenía ahora la autoridad del Congreso y 600.000 dólares en fondos autorizados para proceder con su plan para el reasentamiento.

Obstáculos

Serios obstáculos se mantuvieron, sin embargo. El Secretario del Interior Caleb B. Smith informó al Presidente que Liberia estaba fuera de la cuestión como destino para el reasentamiento de los negros por su clima inhóspito, la falta de voluntad de los negros a viajar tan lejos, y los grandes gastos involucrados en el transporte de personas a gran distancia. Haití fue descartada por el bajo nivel de civilización que, debido a que la influencia católica era tan fuerte allí, y debido a los temores de que los españoles podrían tomar el control del país caribeño en brevedad. Los negros que habían expresado su deseo de emigrar, el Secretario Smith pasó a explicar, preferían permanecer en el hemisferio occidental. El sitio aceptable era Chiriquí, Smith llegaba a la conclusión, debido a su relativa proximidad a los Estados Unidos, y debido a la disponibilidad de carbón allí.58 Mientras tanto, el ministro de Estados Unidos en Brasil expresó la opinión de que era el país de la abundancia en tierra y de escasez de mano de obra por lo que era un buen sitio para el reasentamiento de los negros de Estados Unidos. 59

A mediados de mayo de 1862, Lincoln recibió un documento del reverendo James Mitchell, que sentó los argumentos para el reasentamiento de la población negra del país: 60

Nuestro sistema republicano estaba destinado a un pueblo homogéneo. Mientras que los negros sigan viviendo con los blancos constituirá la amenaza para la vida nacional. La vida familiar también puede colapsar y el aumento de los bastardos de razas mixtas algún día desafiará la supremacía del hombre blanco.

Mitchell llegó a recomendar la expulsión gradual de los negros de Estados Unidos hacia Centroamérica y México. “Esa región había conocido una vez un imperio grande y podría convertirse en uno nuevo”, afirmó. “Este continente podría ser dividido entre una raza de mestizos y anglo-americanos.” Lincoln se impresionó al parecer con los argumentos de Mitchell. Poco tiempo después, le nombró como su Comisionado de Emigración.

Una reunión histórica en la Casa Blanca

Deseoso de seguir adelante con el proyecto de Chiriquí, el 14 de agosto de 1862, Lincoln se reunió con cinco ministros negros libres, la primera vez que se invitó a una delegación de su raza a la Casa Blanca en un asunto de política pública. El Presidente no hizo ningún esfuerzo por entablar una conversación con los visitantes, que fueron informados sin rodeos de que habían sido invitados a escuchar. Lincoln no se anduvo con rodeos, pero con franqueza le dijo al grupo: 61

Ustedes y nosotros somos de diferentes razas. Tenemos entre nosotros una diferencia más amplia que la que existe entre casi todas las otras dos razas. Si está bien o mal es algo que no necesito discutir, pero esta diferencia física es una gran desventaja para nosotros dos, como creo que su raza sufre en gran manera viviendo entre nosotros, mientras que la nuestra sufre por su presencia. En una palabra, que sufrimos en cada lado. Si se admite esto, se da una razón al menos para que deban ser separadas.

… Incluso cuando ustedes dejan de ser esclavos, aún están muy lejos de ser puestos en igualdad a la raza blanca … La aspiración de los hombres es disfrutar de la mejor igualdad cuando se es libre, pero en este amplio continente, ni un solo hombre de su raza está hecho igual a un solo hombre de los nuestros. Aunque vayan a un lugar donde sean mejor tratados  la prohibición seguirá sobre ustedes.

… Nosotros velamos por nuestra condición, debido a la existencia de las dos razas en este continente. Yo no necesito relatarles los efectos sobre los hombres blancos que crecen fuera de la institución de la esclavitud. Creo que sus efectos generales son malos para la raza blanca.

Vean nuestra condición actual – el país en guerra! – nuestros hombres blancos se están cortando la garganta los unos a los otros, ninguno sabría decir hasta donde se extenderá; y entonces consideramos lo que sabemos que es la verdad. Sin embargo, para su raza que está viviendo entre nosotros no puede haber guerra, aunque muchos hombres se dedicasen cada uno a lo suyo esto no les resolvería nada, de una manera u otra. Sin embargo, repito, sin la institución de la esclavitud y la raza de color como base, la guerra no podría existir.

Es mejor para ambos, por lo tanto, que sean separadas.

Un sitio excelente para el reasentamiento negro, Lincoln continuó, estaba disponible en América Central. Tenía buenos puertos y una gran cantidad de carbón que permitiría que la colonia se pusiera rápidamente en una posición financiera firme. El Presidente concluyó pidiendo a la delegación que determinasen si un número de libertos con sus familias estarían dispuestos a ir tan pronto como se adoptasen las medidas.

Organizando el Apoyo Negro

Al día siguiente, el reverendo Mitchell – que había asistido a la reunión histórica de la Casa Blanca como Comisionado de Inmigración de Lincoln – puso un anuncio en los periódicos del norte que decía: “Se desea correspondencia con hombres de color favorables a la emigración a América Central, Liberia o Haití, especialmente el nombrado en primer lugar. “62 Mitchell también envió un memorándum a los ministros negros instándoles a utilizar su influencia para alentar la emigración. La misma Providence, escribió, había decretado una existencia separada de las razas. Los negros eran parte responsable de la terrible Guerra Civil, Mitchell continuó, y se prevén nuevos derramamientos de sangre a menos que abandonen el país. Y concluyó: 63

Esta es una nación de la igualdad para trabajadores blancos, y como no pueden ser aceptados en igualdad de condiciones, no hay lugar para ustedes. No pueden ir hacia el norte o al oeste sin despertar el creciente sentimiento de hostilidad hacia ustedes. El sur también debe tener una población homogénea, y cualquier intento de dar a los libertos igualdad de condiciones en el Sur será un desastre para ambas razas.

El reverendo Edwin Thomas, presidente de la delegación de negros, informó al Presidente en una carta del 16 de agosto que, si bien se había opuesto inicialmente la colonización, después de familiarizarse con los hechos ahora era favorable. Pidió la autorización de Lincoln para viajar y visitar a sus amigos negros y a compañeros de trabajo y convencerlos de las virtudes de la emigración. 64

Mientras que Thompson continuó trabajando en la colonización del sitio de Chiriquí, Lincoln volvió a Kansas a ver al senador Samuel Pomeroy, a quien nombró agente de colonización de Estados Unidos, con el objetivo de reclutar a los emigrantes negros para el reasentamiento de Chiriquí, y para que se encargara de su transporte. El 26 de agosto de 1862, Pomeroy realizó un dramático llamamiento oficial “Para la gente de color libre de los Estados Unidos”: 65

A llegado la hora histórica de su asentamiento en este continente cuando se está dentro de su propio poder para dar un paso que asegure, si tiene éxito, la elevación, la libertad, y la posición social de su raza en el continente americano …

Quiero mecánicos y obreros, hombres sinceros, honestos, y sobrios, por el interés de una generación, que puedan ser humanitarios, que se involucren en el éxito de este experimento, y con la aprobación del pueblo estadounidense, y bajo la bendición de Dios Todopoderoso, esto no puede y no debe fallar.

Aunque inicialmente muchos negros dejaron clara su falta de voluntad de salir del país, Pomeroy se complació de informar en octubre que había recibido casi 14.000 solicitudes de negros que deseaban emigrar.66

El 12 de septiembre de 1862, el gobierno federal concluyó en un contrato provisional con Ambrose Thompson, que preveía el desarrollo y la colonización de sus vastas propiedades arrendadas en la región de Chiriquí. Pomeroy determinó la aptitud del sitio de Chiriquí para el reasentamiento. Junto con las firmas de Thompson y el secretario del Interior Caleb Smith, el contrato contenía una nota del Presidente: “El plazo del contrato es aprobado, y el Secretario del Interior está dirigido a ejecutar el mismo. A.Lincoln .” Ese mismo día, Lincoln también emitió una orden para que el Departamento del Interior llevara a cabo la “colonización” con disposiciones de las leyes pertinentes de abril y julio de 1862. 67

Seguidamente el Presidente instruyó a Pomeroy, para que actuase como su agente y para acompañar a la expedición de colonización propuesta. Lincoln le autorizó a adelantar a Thompson 50.000 dólares siempre y cuando la colonización hubiera comenzado, y para permitir que Thompson dispusiera de sumas inmediatas para cubrir gastos inprevistos.68 El secretario del Interior Smith dio instrucciones más específicas a Pomeroy . Tenía que escoltar a un grupo de negros “libertos” que estaban dispuestos a reasentarse en el extranjero. Sin embargo, antes de intentar establecer una colonia en Chiriquí, sin importar cuanto prometiera el sitio, debía obtener antes el permiso de las autoridades locales, a fin de evitar malentendidos diplomáticos.69

Actuando bajo estas instrucciones, Pomeroy se fue a Nueva York para obtener un buque para la empresa. Robert Murray, Marshall de Estados Unidos en Nueva York, fue informado de la situación de Pomeroy como agente especial de colonización, y se le pidió que le ayudara a conseguir una adecuada embarcación.70 El 16 de septiembre, el secretario del Interior Smith envía un cable a Pomeroy: “El presidente quiere que información … ¿tiene Murray el control y la custodia de la embarcación ? ¿Hay orden de venta?, y si es así, ¿Se necesita algún depósito para obtener el buque? La preocupación del presidente Lincoln por el reasentamiento negro en este momento es aún más significativa debido a que septiembre de 1862 fue un período muy crítico para la suerte militar de la Unión. A pesar de ello, sacó el tiempo necesario para mantenerse al tanto del proyecto, hasta el punto de enviar un telegrama para apresurar la adquisición de un buque para la empresa.

La Proclamación de la Emancipación

Durante el invierno y la primavera de 1861-1862, el apoyo público creció rápidamente en la idea de que la esclavitud debía ser abolida en todas partes. Lincoln no hizo ignoró los llamamientos cada vez más fuertes para la acción decisiva. 72 El 19 de junio, firmó una ley que abolía la esclavitud en todos los territorios del gobierno federal.73 Al mismo tiempo, estaba preparando discretamente una medida aún más dramática.

En una reunión de gabinete el 22 de julio, Lincoln dio lectura al borrador de texto de un documento que había preparado – una proclamación que le daría a los estados confederados cien días para detener su “rebelión” bajo amenaza de declarar libres a todos los esclavos.

El Presidente le dijo a su gabinete que no quería consejos sobre los méritos de la propia proclamación – que había tomado una decisión al respecto, dijo -, pero le gustaría recibir sugerencias sobre la mejor manera de aplicar el decreto. Durante dos días los miembros del gabinete debatieron el proyecto. Sólo dos – el Secretario de Estado, William Seward y el secretario del Tesoro, Salmon Chase, los abolicionistas que habían desafiado a Lincoln por la nominación presidencial republicana de1860 – no estuvieron de acuerdo ni siquiera en parte del contenido de la proclamación. Seward convenció al Presidente para que no se publicara hasta después de una victoria militar de la Unión (que hasta ahora no habían sido pocas), o de lo contrario parecería “la última medida de un gobierno agotado, un grito de ayuda”. 74

El éxito del General de la Unión McClellan el 17 de septiembre rechazando a las fuerzas del General Lee en Antietam proveía una victoria federal de clases, y la oportunidad esperada. Cinco días después, Lincoln emitió su Proclamación de Emancipación Preliminar, que incluía una referencia favorable a la colonización: 75

Yo, Abraham Lincoln … por la presente proclamo y declaro que de ahora en adelante, la guerra será llevada a cabo con el objeto de restaurar la práctica de la relación constitucional entre los Estados Unidos, y cada uno de los estados, y los habitantes de los mismos …

Ese es mi propósito, en la próxima reunión del Congreso para recomendar una vez más la adopción de una medida práctica tendiente a una ayuda pecuniaria para la libre aceptación o el rechazo de todos los estados esclavistas, así llamada, las personas no se dispondrán entonces para la rebelión contra los Estados Unidos, cuyos estados, quizás puedan adoptarla de forma voluntaria, o a partir de entonces podrán adoptar voluntariamente, de inmediato, o gradualmente, la abolición de la esclavitud dentro de sus límites respectivos, y que el esfuerzo de colonizar a las personas de ascendencia africana, con su consentimiento, en este continente , o en otro lugar, con el consentimiento obtenido previamente de los gobiernos existentes, continuará.

Después Lincoln manifestó el 1 de enero de 1863,

todas las personas mantenidas como esclavos en cualquier estado, o de una parte de un estado, deberían salir de la rebelión contra los Estados Unidos porque serán a partir de entonces y para siempre, libres …

El edicto citaba a continuación la ley aprobada por el Congreso el 13 de marzo de 1862, que prohibía al personal militar retornar a los esclavos fugitivos, junto a la segunda Ley de Confiscación del mes de julio de 1862.

Limitaciones de la Proclamación

El día de Año Nuevo de 1863, Lincoln emitió la Proclamación de Emancipación final.76 Sin embargo, contrariamente a lo que su título sugiere, el decreto presidencial no liberaba de inmediato a un solo esclavo. Serían “liberados” sólo los esclavos que estaban bajo el control de la Confederación, y excluidos explícitamente los esclavos en los territorios controlados por la Unión, incluidas las zonas federales ocupadas de la Confederación, Virginia Occidental y los cuatro estados esclavistas que permanecían en la Unión.

La proclamación, el Secretario Seward comentó con ironía, no podía llegar a todos los esclavos emancipados, y los dejaba en la esclavitud cuando podría haberlos dejado en libertad. Por otra parte, debido a que fue emitida como medida de guerra, su validez a largo plazo resultaba incierta. Al parecer, cualquier futuro presidente podría revocarla. “La imagen popular de Lincoln que con un trazo de su pluma rompe los grilletes de cuatro millones de esclavos es ridículamente falsa”, el historiador Allan Nevins apuntaba.77

«Necesidad militar»

Lincoln se autocitaba específicamente en la “necesidad militar” como su razón para la expedición de la Proclamación de Emancipación. Después de más de un año de combate, y a pesar de sus grandes ventajas en el poderío industrial y numérico, las fuerzas federales aún no habían logrado romper el Sur. En este momento crítico de la guerra el Presidente, al parecer, esperaba un edicto formal sobre la abolición de la esclavitud de los estados confederados que asestara un golpe a la capacidad de la Confederación de librar la guerra mediante el fomento de la disensión, escape, y posiblemente la revuelta entre su abundante mano de obra esclava. 78

A medida que la guerra avanzaba, el trabajo negro se había vuelto cada vez más crítico para una Confederación en apuros. Los negros plantaban, cultivaban y cosechaban los alimentos que luego eran transportadas hacia los ejércitos confederados. Los negros criaban y troceaban las reses, cerdos y pollos utilizados para alimentar a las tropas confederadas. Tejían tela de punto y calcetines para vestir a los soldados uniformados de gris. Como los ejércitos de la Unión invadieron el Sur, rompiendo los ferrocarriles y la demoliendo puentes, los negros libres y los esclavos tuvieron contacto. Ellos trabajaban duro en las fábricas del Sur, transportaban yardas y minas. En 1862, la famosa obra de hierro de Tredegar declaraba 1.000 esclavos. En 1864, había 4.301 negros y 2.518 blancos en las minas de hierro del este de los estados confederados del Mississippi.79

Los negros también servían a las fuerzas confederadas militares como mecánicos, camioneros y trabajadores comunes. Ellos cuidaban de los enfermos y asistían a los heridos en los hospitales de la Confederación. Casi la totalidad de las fortificaciones militares de los países del Sur fueron construidas por trabajadores negros. La mayoría de los cocineros del ejército confederado eran esclavos. De los 400 trabajadores del arsenal naval en Selma, Alabama, en 1865, 310 eran negros. Los negros servían junto a las tripulaciones de los confederados para el bloqueo de los corredores y trabajando en las calderas de los barcos de guerra del Sur.80

El General confederado Nathan Bedford Forrest, el legendario comandante de caballería, dijo en una entrevista después de la guerra: “Cuando entré en el ejército cogí a 47 negros para servir al ejército conmigo, y 45 de ellos se rindieron después conmigo … Estos chicos se quedaron a mi lado llevando mis equipos, haciendo que los Confederados vivieran como nunca.”81

En varias ocasiones Lincoln explicó sus razones para la emisión de la Proclamación. El 13 de septiembre de 1862, el día después de que la Proclamación preliminar fuera emitida, Lincoln se reunió con una delegación de ministros pro-abolicionistas cristianos, y les dijo sin rodeos: “Entiéndase, yo no planteo objeciones en contra de ella [la esclavitud] por razones legales o constitucionales. .. Puedo ver el asunto [la emancipación] como una medida práctica de guerra, que deberá fijarse de acuerdo a las ventajas o desventajas que pueda ofrecer a la supresión de la rebelión. “82

Para Salmon Chase, su Secretario del Tesoro, el presidente justificó los límites de las proclamas: “El anuncio original [preliminar] no tiene ninguna justificación constitucional o legal, excepto como una medida militar”, explicó. “Las excepciones se hicieron debido a que la necesidad militar no se aplicaba a las localidades exentas. Tampoco se necesita aplicarla ahora más de lo que lo se hizo entonces.” 83

Horace Greeley, editor del influyente New York Tribune, pidió al Presidente que aboliera la esclavitud totalmente y de inmediato en un editorial enfático y destacado publicado el 20 de agosto de 1862. Lincoln respondió con una carta muy citada: 84

Mi objetivo primordial en esta lucha es salvar a la Unión, y no es ni salvar ni destruir la esclavitud. Si pudiera salvar la Unión sin liberar a ningún esclavo, lo haría, y si pudiera salvarla liberando a todos los esclavos, lo haría, y si pudiera salvarla liberando a algunos y dejando cautivos a otros también lo haría. ¿Qué puedo hacer acerca de la esclavitud y la raza de color?, lo hago porque creo que ayuda a salvar a la Unión …

La preocupación por el creciente sentimiento en el Norte para terminar con la esclavitud, junto con las fuertes críticas de prominentes abolicionistas, fue al parecer otro factor de motivación para el Presidente. (Los abolicionistas incluso temían que los estados confederados podrían renunciar a su lucha por la independencia antes de la fecha límite del primero de enero, y así preservarían la institución de la esclavitud.) 85

Lincoln aseguró a Edward Stanly, un esclavista sureño que había nombrado como gobernador militar de los territorios ocupados de la costa de Carolina del Norte, que “el anuncio se había convertido en una necesidad civil para impedir que los radicales avergonzaran abiertamente al gobierno mientras conducía la guerra” 86.

Impacto de la Proclamación

Mientras que los abolicionistas, previsiblemente, saludaron la proclamación definitiva, el sentimiento entre los blancos del norte fue en general desfavorable. El edicto costó al presidente un apoyo considerable, y sin duda fue un factor en los reveses del Partido Republicano en las elecciones parlamentarias de 1862. En el ejército de la Unión, apenas un soldado de diez aprobó la emancipación, y algunos oficiales renunciaron en protesta.87

Como una obra de propaganda, la Proclamación demostró su eficacia. Para fomentar el descontento entre los esclavos de la Confederación, un millón de copias fueron distribuidas en el sur de la Unión ocupada y, como se esperaba, la noticia se extendió rápidamente de boca en boca entre los esclavos de la Confederación, despertando las esperanzas de libertad y estimulando a muchos a escaparse.88 La Proclamación “tuvo el efecto deseado de crear confusión en el sur y privar a la Confederación de gran parte de su valiosa fuerza trabajadora”, afirma el historiador John Hope Franklin.89

Por último, a los ojos de muchas personas – sobre todo en Europa – el edicto de Lincoln puso al ejército de la Unión como una fuerza liberadora: todos los esclavos en las zonas próximas al área bajo control federal fueron automáticamente libres.

La Proclamación tuvo mayor apoyo para la causa de la Unión en el extranjero, especialmente en Gran Bretaña y Francia, donde el sentimiento anti-esclavista era muy fuerte. En Europa, el edicto transformó el conflicto en una cruzada de la Unión por la libertad, y contribuyó en gran medida a terminar con las esperanzas que le quedaban a la Confederación debido al reconocimiento diplomático formal de Gran Bretaña y Francia.90 “La Proclamación de la Emancipación”, informó Henry Adams de Londres, “ha hecho más para nosotros [la Unión] aquí que todas nuestras victorias anteriores y toda nuestra diplomacia. Se está creando una reacción casi convulsiva a nuestro favor por todo el país “91.

El fin de los esfuerzos por el Reasentamiento

Lincoln siguió adelante con su plan para reasentar a los negros en América Central, a pesar de la oposición de todos, pero un miembro de su propio gabinete reportó la conclusión de un informe científico que informaba que el carbón de Chiriquí era “inútil” 92.

La creciente oposición a cualquier plan de reasentamiento también vino de abolicionistas, que insistían en que los negros tenían derecho a permanecer en la tierra de su nacimiento. Además, algunos líderes del Partido Republicano se opusieron al reasentamiento, ya que contaban con el apoyo político negro, lo cual sería particularmente importante para el control de una derrota del Sur, donde la mayoría de los blancos serían barridos en el voto. Otros estuvieron de acuerdo con el senador republicano Charles Sumner, quien argumentó que los trabajadores negros eran una parte importante de la economía nacional, y cualquier intento de exportarla “sería fatal para la prosperidad del país”. 93 En la campaña electoral (del Norte) de noviembre de 1862, la emancipación figuraba como un problema importante. Hubo turbas violentas de abolicionistas frente a los que se pronunciaron a favor del reasentamiento.94

Lo que resultó decisivo para poner fin al proyecto de Chiriquí, sin embargo, fueron las enfáticas protestas por las repúblicas que se verían directamente afectadas por el reasentamiento a gran escala. En América Central, la perspectiva de la temprana llegada de millones de negros provocó la alarma. Una sensación de pánico se impuso en Nicaragua y Honduras, el cónsul norteamericano informó del temor a “un diluvio terrible de emigración … negra desde los Estados Unidos.” En agosto y septiembre, Honduras, Nicaragua y Costa Rica protestaron oficialmente ante el gobierno de Estados Unidos acerca de la empresa del reasentamiento. (La objeción de Costa Rica fue particularmente preocupante, porque ese país reclamaba una parte del territorio de Chiriquí controlado por Thompson.) 95

El 19 de septiembre, el enviado Luis Molina, un diplomático que representó a los tres países de América Central, explicó formalmente a los funcionarios estadounidenses de las objeciones de los tres países en contra del plan de reasentamiento. Esta empresa, protestó, fue un intento de usar América Central como un depósito de “una plaga de la que los Estados Unidos deseaba librarse.” Molina también recordó a Seward que, para que los EE.UU. permanecieran fieles a su propia Doctrina Monroe, esto podría suponer que no había tierras disponibles en América Latina para la colonización de una potencia europea. El enviado concluyó su enérgica protesta al sugerir que las repúblicas que él representaba estaban dispuestas a usar la fuerza para repeler lo que interpretó como una invasión. Estudiando el caso más adelante cuando aún el proyecto de reasentamiento estaba en curso, Molina hizo una segunda protesta formal el 29 de septiembre.96

El Secretario de Estado Seward no era capaz de hacer caso omiso de este tipo de protestas. Después de todo, ¿por qué iban los centroamericanos dar la bienvenida a la gente de una raza que fue despreciada por los Estados Unidos? En consecuencia, el 7 de octubre de 1862, Seward convenció al Presidente para realizar un “temporal” cese del proyecto Chiriquí.97 Por lo tanto, la falta de voluntad categórica de las repúblicas centroamericanas para aceptar inmigrantes negros asestó el golpe decisivo al proyecto de Chiriquí. En un momento en que la causa de la Unión seguía siendo precaria, el Secretario de Estado Steward estaba obligado a mostrar una especial preocupación por las relaciones de EE.UU. con América America.98

Lincoln propone una Enmienda Constitucional

A pesar de tales obstáculos, Lincoln reafirmó su firme apoyo a la emancipación gradual, junto con la reinstalación en su segundo mensaje anual al Congreso el 1 de diciembre de 1862. En esta ocasión se utiliza la palabra deportación. Tan firme estaba acerca de su plan que propuso un proyecto de Enmienda Constitucional para darle la mayor sanción legal posible. Lincoln le dijo al Congreso: 99

No puedo darla a conocer mejor de lo que ya está, estoy firmemente a favor de la colonización.

En este punto de vista, yo recomiendo la adopción de la siguiente resolución y los artículos reformadores de la Constitución de los Estados Unidos … “El Congreso puede asignar dinero, y disponer de otras cosas, para la colonización de las personas libres de color, con su consentimiento, en cualquier lugar o lugares fuera de los Estados Unidos”.

Me han llegado numerosas solicitudes de muchos estadounidenses libres de ascendencia africana a favor de la emigración, con el fin de la colonización, como estaba contemplado en los últimos actos del Congreso … Varias de las repúblicas hispanoamericanas han protestado contra el envío de dichas colonias [colonos] en sus respectivos territorios … Liberia y Haití, hasta ahora, son los únicos países a los que los colonos de ascendencia africana de aquí podrían ir con la certeza de ser recibidos y adoptados como ciudadanos …

Sus antiguos maestros con mucho gusto les darán los salarios al menos hasta que nuevos trabajadores puedan ser adquiridos, y los libertos, a su vez, con mucho gusto les darán su trabajo por el salario, hasta que puedan encontrar nuevas viviendas, en climas agradables  y con la gente de su propia sangre y la raza.

Conciudadanos, no podemos escapar de la historia. Nosotros, los de este Congreso y este gobierno seremos recordados, a pesar de nosotros mismos …

La propuesta del Presidente de diciembre de 1862 contaba con cinco elementos básicos: 100

1. Debido a que la esclavitud era una “institución nacional”, y por lo tanto preocupación de los estados por si solos, ellos – no el gobierno federal – emanciparan voluntariamente a los esclavos.

2. Los titulares de esclavos deben ser compensados por su pérdida.

3. El gobierno federal puede ayudar a los estados, con los bonos como concesiones de ayuda, en el cumplimiento de la carga financiera de la indemnización.

4. La emancipación se realizará de forma progresiva: los estados tienen hasta el año 1900 para liberar a sus esclavos.

5. Los negros liberados serán reasentados fuera de los Estados Unidos.

El proyecto “ Ile à Vache “

Con el colapso del plan de Chiriquí, la siguiente consideración seria de Lincoln fue una pequeña isla del Caribe frente a las costas de la República negra de Haití , Ile à Vache, como posible lugar de reasentamiento para los negros liberados.

En diciembre de 1862, el Presidente firmó un contrato con Bernard Kock, un empresario que dijo que había obtenido un contrato de arrendamiento a largo plazo en la isla. Kock llegó a un acuerdo de 5.000 negros para la isla, para que les proporcionaran vivienda, alimentos, medicinas, iglesias, escuelas, y empleo, con un costo para el gobierno de $ 50 cada uno. Cerca de 450 negros fueron transportados a la isla por este acuerdo a expensas del gobierno federal, pero el proyecto no fue un éxito. Como resultado de la mala organización, la corrupción y la oposición del gobierno haitiano, cerca de un centenar de los deportados murió al poco tiempo por enfermedad, sed y hambre. En febrero-marzo de 1864, un barco fletado por el gobierno llevó a los supervivientes de vuelta a Estados Unidos. Después de eso, el Congreso canceló los fondos que se habían fijado para el reasentamiento negro.101

Fin de los esfuerzos de reasentamiento

A principios de 1863, Lincoln discutió con su Registro de la Tesorería un plan para “sacar a toda la raza de color de los estados esclavistas en Texas”. Al parecer, nada salió de esta discusión.102

Apremiado por las exigencias de la situación de guerra, y la falta de un lugar de reasentamiento adecuado o incluso el apoyo fuerte dentro de su círculo íntimo propio, Lincoln, aparentemente renunció a los esfuerzos de reasentamiento específicos. El 1 de julio de 1864, el secretario de la Presidencia John Hay escribió en su diario: “Estoy feliz de que el Presidente se ha desprendido de la idea de la colonización.” 103

Cualesquiera que sean sus méritos, la idea de que la pregunta racial de Estados Unidos podría ser resuelta por el reasentamiento masivo de la población negra probablemente nunca tuvo demasiadas perspectivas reales de éxito, teniendo en cuenta las realidades de la vida americana. Escribiendo en The Journal of Negro History, el historiador Paul Scheips resumió: 104

… La colonización a gran escala de los negros sólo podía haber tenido éxito, si es que se quería éxito absoluto, si la Nación hubiera estado dispuesta a realizar propaganda masiva, transporte diplomático, administrativo, y el esfuerzo financiero que habría sido necesario. Así las cosas, de acuerdo con [el historiador Carl] Sandburg, “en cierto modo, a nadie le importaba.” Pero aunque se hubieran colonizado a cientos de miles de negros, los problema de raza de la Nación no habrían sido resueltos.

Abolición de la Esclavitud

Un Decimotercera Enmienda a la Constitución que prohibía la esclavitud en los Estados Unidos fue aprobada por el Senado el 8 de abril de 1864. Debido a que la Cámara de Representantes no dió de inmediato su aprobación con el voto de la mayoría necesaria de dos tercios, Lincoln, en su mensaje anual del 6 de Diciembre, pidió a la Cámara reconsiderarlo. El 31 de enero de 1865, y con tres votos de sobra, la Cámara lo aprobó. En ese momento, la esclavitud había sido abolida en Arkansas, Louisiana, Maryland y Missouri, y un movimiento similar parecía inminente en Tennessee y Kentucky.105

El 3 de febrero de 1865, Lincoln y el Secretario de Estado Seward se reunieron con una delegación de la Confederación de paz que incluía al Vicepresidentede la Confederación Stephens. Lincoln dijo a la delegación que aún estaban a favor de compensación a los propietarios de los esclavos emancipados. Nunca había sido su intención, dijo el Presidente, interferir en la esclavitud de los estados, había sido conducido a ella por necesidad. Él creía que la gente del norte y del sur eran igualmente responsables de la esclavitud. Si cesaban las hostilidades y los estados abolieran voluntariamente la esclavitud, a su juicio, el gobierno indemnizaría a los propietarios en la medida, tal vez, de $ 400 millones. Aunque la conferencia no fue fructífera, dos días después, Lincoln presentó a su gabinete una propuesta de apropiarse de $ 400 millones para el reembolso de los propietarios de esclavos, con el cese probado de las hostilidades para el 1 de abril. (El gabinete rechazó por unanimidad la propuesta, que luego abandonaba Lincoln a su pesar.) 106

El 9 de abril, el General Lee rindió su ejército al general Grant en el palacio de Justicia de Appomatox, y al final de mayo, todos los combates habían cesado. La Guerra Civil había terminado.

El miedo de Lincoln a la ‘Guerra de Razas’

Poco tiempo antes de su muerte el 15 de abril de 1865, Lincoln se reunió con el general Benjamin F. Butler, quien informó que el Presidente le habló de “exportar” a los negros.107

“Pero, ¿qué vamos a hacer con los negros después de que son libres?”, Dijo Lincoln. “Casi no puedo creer que el Sur y el Norte puedan vivir en paz, a menos que podamos deshacernos de los negros … Creo que sería mejor exportar a todos a un país fértil con buen clima, que podrían tener para sí mismos.” Junto con la solicitud de Butler para examinar la cuestión de la mejor manera de utilizar “nuestra gran marina” para enviar “a los negros a distancia”, el Presidente puso al descubierto sus miedos para el futuro:

Si nuestros soldados negros vuleven al Sur, me temo que estarán poco mejor con sus amos de lo que eran antes, y sin embargo, serán hombres libres. Temo por una guerra de razas, y será por lo menos una guerra de guerrillas, porque nosotros hemos enseñado a estos hombres a luchar … Hay un montón de hombres en el Norte que armarán a los negros si son oprimidos de cualquier forma por sus antiguos maestros.

Para el día de su muerte, al parecer, Lincoln no creía que la armonía entre el blanco y el negro era viable, y veía el reasentamiento de los negros como la alternativa preferible al conflicto racial. “… A pesar de que Lincoln creía en la destrucción de la esclavitud”, concluye el historiador negro Charles Wesley (en un artículo publicado en The Journal of Negro History), “deseaba la separación completa de blancos y negros. A lo largo de su carrera política, Lincoln persistió en la creencia de la colonización de los negros. “108

Frederick Douglass, un talentoso escritor afroamericano y activista que sabía de Lincoln, le caracteriza en un discurso pronunciado en 1876:109

En su interés, en su asociación, en sus hábitos de pensamiento, y en sus prejuicios, él era un hombre blanco. Él era el presidente por excelencia del hombre blanco, dedicado por completo al bienestar del hombre blanco. Él estaba listo y dispuesto en cualquier momento durante los primeros años de su administración para negar, retrasar, y sacrificar los derechos humanos a la gente de color, para promover el bienestar de las personas de raza blanca de este país.

Allan Nevins, uno de los historiadores más prolíficos y aclamados de este siglo de la historia de EE.UU., resumió su punto de vista de Lincoln de la compleja cuestión de la raza, y su visión del futuro de Estados Unidos: 110

Su concepción fué más allá de la mera liberación de cuatro millones de personas de color, implica una alteración profunda de la sociedad estadounidense, la industria y el gobierno. Una emancipación gradual prevista, un transporte simultáneo de cientos de miles y tal vez incluso millones de personas al extranjero, una de enfermería para el cuidado de la salud a cargo del gobierno de las nuevas colonias, y un pago de sumas sin precedentes a la sección privada de oferta de trabajo — este esquema lleva a implicaciones sin precedentes.

Para poner esto en marcha inmensamente aumentaría el poder del gobierno nacional y ampliaría sus capacidades. Si hubiese sido posible, aunque sea parcialmente, hubiese significado un gran paso hacia la prestación de los estadounidenses homegenizando color y raza, una rápida estimulación de la inmigración para remplazar a los trabajadores exportados, un mayor posicionamiento mundial para la República, y un cambio generalizado en la perspectiva popular y en las ideas. El intento habría hecho más para convertir a un país desorganizado en una nación organizada que ninguna otra cosa planeada. Imposible, ¿e incluso desaconsejable si fuera posible? – Probablemente, pero Lincoln siguió manteniendo su visión.

Para la mayoría de los estadounidenses de hoy, el plan de Lincoln de “resolver” el molesto problema racial de Estados Unidos mediante el reasentamiento de los negros en un país extranjero, probablemente resulte extraño y poco práctico, si no escandaloso y cruel. Al mismo tiempo, sin embargo, y en particular cuando se considera en el contexto de la terrible guerra civil que costó las vidas de tantos, vale la pena reflexionar por qué y cómo ese plan descabellado fue capaz de merecer el apoyo de un líder de la estatura y la sabiduría de Abraham Lincoln.

Notas
1. Benjamin Quarles, Lincoln and the Negro (New York: Oxford Univ. Press, 1962), pp. 21-27.; Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (Arlington House, 1971), pp. 197-198.; Carl Sandburg, Abraham Lincoln: The Prairie Years (New York: Harcourt, Brace & World, 1926 [two volumes]), Vol. I, pp. 330-334.
2. Benjamin Thomas, Abraham Lincoln (New York: Alfred A. Knopf, 1952), pp. 85, 89, 260, 480. While Mary Todd Lincoln’s eldest brother and a half-sister remained loyal to the Union during the Civil War, another brother, David, three half-brothers, and the husbands of three half-sisters fought on the side of the Confederacy. (Brother David, a half-brother named Alec, and the husband of a half-sister lost their lives in the fighting.)
3. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 121-122.
4. Benjamin Quarles, Lincoln and the Negro (New York: 1962), pp. 36-37.; Stephen B. Oates, With Malice Toward None: The Life of Abraham Lincoln (New York: Harper & Row, 1977), p. 158.
5. Roy P. Basler, editor, et al, The Collected Works of Abraham Lincoln (New Brunswick, N. J.: Rutgers Univ. Press, 1953-1955 [eight volumes and index]), Vol. II, pp. 255-256. (Cited hereinafter as R. Basler, Collected Works.).; David A. Hollinger and Charles Capper, eds., The American Intellectual Tradition (New York: Oxford Univ. Press, 1989), vol. I, pp. 378-379.
6. R. Basler, Collected Works (1953), vol. II, pp. 405, 408, 409.
7. John Hope Franklin, From Slavery to Freedom: A History of Negro Americans (New York: A. Knopf, 1964 [2nd ed.]), pp. 234-235. [In the fifth edition of 1980, see pages 108-109, 177.].; Leslie H. Fischel, Jr., and Benjamin Quarles, The Negro American: A Documentary History (New York: W. Morrow, 1967), pp. 75-78.; Arvarh E. Strickland, “Negro Colonization Movements to 1840,” Lincoln Herald (Harrogate, Tenn.: Lincoln Memorial Univ. Press), Vol. 61, No. 2 (Summer 1959), pp. 43-56.; Earnest S. Cox, Lincoln’s Negro Policy (Torrance, Calif.: Noontide Press, 1968), pp. 19-25.
Thomas Jefferson outlined his plan for black resettlement in Notes on the State of Virginia (apparently first published in 1785): “To emancipate all slaves born after passing of the act [a proposed law] … [They] should continue with their parents to a certain age, then be brought up, at public expense, to tillage, arts, or sciences, according to their geniuses, till the females should be eighteen, and the males twenty-one years of age, when they should be colonized to such place as the circumstances of the time should render most proper, sending them out with arms, implements of household and of the handicraft arts, seeds, pairs of the useful domestic animals, etc., to declare them a free and independent people, and to extend to them our alliance and protection till they have acquired strength …” (Source: Life and Selected Works of Thomas Jefferson [New York: Modern Library, 1944], p. 255. Also quoted in: Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro [Arlington House, 1971], p. 83.) For more on Jefferson’s view of the race issue, and his support for forcible deportation, see: N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 71-100.
8. Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (Arlington House, 1971), pp. 132-134.; Allan Nevins, Ordeal of the Union (New York: C. Scribner’s Sons, 1947), vol. I (“Fruits of Manifest Destiny, 1847-1852”), pp. 511-517.; Robert William Fogel, Without Consent or Contract: The Rise and Fall of American Slavery (New York: 1989), pp. 251-254.
9. Henry N. Sherwood, “The Formation of the American Colonization Society,” The Journal of Negro History, Vol. II, (July 1917), pp. 209-228.; Earnest Cox, Lincoln’s Negro Policy (1968), pp. 19-25.; Allan Nevins, Ordeal of the Union (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), vol. I (“Fruits of Manifest Destiny, 1847-1852”), pp. 511-516.; Congressional Globe, 25th Congress, 1st Session, Pt. 1, pp. 293-298.
10. C. I. Foster, “The Colonization of Free Negroes in Liberia, 1816-1835,” The Journal of Negro History, Vol. 38 (January 1953), pp. 41-66.; John Hope Franklin, From Slavery to Freedom (New York: 1964 [2nd ed.]), pp. 235-236,; Allan Nevins, Ordeal of the Union (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), vol. I (“Fruits of Manifest Destiny, 1847-1852”), pp. 511-516.
11. John Hope Franklin, From Slavery to Freedom: A History of Negro Americans (New York: A. Knopf, 1964 [2nd ed.]), p. 235.
12. General Laws of the State of Indiana, Passed at the 34th Session of the General Assembly (Indianapolis: 1850), [Chap. XXVII], p. 247.
13. Congressional Globe, 35th Congress, 1st Sess., Pt. 1, pp. 293-298. See also: Allan Nevins, The War for the Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), pp. 516-517. [This is volume VI of The Ordeal of the Union.]
14. R. Basler, Collected Works (1953), vol. III, p. 29.; In 1864, Lincoln told Congressman James Rollins: “You and I were old whigs, both of us followers of that great statesman, Henry Clay, and I tell you I never had an opinion upon the subject of slavery in my life that I did not get from him.” Quoted in: Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (Arlington House, 1971), p. 196.
15. R. Basler, The Collected Works of Abraham Lincoln (1953), Vol. II, p. 132. Also quoted in: Stephen B. Oates, With Malice Toward None: The Life of Abraham Lincoln (New York: Harper & Row, 1977), pp. 105-107.; See also: Allan Nevins, The War for the Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), p. 7.
16. R. Basler, Collected Works (1953), Vol. II, pp. 298-299.
17. R. Basler, The Collected Works of Abraham Lincoln (1953), Vol. III, p. 16.; Paul M. Angle, ed., Created Equal?: The Complete Lincoln-Douglas Debates of 1858 (Univ. of Chicago Press, 1958), p. 117.
18. R. Basler, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), Vol. III, pp. 145-146.; James M. McPherson, The Struggle for Equality (Princeton Univ. Press, 1964), pp. 23-24.; Paul M. Angle, ed., Created Equal?: The Complete Lincoln-Douglas Debates of 1858 (Univ. of Chicago Press, 1958), p. 235.
19. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 192.
20. R. P. Basler, ed., et al, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), vol. III, pp. 522-550, esp. pp. 535, 541.; The complete text is also in: Robert W. Johannsen, Democracy on Trial: 1845-1877 (New York: McGraw-Hill, 1966), pp. 105-119.; See also: Richard N. Current, The Lincoln Nobody Knows (New York: McGraw Hill, 1958), p. 220.
21. Richard N. Current, The Lincoln Nobody Knows (New York: 1958), p. 83.
22. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 77.
23. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 224-225.
24. One of Crittenden’s sons would later serve as a Confederate army General, while another would serve as a General in the federal forces.
25. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), pp. 87-92.; Stephen Oates, With Malice Toward None (New York: 1977), pp. 199-200.
26. Leland D. Baldwin, The Stream of American History (New York: American Book Co., 1952 [two volumes], vol. I, 293. It is likewise often overlooked that there were more than 250,000 free blacks in the South. In New Orleans alone, more than 3,000 free blacks owned black slaves themselves, many being ranked as slave magnates. More than 8,000 black slaves were owned by Indians in Florida and the West who supported and often fought on the side of the Confederacy.
27. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 180.; Roger Butterfield, The American Past (New York: 1947), pp. 153-154.
28. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 226-227.
29. R. P. Basler, The Collected Works of Abraham Lincoln (1953), Vol. IV, p. 160.; R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 85.
30. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), pp. 85-86.
31. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 86.
32. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 246.; The complete text of Lincoln’s 1861 Inaugural Address is in: Robert W. Johannsen, Democracy on Trial: 1845-1877 (New York: McGraw-Hill, 1966), pp. 161-168, and in: R. P. Basler, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), vol. IV, pp. 262-271.
33. Allan Nevins, The Emergence of Lincoln: Prologue to Civil War, 1859-1861 (New York: C. Scribner’s Sons, 1950), pp. 468-469. [This is volume IV of The Ordeal of the Union.]
34. Stephen B. Oates, With Malice Toward None: The Life Of Abraham Lincoln (1977), pp. 196, 197, 204, 209, 226-227. See also: Sam G. Dickson, “Shattering the Icon of Abraham Lincoln,” The Journal of Historical Review (Vol. 7, No. 3), Fall 1986, p. 327.
35. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 105.
36. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 110.
37. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 117.
38. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 221.; B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 275-277.
39. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 221.
40. J. H. Franklin, From Slavery to Freedom (1964 [2nd ed.]), pp. 268-271. [In the fifth edition of 1980, this is pp. 207-208.].; See also: Allan Nevins, The War For The Union, vol. III, “The Organized War, 1863-1864” (New York: 1971), pp. 418-419, 428, 432. [This is volume VII of The Ordeal of the Union.]
41. In January 1861, the influential New York Tribune proposed a plan for the gradual, compensated emancipation of the 600,000 slaves in Delaware, Maryland, Missouri, Arkansas, Texas and Louisiana. The federal government, the paper urged, should appropriate enough money to compensate slave-holders an average of $400 per slave. See: James M. McPherson, The Struggle for Equality (1964), p. 40.; Allan Nevins, The War for the Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863,” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), p. 7 (fn. 9). [This is volume VI of The Ordeal of the Union.] In 1854, Jacob Dewees of Philadelphia published a 236-page book, The Great Future of Africa and America; an Essay showing our whole duty to the Black Man, consistent with our own safety and glory. Dewees urged compensated emancipation, to be paid for by the proceeds of sales of public lands, and transportation of the Negroes to Africa, a process that might take as long as a century. Source: Allan Nevins, Ordeal of the Union (New York: Charles Scribner’s Sons, 1960), vol. I (“Fruits of Manifest Destiny, 1847-1852”), p. 517 ( fn. 29).
42. James M. McPherson, The Struggle for Equality (1964), p. 155.; A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), p. 8 (fn. 12).
43. 36th Congress, 1st Session, House of Representatives, Report No. 568: Report of the Hon. F.H. Morse, of Maine, from the Committee on Naval Affairs, H.R. in Relation to the Contract made by the Secretary of the Navy for Coal and Other Privileges on the Isthmus of Chiriqui.; At that time, the Chiriqui region was part of New Granada.; On the Chiriqui project, see also: Paul J. Scheips, “Lincoln and the Chiriqui Colonization Project,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, (October 1952), pp. 418-420.; Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 215-216.; Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), p. 7.; R. P. Basler, ed., et al, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), Vol. V, pp. 370-371 (note).
44. “Important Considerations for Congress,” enclosure with Ninian W. Edwards to Abraham Lincoln, August 9, 1861. The Robert Todd Lincoln Collection of the Papers of Abraham Lincoln (Washington: Library of Congress, 1947 [194 volumes]), vol. 52, f. 11109. (Hereafter cited as Lincoln Collection.).; Also cited in: Paul J. Scheips, “Lincoln and the Chiriqui Colonization Project,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (October 1952), pp. 420-421.
45. F. P. Blair, Sr. to A. Lincoln, November 16, 1861. Lincoln Collection, Vol. 61, ff. 13002-13014.; Also cited in: P. J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, pp. 420-421.
46. A. Lincoln to Simon Cameron, December [?], 1861, Lincoln Collection, vol. 64, f. 13636.; Also cited in: P. J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), p. 421.
47. A. Lincoln to Gideon Welles, December [?], 1861, Lincoln Collection (cited above), Vol. 64, ff. 13637-13638.
48. Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863,” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), pp. 6-8. [This is volume VI of The Ordeal of the Union.]
49. R. P. Basler, et al, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), Vol. V, pp. 35-53, esp. p. 48.
50. Stephen B. Oates, With Malice Toward None: The Life Of Abraham Lincoln (New York: Harper & Row, 1977), p. 299.; Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), p. 216.
51. Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863,” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), p. 31.
52. A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), p. 32.
53. A. Nevins, The War For The Union, volume II, (1960), pp. 32-33.
54. R. Basler, ed., et al, Collected Works (1953), vol. V, p. 318.; Robert W. Johannsen, Democracy on Trial: 1845-1877 (New York: McGraw-Hill, 1966), p. 265.
55. N. Weyl and W. Marina, American Statesmen (1971), pp. 216-217.; 37th Congress, 2nd Session, Public Laws of the United States (Boston, 1861-1862), XII, p. 378.
56. R. Basler, Collected Works (1953), vol. V, p. 192.
57. Charles H. Wesley, “Lincoln’s Plan for Colonizing the Emancipated Negroes,” The Journal of Negro History, Vol. IV, No. 1 (January 1919), p. 11.; Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, pp. 422-424.; N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 216-217.; R. P. Basler, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), Vol. V, p. 32.; B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 360.
58. Caleb Smith to A. Lincoln, April 23, 1862, 47th Congress, 1st Session, House of Representatives, Exec. Doc. 46, Resolutions of the House of Representatives Relative to Certain Lands and Harbors Known as the Chiriqui Grant, p. 132. (Hereafter referred to as Report on the Chiriqui Grant.) . ; This document is cited in: P. J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), p. 425.; See also: A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863,” (New York: 1960), p. 148 (fn. 16).
59. A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), p. 148 (fn. 16).
60. James Mitchell to A. Lincoln, May 18, 1862. Lincoln Collection (cited above), Vol. 76, f. 16044.; P. J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 426-427.
61. R. Basler, et al, Collected Works (1953), vol. V, pp. 370-375.; A record of this meeting is also given in: Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 217-221.; See also: Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, pp. 428-430.
62. “The Colonization Scheme,” Detroit Free Press, August 15 (or 27), 1862. See also: Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, pp. 437-438.
63. James Mitchell, Commissioner of Emigration, to United States Ministers of the Colored Race, 1862. Lincoln Collection (cited above in footnote 44), Vol, 98, ff. 20758- 20759.
64. Edwin M. Thomas to A. Lincoln, August 16, 1862. Lincoln Collection (cited above), Vol. 84, ff. 17718-17719.
65. Bedford Pim, The Gate of the Pacific (London: 1863), pp. 144-146.; Cited in: Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 436-437.; James M. McPherson, The Negro’s Civil War (New York: 1965), p. 95.; “Colonization Scheme,” Detroit Free Press, August 15 (or 27), 1862.
66. Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 437-438.
67. Report on the Chiriqui Grant (cited above in footnote 58), pp. 134-136.; Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 432-433.
68. 39th Congress, 1st Sess., Senate Executive Document 55. Report on the Transportation, Settlement, and Colonization of Persons of the African Race, pp. 16-17.
69. Caleb Smith to Robert Murphy, Sept. 16, 1862. 39th Congress, 1st Sess., Senate Executive Document 55. Report on the Transportation, Settlement, and Colonization of Persons of the African Race, p. 17.
70. Caleb Smith to Samuel Pomeroy, Sept. 20, 1862. 39th Congress, 1st Sess., Senate Exec. Doc. 55. Report on the Transportation, Settlement, and Colonization of Persons of the African Race, p. 17.
71. Caleb Smith to S. Pomeroy, Sept. 20, 1862. Same source, p. 17.
72. James M. McPherson, The Struggle for Equality (1964), pp. 80, 81, 82, 89, 93, 94.
73. John H. Franklin, From Slavery to Freedom (New York: 1964 [2nd ed.]), p. 277.; Stephen Oates, With Malice Toward None (1977), p. 299.
74. Benjamin Quarles, Lincoln and the Negro (New York: 1962), pp. 126-127.; B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 334.
75. The complete text of Lincoln’s preliminary Emancipation Proclamation of September 22, 1862, is printed in: Robert W. Johannsen, Democracy on Trial: 1845-1877 (New York: McGraw-Hill, 1966), pp. 266-268, and in: R. P. Basler, The Collected Works Of Abraham Lincoln (1953), vol. V, pp. 433-436.
76. The complete text of the final Emancipation Proclamation is printed in: Carl Sandburg, Abraham Lincoln: The Prairie Years and The War Years, (New York: 1954 [One-volume edition]), pp. 345-346.
77. Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), p. 235.
78. Benjamin Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 333. As historians acknowledge, Lincoln did not issue the Emancipation Proclamation out of altruistic concern for blacks in bondage. If his objective truly had been solely to free slaves in the Confederacy, he could simply have faithfully enforced the second Confiscation Act, by which Confederate slaves coming under Union control were set free. It is also possible that, having announced on September 22, 1862, that he would make a final proclamation of emancipation on January 1, 1863, Lincoln had an excuse for disregarding the Confiscation laws, and could stave off support for pending legislation, which he opposed, that would permit blacks to fight for the Union. It also appears that edict provided the President with a means to frustrate Thaddeus Stevens and other abolitionists in Congress, who had introduced legislation to make freedmen and soldiers out of the slaves from the four slave-holding states that had remained with the Union. According to this interpretation, holds, Lincoln hoped to make use of the hundred-day period before the final proclamation was to be issued in order to make irreversible progress on implementing the Chiriqui colonization project, and to gain additional support for the gradual black resettlement.
79. John H. Franklin, From Slavery to Freedom (1964 [2nd ed.]), pp. 283-286. [This is apparently p. 228 of the 1974 edition.]
80. Same source as footnote 79.
81. Forrest interview in the Cincinnati Commercial, August 28, 1868. Reprinted in: Stanley Horn, Invisible Empire: The Story of the Ku Klux Klan, 1866-1871 (Montclair, N.J.: Patterson-Smith, 2nd ed., 1969), p. 414.
82. R. Basler, ed., et al, Collected Works (1953), vol. V, p. 421.
83. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), p. 361.
84. A. Nevins, The War For The Union, vol. II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), pp. 231-233.; Facsimile of text of Lincoln’s letter of Aug. 22, 1862 to Greeley in: Stefan Lorant, Lincoln: A Picture Story of His Life (New York: Bonanza, 1969), pp. 158-159.; See also: R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 224.; B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 342-343.
85. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 333, 356-359.
86. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), p. 227.; N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), p. 226.
87. John H. Franklin, From Slavery to Freedom (New York: 1964 [2nd ed.]), p. 278.; Stephen Oates, With Malice Toward None (1977), pp. 322, 339, 343.
88. Roger Butterfield, The American Past (New York: 1947), p. 172.; Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), pp. 235-237.
89. John H. Franklin, From Slavery to Freedom (New York: 1964 [2nd ed.]), p. 280.
90. Stephen Oates, With Malice Toward None (1977), p. 340.; A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), pp. 236-237.
91. Carl Sandburg, Abraham Lincoln: The Prairie Years and The War Years, (New York: 1954 [One-volume edition]), p. 347.; Thomas A. Bailey, A Diplomatic History of the American People (New York: 1964 [7th edition]), p. 342.; See also: A. Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: 1960), pp. 270-273.
92. Joseph Henry to A. Lincoln, Sept. 5, 1862. Lincoln Collection (cited above), Vol. 86, ff. 18226-18227.; Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 430-431.; Nathaniel Weyl and W. Marina, American Statesmen (1971), p. 224.; Gerstle Mack, The Land Divided (New York: 1944), p. 276.
93. Perley Poore, Reminiscences of Sixty Years in the National Metropolis (Philadelphia: 1866), II, pp. 107-108.
94. James L. Sellers, “James R. Doolittle,” The Wisconsin Magazine of History, XVII (March 1934), pp. 302-304.
95. James R. Partridge to William Seward, August 26, 1862, A.B. Dickinson to W. Seward, Sept. 12, 1862, and Pedro Zeledon to A.B. Dickinson, Sept. 12, 1862. Papers Relating to Foreign Affairs, pp. 891-892, 897-898.; Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 443-444 (incl. note 50).; N. Andrew Cleven, “Some Plans for Colonizing Liberated Negro Slaves in Hispanic America,” The Southwestern Political and Social Science Quarterly, VI (September 1925), p. 157.
96. Luis Molina to W. Seward, Sept. 19, 1862. Papers Relating to Foreign Affairs, pp. 899-903.
97. John Usher to Samuel Pomeroy, Oct. 7, 1862. 39th Congress, 1st Sess., Senate Exec. Doc. 55. Report on the Transportation, Settlement, and Colonization of Persons of the African Race, p. 21.; Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), pp. 440-441.
98. Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (1952), p. 441.; Nathaniel Weyl and W. Marina, American Statesmen (1971), p. 224.
99. R. Basler, ed., et al, Collected Works (1953), vol. V, pp. 518-537, esp. pp. 520, 521, 530, 531, 534, 535. Also quoted, in part, in: N. Weyl and W. Marina, American Statesmen (1971), pp. 225, 227.
100. R. Current, The Lincoln Nobody Knows (1958), pp. 221-222, 228.
101. James M. McPherson, The Negro’s Civil War (New York: Pantheon, 1965), pp. 96-97.; Charles H. Wesley, “Lincoln’s Plan … ,” The Journal of Negro History, Vol. IV, No. 1 (January 1919), pp. 17-19.; B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 362-363.; N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 227-228.; Stephen Oates, With Malice Toward None (1977), p. 342.
102. N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), pp. 228-229. Source cited: L. E. Chittenden, Recollections of Abraham Lincoln.; Lincoln apparently also gave consideration to setting aside Florida as a black asylum or reservation. See: Paul J. Scheips, “Lincoln … , ” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (October 1952), p. 419.
103. Tyler Dennett, ed., Lincoln and the Civil War in the Diaries and Letters of John Hay (New York: 1930), p. 203.; Also, quoted in: Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4, p. 439.
104. Paul J. Scheips, “Lincoln … ,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (October 1952), p. 453.
105. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 493-494.
106. B. Thomas, Abraham Lincoln (1952), pp. 501-503.
107. Benjamin Butler, Autobiography and Personal Reminiscences of Major-General Benjamin F. Butler (Boston: 1892), pp. 903-908.; Quoted in: Charles H. Wesley, “Lincoln’s Plan for Colonizing the Emancipated Negroes,” The Journal of Negro History, Vol. IV, No. 1 (January 1919), p. 20.; Earnest S. Cox, Lincoln’s Negro Policy (Torrance, Calif.: 1968), pp. 62-64.; Paul J. Scheips, “Lincoln and the Chiriqui Colonization Project,” The Journal of Negro History, Vol. 37, No. 4 (October 1952), pp. 448-449. In the view of historian H. Belz, the essence of what Butler reports that Lincoln said to him here is “in accord with views … [he] expressed elsewhere concerning reconstruction.” See: Herman Belz, Reconstructing the Union: Theory and Policy During the Civil War (Ithaca: 1969), pp. 282-283. Cited in: N. Weyl and W. Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (1971), p. 233 (n. 44). The authenticity of Butler’s report has been called into question, notably in: Mark Neely, “Abraham Lincoln and Black Colonization: Benjamin Butler’s Spurious Testimony,” Civil War History, 25 (1979), pp. 77-83. See also: G. S. Borritt, “The Voyage to the Colony of Linconia,” Historian, No. 37 , 1975, pp. 629- 630.; Eugene H. Berwanger, “Lincoln’s Constitutional Dilemma: Emancipation and Black Suffrage,” Papers of the Abraham Lincoln Association (Springfield, Ill.), Vol. V, 1983, pp. 25-38.; Arthur Zilversmit, “Lincoln and the Problem of Race,” Papers of the Abraham Lincoln Association, Vol. II, 1980, pp. 22-45.
108. Charles H. Wesley, “Lincoln’s Plan for Colonizing the Emancipated Negroes,” The Journal of Negro History, Vol. IV, No. 1 (January 1919), p. 8.
109. Frederick Douglass, “Oration Delivered on the Occasion of the Unveiling of the Freedman’s Monument in Memory of Abraham Lincoln,” in Washington, DC, April 14, 1876. Quoted in: Nathaniel Weyl and William Marina, American Statesmen on Slavery and the Negro (Arlington House, 1971), p. 169; and in: Benjamin Quarles, ed., Frederick Douglass (Englewood Cliffs, N.J.: 1968), p. 74.
110. Allan Nevins, The War For The Union, volume II, “War Becomes Revolution, 1862-1863” (New York: C. Scribner’s Sons, 1960), p. 10. [Volume VI of The Ordeal of the Union.]

About the author
Robert Morgan is the pen name of a writer who holds a bachelor degree in general studies from Indiana University-Purdue University (Indianapolis), as well as graduate certificates in Public Management (Indiana University, South Bend) and Labor Union Studies (I.U.-Purdue, Indianapolis). At the time he wrote this item, he was working toward a Master of Public Affairs degree (I.U., South Bend). He has been published more than 65 times in 15 periodicals, including the Indiana Bar Association’s Res Gestae, the National Council on Crime and Delinquency’s Crime & Delinquency, Indiana University’s Preface, Indiana Criminal Law Review, and the Indianapolis Star.

Fuente: ihr.org

Las imagenes no pertenecen al texto original.

Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: