Se han medido una infinidad de compuestos tóxicos en los niños pobres de ciudad.


Los niños procedentes de entornos desfavorecidos están expuestos a niveles más altos de una gran cantidad de sustancias químicas ambientales – algunas se utilizan actualmente y otras hace tiempo que fueron prohibidas – que los niños estadounidenses de otros niveles socioeconómicos, ha encontrado un estudio de los niños de escuelas primarias urbanas de Minneapolis, Minnesota

Niños de 7 – a 12 años de edad tenían concentraciones elevadas de metales, productos químicos industriales y marcadores para los pesticidas y el humo del tabaco en su sangre y en la orina. Los resultados se publican en Journal of Toxicology and Environmental Health.

Estos hallazgos coinciden con otros estudios que reportan mayores concentraciones de sustancias químicas ambientales en los niños. Lo importante de este estudio es que estos niños eran de familias de bajos ingresos, donde se enfrentan a las dificultades adicionales de la pobreza. Los niños procedentes de entornos desfavorecidos son más vulnerables a los problemas de salud, como el asma y problemas de comportamiento. La exposición a estos químicos puede aumentar aún más este riesgo.

En comparación con los adultos, los niños comen más alimentos, respiran más aire, beben más líquidos que los adultos por unidad de masa corporal. Esto aumenta el consumo de productos químicos potencialmente dañinos y, posiblemente, aumenta el riesgo de efectos adversos para la salud relacionados con estos compuestos. Además, los cuerpos de los niños no son plenamente capaces de desintoxicar muchos de estos productos químicos por lo que pueden persistir en el cuerpo durante más tiempo.

En general, los problemas de salud asociados con la exposición a los productos químicos ambientales que se encuentran en los niños pueden abarcar una amplia gama de condiciones, incluyendo el cáncer, problemas de conducta y diversos efectos sobre los sistemas inmune, nervioso y hormonal. El estudio no examinó si las altas exposiciones afectaban a la salud de los niños.

Los investigadores midieron las concentraciones de más de 75 sustancias químicas en la sangre y la orina de 100 niños que viven en dos zonas de bajos ingresos, con altos índices de delincuencia urbana de Minneapolis. Los productos químicos medidos incluyen ftalatos, pesticidas organoclorados, pesticidas organofosforados, los metales, los bifenilos policlorados (PCBs) y compuestos orgánicos volátiles.

Los niños estudiados tenían mayores concentraciones de muchos de estos productos químicos en comparación con las encuestas nacionales de la infancia. Los marcadores químicos indicaron que alrededor de un tercio de los niños estaban expuestos al humo del tabaco de los que el 10 % tenían una exposición rutinaria a cantidades altas. Otras exposiciones altas incluyeron ftalatos – que son ampliamente utilizados para ablandar plásticos en el material médico y en envases de consumo – y el plomo metálico, que sigue contaminando los edificios más antiguos y el suelo.

Curiosamente, se observó una mayor concentración de algunas sustancias químicas prohibidas. Muchos de ellas – incluyendo PCBs y pesticidas organoclorados – han sido prohibidas hace décadas. Los PCBs se utilizan ampliamente en aplicaciones electrónicas e industriales como aislantes y estabilizadores. Los plaguicidas organoclorados fueron utilizados para matar insectos y controlar sus poblaciones. Ambas clases químicas fueron prohibidas debido al potencial de afectar negativamente a la salud humana. Sin embargo, se degradan lentamente y se quedan en el ambiente durante décadas después de su uso.

Una investigación adicional será necesario para determinar las fuentes específicas y vías de exposición – la comida, el aire, el polvo – de estas sustancias químicas y si afectar la salud de los niños.

Referencia

Sexton, K, AD Ryan, JL Adgate, DB Barr and LL Needham. 2011. BIomarker measurements of concurrent exposure to multiple environmental chemicals and chemical classes in children. Journal of Toxicology and Environmental Health. http://dx.doi.org/10.1080/15287394.2011.573745.

______________________________________________________

Joe Braun | environmentalhealthnews.org

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: