Evidencia de geoingenieria: fumigaciones con químicos tóxicos en la troposfera.


Journal

Resumen

El emplazamiento químico generalizado, intencional y cada vez más frecuente en la troposfera ha permanecido desapercibido y sin ser identificado en la literatura científica durante años.

El autor de este estudio presenta evidencia de que la combustión tóxica de carbón producida por aviones es la más probable, como el aerosol de partículas pulverizadas por los jets-cisterna usados en la geoingeniería para la modificación del clima, y describe algunas de las consecuencias que esta práctica tiene para la salud pública. Se emplean dos métodos: (1) Comparación de 8 elementos analizados en el agua de lluvia, lixiviado de las partículas de aerosol, con los correspondientes elementos de lixiviado en agua de las cenizas volátiles de carbón en experimentos de laboratorio publicados, y (2) Comparación de los 14 elementos analizados en el polvo recogido en exteriores de partículas aéreas de alta eficiencia (HEPA) filtradas con los elementos correspondientes analizados de material de cenizas volantes de carbón no-lixiviado. Los resultados muestran: (1) el conjunto de elementos encontrados en el agua de lluvia y el correspondiente lixiviado son esencialmente idénticos. En un intervalo de confianza del 99%, tienen idénticas significancias (T-test) y las variaciones son idénticas (F-test); y (2) el conjunto de elementos del polvo HEPA y de la correspondiente media de partículas volantes de carbón no-lixiviado son esencialmente idénticas. Las consecuencias sobre la salud pública son profundas, incluyendo la exposición a una variedad de metales pesados tóxicos, elementos radiactivos, y al neurológicamente-implicado aluminio químico, que es liberado por la humedad del cuerpo in situ después de la inhalación o a través de la inducción transdérmica.

chemtrails
Figura 1. Composición de cuatro imágenes del cielo azul sobre San Diego tomada en días despejados muestra varios ejemplos de las continuas fumigaciones del día por los jet-cisterna esparciendo partículas ultrafinas en la troposfera. Superior izquierda: La pulverización acaba de comenzar. Nótese como un jet-cisterna apaga su chorro de spray en pleno vuelo. Las “nubes” son partículas dispersas; Inferior derecha: Cielo cubierto de “nubes” producido por la intensa actividad de dispersión de los jets-cisterna.

Evidence of Coal-Fly-Ash Toxic Chemical Geoengineering in the Troposphere: Consequences for Public Health. J. Marvin Herndon. International Journal of Environmental Research and Public Health.

Extracto traducido de JM para disiciencia.wordpress

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

  • piedra s  On 28/08/2015 at 20:23

    Nunca había terminado de creerme todo esto porque pensaba que es un método demasiado costoso, complicado y de resultados poco controlables, pero no hace mucho se terminaron de despejar mis dudas tras observar un prado completamente cubierto por fibras similares a tela de araña, (siendo imposible que se tratese de seda de araña, claro), tras el paso de varios aviones el día antes que habían dejado las famosas estelas químicas.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: