La sinergia de los metales neurotóxicos.


Sinergia

En el estudio único e interesante de Claus Henn et al. (2012) se trató un “escenario del mundo real” en la exposición a múltiples metales neurotóxicos. Investigaron la co-exposición al manganeso junto al plomo y su asociación a deficiencias del desarrollo neurológico en niños mexicanos. Su razonamiento era que las deficiencias del desarrollo neurológico de los dos metales juntos podría ser más grave de lo esperado sobre la base de los efectos de la exposición a cada uno de los metales por separado. De hecho, se observa un sinergismo entre el manganeso y el plomo. Dada la temprana edad de los sujetos (12 y 24 meses de edad), sugieren que algunos factores de confusión no incluidos en su modelo merecen ser considerados en lo que respecta a este estudio.

En el estudio de  Claus Henn et al. (2012) se recoge información sobre la duración de la lactancia materna, pero parece que en sus análisis estadísticos, se ajusta sólo al sexo, la edad gestacional, la hemoglobina, el IQ maternal (coeficiente intelectual), y la educación de la madre. Otros factores de confusión, como el timerosal (un compuesto que contiene etilmercurio que se utiliza como conservante en algunas vacunas) y en el periodo de lactancia, pueden influir en los resultados del desarrollo neurológico. En países como México, los niños de 12-24 meses de edad pueden ser inmunizados con vacunas que contienen timerosal (TVCs) (OMS 2011). Debido a los efectos opuestos sobre el sistema nervioso central, la combinación de la lactancia materna y el etilmercurio pueden influir en los resultados del desarrollo neurológico. Kramer et al. (2008) demostró que los niños que fueron exclusivamente alimentados con leche materna mejoraron el desarrollo cognitivo. En efecto, Kostial et al. (1978) demostraron que en las dietas para ratas lactantes alimentadas con leche de vaca se absorben más plomo y manganeso, asociados a una mayor retención relativa de 
 mercurio en el cerebro.

Los niveles sanguíneos de plomo y manganeso son indicadores de exposición continua, sin embargo, el etilmercurio tiene una vida media corta y por lo tanto es probable que se midiera simultáneamente en la sangre (Dorea et al 2011.). Sin embargo, podemos determinar la exposición por las tarjetas de vacunación (Dorea et al 2012; Marques et al 2009). En los participantes del Programa Nacional de Inmunización de México, la cantidad de etilmercurio en las vacunas de rutina contra la hepatitis B (tres dosis), DTP (difteria, el tétanos y la tos ferina, tres dosis), y rn la influenza pueden estimarse a partir de los registros de las tarjetas de vacunación. Además, durante el embarazo, las madres mexicanas pueden recibir toxoide tetánico (TT) de las vacunas y otros productos, tales como inmunoglobulinas anti-RhoD (dado a las madres Rh negativas) que pueden contener timerosal (Marques et al. 2009). Estas fuentes de exposición al etilmercurio prenatal y postnatal deben ser consideradas una fuente importante a una co-exposición neurotóxica al mercurio orgánico adicional.

Claus Henn et al. (2012) se dieron cuenta de que la información sobre la asociación de neurodesarrollo y co-exposición a múltiples sustancias químicas es limitada, en la literatura científica y es aún más escasa para la exposición específica a pequeñas cantidades de mercurio etílico derivadas de TVCs (Oken y Bellinger, 2008), que son muy utilizados en la países no industrializados. Sin embargo, trabajos recientes han sugerido que cuando los estudios con niños pequeños estén bien ajustados a la exposición a TVCs, sutiles efectos del desarrollo neurológico se pueden demostrarse (Dorea et al 2012;. Marques et al 2009;. Mrozek-Budzyn 2011A, 2011B). Por lo tanto, el potencial de interacción de etilmercurio, manganeso y plomo proporciona una oportunidad para ampliar nuestro conocimiento.

Los factores relacionados con la exposición neurotóxica maternal y el desarrollo neurológico (por ejemplo, la lactancia materna) son significativas en los estudios de exposición de niños al etilmercurio (Marques et al. 2009). El diseño del estudio utilizado por Noel Henn et al. (2012) podría proporcionar más información sobre este tema puntual y también proporcionar orientación para futuros estudios de contaminantes y factores de confusión que influyen en el desarrollo neurológico.

Referencias

  1. Claus Henn B, Schnaas L, Ettinger AS, Schwartz J, Lamadrid-Figueroa H, Hernández-Avila M, et al. 2012. Associations of early childhood manganese and lead coexposure with neurodevelopment. Environ Health Perspect 120:126–131. Find this article online
  2. Dórea JG, Bezerra VL, Fajon V, Horvat M. 2011. Speciation of methyl- and ethyl-mercury in hair of breastfed infants acutely exposed to thimerosal-containing vaccines. Clin Chim Acta 412:1563–1566. Find this article online
  3. Dórea JG, Marques RC, Isejima C. 2012. Neurodevelopment of Amazonian infants: antenatal and postnatal exposure to methyl- and ethylmercury. J Biomed Biotechnol 2012. : 132876:; doi:.10.1155/2012/132876 Find this article online
  4. Kostial K, Kello D, Jugo S, Rabar I, Maljkovi’c T.. 1978. Influence of age on metal metabolism and toxicity. Environ Health Perspect 25:81–86. Find this article online
  5. Kramer MS, Aboud F, Mironova E, Vanilovich I, Platt RW, Matush L, et al. 2008. Breastfeeding and child cognitive development. New evidence from a large randomized trial. Arch Gen Psychiatry 65:578–584. Find this article online
  6. Marques RC, Dórea JG, Bernardi JV, Bastos WR, Malm O. 2009. Prenatal and postnatal mercury exposure, breastfeeding and neurodevelopment during the first 5 years. Cogn Behav Neurol 22:134–141. Find this article online
  7. Mrozek-Budzyn D. , Majewska1 R, Kieltyka A, Augustyniak M, Mroz E, Skarupa A 2011a. The influence of neonatal exposure to thimerosal containing vaccines on infants development in the first years of life. Ped Res 70:338.. Find this article online
  8. Mrozek-Budzyn D. , Majewska1 R, Kieltyka A, Augustyniak M, Mroz E, Skarupa A 2011b. The influence of infant’s exposure to thimerosal containing vaccines on the development in the first three years of life. Ped Res 70:340. Find this article online
  9. Oken E, Bellinger DC. 2008. Fish consumption, methylmercury and child neurodevelopment. Curr Opin Pediatr 20:178–183. Find this article online
  10. WHO 2011. Immunization Profile – Mexico. Available: http://apps.who.int/immunization_monitoring/en/globalsummary/countryprofileresult.cfm?C=mex [accessed 2 May 2012].

Fuente: Dórea JG 2012. Neurotoxic Metal Coexposures and Neurodevelopment. Environ Health Perspect 120:a226-a226.
Imagen tomada de nadadearrepentimiento.blogspot

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: