Las personas con el colesterol alto viven más tiempo.


Hace veinte años, los médicos nos dijeron que debíamos mantenernos alejados de alimentos ricos en grasas como los huevos, el tocino y la mantequilla, ya que un colesterol elevado podría conducir a enfermedades del corazón.

América respondió y dejó de comer grasas. En su lugar, sin embargo, comimos más azúcar y otros carbohidratos.

¿Cómo funcionó? No muy bien. En su conjunto, los estadounidenses crecieron más gordo y más enfermos que antes. Los científicos, entonces, han llegado a una conclusión equivocada.

Ahora, un creciente número de expertos médicos dicen que el aumento de peso, las enfermedades del corazón y otras enfermedades no son causadas por el colesterol alto, sino por algo diferente: la inflamación.

Eso significa que en lugar de evitar los alimentos que elevan nuestro colesterol, hay que evitar los alimentos que causan la inflamación.

El rap del colesterol malo

La Dra. Beverly Teter, una bioquímica de lípidos en la Universidad de Maryland, realiza estudios sobre cómo los diferentes tipos de grasas en los alimentos afectan a nuestra salud.

Teter dijo que los científicos han culpado erróneamente al colesterol en las enfermedades del corazón al ver los altos niveles del mismo en un vaso sanguíneo dañado. Teter cree que el cuerpo pone el colesterol allí para solucionar el problema, que en realidad fue causado por la inflamación.

“Es la inflamación de los vasos la que inicia la lesión”, explicó. “El cuerpo entonces envía el colesterol como una costra para cubrirla y proteger así el sistema de la sangre y la pared vascular de un daño mayor”.

La investigación también muestra que el colesterol puede protegernos contra los problemas respiratorios y gastrointestinales, y ayuda a crear la vitamina D. Las personas con colesterol alto viven más tiempo.

Teter dijo que es un hecho científico del que ella puede dar fe.

“Vengo de una familia que tiene, por parte de mi madre, el colesterol naturalmente alto. El colesterol de mi madre era de entre 380 y 420 cuando empecé a ver su expediente médico, y murió en el 97”, dijo. “Así que no creo que el colesterol fuese demasiado malo para ella.”

Los causantes de la inflamación

El colesterol es especialmente importante en el cerebro, el cual contiene colesterol más que cualquier otro órgano y lo necesita para conseguir que un mensaje pase de una célula cerebral a otra.

Por lo tanto, Teter dijo que cuando trate de elegir alimentos, no se preocupe si se eleva el nivel de colesterol. En su lugar, enfoque su atención de si se reducen la inflamación.

Al elegir qué grasas comer, escoja los que son ricos en grasas Omega 3 y también las grasas saturadas naturales. Por otro lado, manténgase alejado de las grasas que conducen a la inflamación, tales como grasas trans y grasas Omega 6.

Los aceites vegetales y las mayonesas contienen grasas Omega 6, así que tenga cuidado con la cantidad que consume.

Idealmente, las grasas Omega 6 son saludables, pero sólo cuando se consumen en la misma cantidad que las grasas Omega 3. El estadounidense, sin embargo, consume 15 veces más omega-6 que Omega 3. Este desequilibrio crea la inflamación.

Así que hay recortar el Omega 6 y aumentar el consumo de Omega 3. Estos se encuentran en los alimentos como el aceite de oliva y el aguacate.

Los peces de agua fría es una excelente fuente de grasas Omega 3, especialmente DHA, que es un super estimulante cerebral. Una gran manera de asegurarse de que está recibiendo suficiente omega 3, específicamente DHA, es tomar un suplemento de aceite de pescado. Los médicos recomiendan uno que contenga al menos 750 mg de DHA al día.

La mantequilla es mejor

Los dietistas han asociado la margarina, que es una grasa trans, a un corazón más sano. Ahora, los médicos dicen que la mejor opción es la mantequilla.

En los últimos 20 años, las grasas trans se han convertido en el ingrediente de elección para alimentos procesados. Se puede decir que algo contiene grasas trans si ve la palabra “hidrogenado” en la lista de ingredientes.

Las grasas saturadas realmente han conseguido una mala reputación en el último par de décadas. Pero no son tan malas como se ha hecho ver. De hecho, los médicos recomiendan comer algunas grasas saturadas todos los días, como el aceite de coco.

Estas grasas saturadas ayuda a proteger del resfriado y la gripe e incluso han revertido los síntomas de la enfermedad de Alzheimer, esclerosis lateral amiotrófica y la enfermedad de Parkinson en algunas personas.

Di ‘No’ a la inflamación

Debe acordarse de esos alimentos no grasos que nos hacen engordar y aumentan la inflamación, esos que contienen azúcar y carbohidratos refinados. Cualquier cosa que contenga jarabe de maíz de alta fructosa u otros azúcares conduce a la inflamación.

Lo mismo ocurre con los granos, especialmente los granos refinados como el pan blanco, pasta, arroz, etc.

Así que cuando se trata de salud, la inflamación es la nueva enemiga. Diga “sí” a los alimentos como el pescado y el aceite de coco, y “no” al azúcar, los carbohidratos y las peligrosas grasas trans.

______________________________________________________________

Lorie Johnson | CBN News

Fuentes adicionales:

British Medical Journal

Imagen 1 tomada de 4.bp.blogspot.com, imagen 2 blogs.elpais.com.

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

Trackbacks

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: