Exposición ambiental masiva a los plásticos se asocia al cáncer, asma, alergia y problemas neurológicos.


Plásticos cotidianos se relacionan con asma, alergias y problemas neuronales

Los estudios científicos han examinado los efectos de los ftalatos – un producto químico industrial que se encuentra comúnmente en plásticos por todo el mundo – en el cuerpo humano. Con un énfasis en la salud reproductiva y la salud de los niños pequeños, los estudios ofrecen conclusiones sorprendentes. Hay indicios consistentes de que los ftalatos pueden aumentar el riesgo de desarrollar alergias y asma en los niños, e incluso causar problemas neurológicos, reproductivos, metabólicos y sociales.

Conocidos como “disruptores endocrinos”, los ftalatos se encuentran en una serie de productos para el hogar, junto con otros productos químicos peligrosos, pero nunca se sabe ya que las etiquetas de los productos rara vez dicen la verdad. Algunas personas saben que estos productos químicos sintéticos se encuentran en plásticos blandos y alfombras, pero su presencia no termina allí. Escondidos en productos de cuidado personal, tales como esmalte de uñas, colonias, champús, perfumes y geles para el cabello, estos compuestos tóxicos se comportan como hormonas en el cuerpo, que pueden causar daños reproductivos y neurológicos.

La Agencia de Protección del Medio Ambiente ha puesto a los ftalatos en una lista con otros productos químicos que suponen unriesgo potencial para el medio ambiente y la salud humana. Los estudios han vinculado a los ftalatos como un riesgo importante para las mujeres embarazadas, los bebés y niños pequeños.

Impacto dañino por exposición en el útero y más allá

Los niños son expuestos a los ftalatos en el vientre materno. Los estudios que han evaluado el nivel de los químico en las mujeres en el tercer trimestre han encontrado que los niños lactantes, niños pequeños y mayores sufren una variedad de problemas de salud derivados posiblemente de la exposición a la sustancia química. La Universidad de Columbia realizó un estudio en el 2011 encontrando que las niñas de 3-años de edad que habían sido expuestas a altos niveles de químicos dañinos en el útero eran más propensas a tener retrasos motores. El aislamiento social, el desarrollo de asma y alergias junto con la obesidad se asociaron también a altos niveles de ftalatos durante el embarazo.

Un estudio similar realizado por un epidemiólogo de la Universidad de Rochester Medical School informó que los bebés que estuvieron expuestos a altos niveles de ftalatos en el útero mostraron una reducción de las características masculinas. El Dr. Howard Snyder es un urólogo pediátrico en el Hospital de Niños de Filadelfia que siente que el gran número de niños nacidos con órganos sexuales deformes puede ser debido a la exposición a los ftalatos.

Los problemas con la exposición, sin embargo, no se detienen en el útero, antes de la prohibición de juguetes para niños que contenían ftalatos en el 2009, muchos artículos de plástico suave para bebés, libros y anillos de dentición aún estaban llenos de ftalatos. Esta prohibición en los Estados Unidos fue seguida de prohibiciones similares que se pusieron en marcha en el 2006 en la Unión Europea.

Sin embargo, los ftalatos siguen figurando en la lista de peligros para la salud, a pesar de las prohibiciones, niños y adultos en los Estados Unidos todavía están expuestos a una amplia variedad de ftalatos tóxicos que se encuentran en el envasado de alimentos, tubos, dispositivos médicos, jabones, lociones y champús. Mientras tanto funcionarios concienciados en la salud continúan ejerciendo presión para el cambio.

Fuentes adicionales:

CBS News

GreenMedInfo

Center4Research.org

_______________________________________________________

Susan Patterson |naturalsociety.com

Traducción de JM | Disiciencia

Bisfenol A encontrado en bebés y leche materna

Investigadores de la Escuela de Enfermería han determinado que la mayoría de la leche materna de las madres y la orina de los bebés con bajo riesgo de exposición contienen el disruptor hormonal bisfenol A  (BPA).

La investigación proviene de la Escuela de Enfermería y Ciencias de la Salud en el Simmons College de Boston. Los investigadores analizaron la leche materna de 27 mujeres y la orina de 31 niños. Los niños tenían entre tres meses y 15 meses, y fueron seleccionados para ver la exposición ambiental a las fuentes de BPA. Los niños evaluados no habían sido expuestos al BPA ambiental.

Los ensayos analizaron los niveles no conjugados o libres de BPA, así como el nivel total de BPA – incluyendo el BPA conjugado. Los investigadores utilizaron extracción de fase sólida junto con cromatografía líquida-dilución isotópica con espectrometría de masas para determinar los niveles con precisión.

El ensayo encontró que el 93% de los niños tenían importantes niveles de BPA total- un promedio de 1,2 a 4,4 microgramos por litro.

La prueba también encontró que el 75% de la leche materna de las madres tenían cantidades detectables de BPA totales – en el rango de 0,4 a 1,4 microgramos por litro.

Los investigadores encontraron que los niveles de BPA libre – considerado el más dañino – fueron menores que el nivel total de BPA.

Los investigadores revisaron los hábitos alimenticios de los niños para determinar si había una relación entre la dieta y sus niveles de BPA, pero no encontraron ninguna relación. Sorprendentemente, tampoco encontraron una relación significativa entre la cantidad de BPA en la leche materna de la madre y los niveles de BPA de la orina de su bebé.

La investigación publicada el mes pasado por el Instituto Alemán para la Prevención y Medicina Laboral confirmó resultados similares de muestras de orina y plasma tomadas entre la población alemana entre 1995 y 2009. El análisis de 600 muestras de orina y plasma, mostró que el total de BPA fue detectable en más del 96% de las muestras analizadas. El promedio de concentraciones de BPA fue de 1,49 microgramos por litro y con un promedio alto (en el percentil 95) de 7,37 microgramos por litro.

Los investigadores encontraron que el BPA no conjugado constituyó la mayor parte del BPA encontrado. Esto indica la exposición ambiental. Los investigadores también concluyeron que el “total de BPA en orina es el marcador más adecuado y robusto para la evaluación de la exposición al BPA”.

Los investigadores no encontraron un aumento o disminución significativa en los niveles generales de BPA entre 1995 y 2009 entre las muestras.

Por supuesto, esto confirma lo que la ciencia ha descubierto entre los mamíferos marinos y los peces- que el BPA tiende a bioacumularse en los tejidos poco a poco y migra a través de la cadena alimentaria. Los investigadores marinos están encontrando un incremento de los niveles de BPA en la vida marina en forma de microplásticos que se están acumulando en los océanos.

Estos estudios también confirman la investigación realizada en octubre por los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de EE.UU. que mostró que los niños de entre tres y once años de edad están acumulando BPA y otras siete toxinas.

En otro estudio realizado durante este año, investigadores suecos evaluaron los niveles de BPA entre 100 mujeres, correlacionando estos niveles con la exposición al BPA de sus dietas. Encontraron que las fuentes de BPA más prevalentes fueron los pescados, carnes, patatas y productos lácteos. Este estudio también indicó como fuente primaria de exposición de las mujeres a la dieta, un resultado directo debido a la bioacumulación de BPA en los animales que encuentra el camino en la cadena alimentaria hasta llegar a los seres humanos. En este estudio, el 76% de las mujeres tenían niveles detectables de BPA en la sangre.

El bisfenol A es un conocido disruptor hormonal, ya que se une a los receptores de estrógeno en el cuerpo. También se ha relacionado con el cáncer. Aunque algunas agencias gubernamentales todavía cuestionan los riesgos para la salud del BPA, en 2006 la Chemical Heritage Foundation, a petición del Congreso, llevó a cabo una revisión de la investigación sobre el BPA hasta la fecha. La investigación concluyó que los niveles de BPA en el ser humano son suficientes para causar daños y cambios en el metabolismo de muchos de los tejidos del cuerpo y órganos. “Nuevas investigaciones en muy bajas dosis de exposición al BPA sugieren una asociación con efectos adversos para la salud, como el cáncer de mama y de próstata, obesidad, problemas de comportamiento y anomalías en la reproducción”, se concluyó. Desde entonces los estudios han confirmado esta posición.

El BPA es un plastificante y un monómero, por lo que la mayoría de los plásticos contienen BPA. El BPA también se utiliza ubicuamente como material de construcción y en las aplicaciones epoxi. Los fabricantes industriales utilizan BPA en muchos procesos, lo que conduce a su descarga en el medio ambiente. Los plásticos y microplásticos también se filtran en nuestras aguas y suelos a través de la basura y de las plantas de eliminación de residuos.

Referencias

___________________________________________________________

Case Adams | greenmedinfo.com

Traducción de JM | Disiciencia

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: