La vacuna de la Polio es ahora la primera causa de Parálisis Poliomielítica.


Niña que vive en un vertedero, en Mumbai, India. Los juegos transcurren encima de la basura.

La Iniciativa de Erradicación Mundial de la Poliomielitis (PGEI), fundada en 1988 por la Organización Mundial de la Salud, Rotary International, UNICEF y los CDC de EE.UU., tienen a la India como un ejemplo de su éxito en la erradicación de la poliomielitis, indicando en su página web (11 de enero de 2012) que “la India ha logrado avances sin precedentes contra la poliomielitis en los últimos dos años y el 13 de enero de 2012, la India alcanzará un hito importante – se registró un período de 12 meses sin ningún caso de poliomielitis.”Este informe, sin embargo, es muy engañoso, ya que se estima que entre 100 y 180 niños de la India son diagnosticados con parálisis asociada a la vacuna contra la poliomielitis (PPV) cada año. De hecho, la presentación clínica de la enfermedad, incluyendo parálisis  causada por PPV es indistinguible de la causada por el virus natural de la polio, por lo que los pronunciamientos del PGEI son aún más sospechosos. (1)

De acuerdo con las propias estadísticas (2) del programa de la Iniciativa de Erradicación Mundial de Polio se registran 42 casos de polio de tipo natural (WPV) en la India en 2010, lo que indica que los casos inducidos por la vacuna de la parálisis por polio (100 a 180 anuales) superan en número a los casos de tipo natural por un factor de 3-4. Incluso si dejamos de lado la importante cuestión de si el PGEI debe diferenciarse entre la polio natural y la asociada a la vacuna de poliomielitis en sus estadísticas, tenemos que preguntarnos: ¿no deberían los efectos mundiales de las campañas de vacunación, tanto buenos como malos ser incluidos en la medición del éxito de PGEI? Para las decenas de niños indígenas que desarrollan la parálisis después de inyectarse la vacuna todos los años, la reciente declaración de la PGEI sobre la India como un país “libre de polio”, no es sólo es falsa, sino que podría considerarse un intento de minimizar su responsabilidad evidente en que la poliomielitis pasó de un vector de la enfermedad natural a una creada por el hombre (iatrogénica).

La PPV es, de hecho, la forma predominante de la enfermedad en países desarrollados como los EE.UU. desde 1973. (3) El problema de la vacuna contra la parálisis inducida por la polio fue tan grave que los Estados Unidos que cambiaron la vacuna por la iniciativa antipoliomielítica (IPV) en el año 2000, después de que el Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización (ACIP) recomendó eliminar por completo la vacuna oral de virus vivos contra la poliomielitis (OPV), que todavía se utiliza en todo el tercer mundo, a pesar de los riesgos conocidos.

La Polio subraya la necesidad de un cambio en la manera en que vemos las llamadas enfermedades “prevenibles por vacunación”. En la mayoría de las personas con un sistema inmunológico saludable, una infección por virus de la polio ni siquiera genera síntomas. Sólo en raras ocasiones la infección produce síntomas leves, por ejemplo, dolor de garganta, fiebre, alteraciones gastrointestinales, y síntomas como los de la gripe.

Sólo un 3% de las infecciones del virus de la poliomielitis terminan con problemas del sistema nervioso central, y luego, en tan sólo 5.1 de cada 1000 casos este virus progresa hacia una infección de la enfermedad paralítica. Debido al hecho de que la polio se propaga a través de la vía fecal-oral (es decir, el virus se transmite de las heces de una persona infectada a la boca de otra persona a través de un objeto contaminado, por ejemplo, un utensilio) centrarse en la higiene, el saneamiento y una nutrición adecuada (para apoyar la inmunidad innata) es una forma lógica de prevenir la transmisión, en primer lugar, así como la reducción de la morbilidad asociada con una infección cuando se produce.

En cambio, una gran parte de las vacunas como la de la polio se dan al Tercer Mundo como “caridad”, cuando las condiciones subyacentes de empobrecimiento económico, mala alimentación, exposición a sustancias químicas, y los disturbios socio-políticos no se tratan. Simplemente no se puede vacunar a las personas sin que salgan de estas difíciles condiciones, y como la nueva epidemia de poliomielitis inducida por la vacuna en la India demuestra, la “cura” puede ser mucho peor que la enfermedad misma.

Referencias:

(1) Cono J, Alexander LN (2002). “Chapter 10: Poliomyelitis”. Vaccine-Preventable Disease Surveillance Manual.

(2) http://www.polioeradication.org/Dataandmonitoring/Poliothisweek.aspx

(3) Strebel PM, Sutter RW, Cochi SL, et al. Epidemiology of poliomyelitis in the United States one decade after the last reported case of indigenous wild virus-associated disease. Clin Infect Dis 1992;14:568-79.

Artículo de Sayer Ji, greenmedinfo.com
Imagen tomada de inspiraction.org

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: