Una diferencia impresionante entre el maíz transgénico y el natural.


Una comparación de maíz convencional con maíz transgénico (GM) del medio oeste de los EE.UU. muestra sorprendentes niveles de glifosato, así como de formaldehído, y una agotamiento severo de nutrientes minerales en el maíz GM.

Los resultados de la comparación del maíz  GM y el maíz no modificado genéticamente de los campos adyacentes del Medio Oeste en los EE.UU. que aparecieron por primera vez en marzo en la web de Moms Across America [1], se reproducen en la Tabla 1.

Parts per million (ppm)
Ingredient  GM corn
Non-GMcorn

Glyphosate 13 0
Formaldehyde 200 0
Nitrogen 7 46
Phosphorus 3 44
Potassium 7 113
Calcium 14 6 130
Magnesium 2 113
Sulphur 3 42
Manganese 2 14
Iron 2 14
Zinc 2.3 14.3
Copper 2.6 16
Molybdenum 0.2 1.5
Boron 0.2 1.5
Selenium 0.6 0.3
Cobalt 0.2 1.5

* El maíz GM fue cultivado en un campo que no fue arado, el maíz GM continuó (Roundup Ready) de 5 a 10 años y con un régimen de control de malezas con herbicida glifosato durante los 10 años de duración. El maíz no-GM no ha tenido glifosato (o Roundup) aplicado al campo durante al menos cinco años. El peso específico del maíz GM fue 57,5 libras, 61.5 libras de peso para el maíz no-GM.

Como muestra Zen Honeycutt, que publicó el informe comentado, el glifosato, que ha demostrado ser tóxico a 1 ppm, estuvo presente en una cantidad de 13 ppm en el maíz GM. Del mismo modo, el formaldehído a 200 ppm, que es 200 veces el nivel que se considera tóxico en los animales.

El maíz transgénico también mostró un severo agotamiento en minerales esenciales: 14 ppm vs 6130 ppm de calcio, 2 ppm vs 113 ppm de magnesio; 2 ppm vs 14 ppm de manganeso; 3 ppm vs 44 ppm de fosfato, 3 ppm vs 42 ppm de azufre, y así sucesivamente.

No es sorprendente que este análisis se haya llevado a cabo de forma independiente, es decir, no por las empresas de biotecnología. Fue hecho por los propios agricultores. El alto nivel de glifosato es bastante malo. La evidencia científica sobre el glifosato acumulada a lo largo de tres décadas documenta abortos involuntarios, defectos de nacimiento, carcinogénesis, alteraciones endocrinas, daño en el ADN, neurotoxicidad, toxicidad para el hígado y los riñones a niveles muy por debajo de los usados en agricultura (véase nuestra revisión reciente [2] Why Glyphosate Should Be Banned, SiS 56). La presencia de formaldehído – un veneno neurotóxico y genotóxico – en enormes concentraciones fue totalmente inesperado.

Análisis obtenido por los agricultores del Medio-Oeste

Howard Vlieger, un asesor de nutrición en agricultura que trabaja con las familias de agricultores en 10 estados en los EE.UU., que ha estado involucrado en el estudio e investigación de los transgénicos desde 1996, explicó en una entrevista [3] que la gente quiere “una comparación exacta” del maíz en las mismas condiciones de suelo con la única diferencia de la aplicación del herbicida glifosato sobre el maíz GM Roundup Ready (RR) y un herbicida convencional en el maíz no modificado genéticamente. “Esto no se ha hecho y no se puede hacer debido al acuerdo tecnológico firmado por el agricultor que siembra semillas GM ya que se ​​corre el riesgo de ser demandado por el titular de la patente del maíz GM RR”, dijo.

En este caso, sin embargo, se tomaron muestras des mazorcas de maíz de dos campos adyacentes del Medio Oeste, separados sólo por una valla, dos semanas antes de la cosecha. Los campos de maíz fueron seleccionados por un tercero y las muestras recogidas en exactamente la misma forma. El maíz fue separado en bolas, pelado y las muestras de grano enviadas al laboratorio para su análisis de glifosato. El campo de maíz no modificado genéticamente no había sido rociado con glifosato durante al menos cinco años (véase el cuadro 1).

Las muestras se enviaron a un laboratorio certificado en el que se prepararon para la prueba de cromatografía de gases–espectrometría de masas , un método analítico en el que los compuestos químicos se separan primero en una columna cromatográfica de acuerdo a su tamaño y a la carga y otras propiedades químicas, y luego ionizado e identificado sobre la base de relaciones de masa y carga. El maíz RR de la prueba contenía 13 ppm de glifosato – coincidiendo con el nuevo límite creado por la EPA para el glifosato del maíz -, mientras que la otra muestra de maíz no modificado genéticamente probó estar libre de glifosato. La muestra de maíz RR que dio positivo por el residuo de glifosato también dio positivo para el formaldehído a un nivel de 200 ppm.

¿De dónde viene el altamente tóxico formaldehído?

El patólogo de plantas ya retirado como profesor de la Purdue University Don Huber, que ha estado advirtiendo sobre el envenenamiento del suelo, ganado y personas por los cultivos de glifosato (ver [4] USDA Scientist Reveals All – Glyphosate Hazards to Crops, Soils, Animals, and Consumers, SiS 53), comentó que el formaldehído puede provenir de la degradación del glifosato [5]. Pero también puede venir del metabolismo 1-C de la planta la planta, como por ejemplo, la de-metilación de serina a glicina más formaldehído.

El formaldehído no existe en estado libre en una planta sana y normal. Es un compuesto tóxico que reacciona con las proteínas, ácidos nucleicos y lípidos, y ha sido clasificado como un mutágeno y se sospecha que carcinógeno[6]. El formaldehído también es neurotóxico, y a ~ 100 ppm indujo al amiloide-similar un mal plegamiento de la proteína tau, que conduce a la formación de agregados de proteínas similares a las encontradas en la enfermedad del Alzheimer; seguido de la muerte celular programada de las neuronas [7]. En células y organismos normales, el formaldehído se desintoxica por formaldehído deshidrogenasa dependiente de glutatión (GDFDase) a ácido fórmico [8]. El GDFDase es dependiente del cinc [9], y es probable que la acción quelante del glifosato [4] pueda ser responsable de la inhibición de la actividad de la enzima mediante la privación del cinc.

“Por supuesto, la parte más aterradora de esto es que cualquier planta RR (maíz, soja, canola, algodón, remolacha azucarera o alfalfa) que se rocía con glifosato podría potencialmente producir formaldehído … y luego el formaldehído terminaría sin saberlo en los piensos y en el suministro de alimento”. dijo Vlieger [3]. La acumulación de formaldehído nofue debida a un estrés ambiental inusual experimentado por el maíz transgénico. “Este maíz no fue criado en una zona que fuera afectada por las condiciones de sequía extrema del 2012.”

También comentó al grupo británico GMWatch [10] que el glifosato y el formaldehído podrían “explicar los continuos problemas que estamos presenciando en las explotaciones ganaderas con la pobre salud animal cuando el alimento genéticamente modificado se encuentran en su dieta.”

Obviamente, el análisis debería repetirse en otras muestras de maíz GM y no-GM crecido uno al lado del otro para ver si se podrían replicar estas diferencias notables. Si es así, sólo podemos concluir que los datos anteriores presentados por y para las empresas que mostraron que el maíz GM fue “sustancialmente equivalente” al maíz no modificado genéticamente deben haber sido fraudulentas, y los autores ser llevados ante la justicia.

 Referencias

1. “Stunning corn comparison: GMO versus non GMO”, Zen Honeycutt, 15 March 2013, Moms Across America March, http://www.momsacrossamerica.com/stunning_corn_comparison_gmo_versus_non_gmo

2. Sirinathsinghji E and Ho MW. Why glyphosate should be banned. Science in Society 56, 21-32, 2012.

3. “More info on 2012 corn comparison report 12 April 2013, Zen Honeycutt, Mom Across America March 4 July, http://www.momsacrossamerica.com/more_info_on_2012_corn_comparison_report

4. Sirinathsinghji E. USDA scientist reveals all, glyphosate hazards to crops, soils, animals and consumers. Science in Society 53, 36-39, 2012.

5. Huber D. Formaldehyde and glyphosate in corn. Powerpoint presentation, 2012.

6. IARC Monographs on the Evaluation of Carcinogenic Risk for Humans 62, Wood Dust and Formaldehyde, IARC, Lyon, 1995.

7. Nie CL, Wang XS, Liu Y, Perrett S and He RQ. Amyloid-like aggregates induced by formaldehyde promote apoptosis of neuronal cells BMC Neurosci 2007, 8, 9.

8. Achkor H, Diaz M, Fernandez MR, Biosca JA, Pares X and Martinez MC. Enhanced formaldehyde detoxification by overexpression of glutathione-dependent formaldehyde dehydrogenase from Arabidopsis. Plant Physiol 2003, 132, 2248-55.

9. Barber RD, Ott MA and Donohue TJ. Characterization of a glutathione-dependent formaldehyde dehydrogenase from Rhodobacter sphaeroides. J Bacteriol 1996, 178, 1386-93.

10. GMWatch Comment on 2012 corn comparison report. 19 April 2013, http://www.GMWatch.org

_________________________________________________
Dra. Mae-Wan Ho | i-sis.org.uk

Una traducción de  Disiciencia

Imagen tomada de http://eldiariodelestudiante.com/archives/16784

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: