No tan sexi: los tóxicos ocultos de la industria del perfume.


NotSoSexy

Una rosa puede ser una rosa. Pero la fragancia de rosa que contiene  tu perfume puede ser algo completamente distinto, inventado a partir de cualquiera de los 3.100 componentes químicos del stock de la industria de la fragancia, la mezcla que casi siempre mantienen oculta al consumidor.

Los fabricantes de perfumes, colonias populares y sprays corporales comercializan sus aromas bajo términos como “floral”, “exótico” o “almizcle”, pero no revelan que muchos olores son en realidad un complejo cóctel de esencias naturales y productos químicos de síntesis – a menudo petroquímicos. Las pruebas de laboratorio encargadas por la Campaña de Cosméticos Seguros y analizados por el Grupo de Trabajo Ambiental revelan 38 químicos secretos en 17 fragancias de marca, encabezada por American Eagle Seventy Seven con 24, Coco Mademoiselle Chanel con 18, Britney Spears Curious y Giorgio Armani Acqua Di Gio con 17.

El producto de fragancia promedio contenía 14 sustancias químicas secretas que no figuran en la etiqueta. Entre ellos se encuentran productos químicos asociados con la alteración endocrina y las reacciones alérgicas, además de muchas sustancias que no han sido evaluadas para la seguridad de los productos de cuidado personal.

También en el ranking de los ingredientes no revelados hay sustancias químicas con riesgo por sus propiedades peligrosas o con una propensión a acumularse en los tejidos humanos. Estos incluyen dietil ftalato, un químico que se encuentra en el 97% de los estadounidenses (Silva 2004) y relacionado con el daño en los espermatozoides humanos en los estudios epidemiológicos (Swan 2008), el cetónico de almizcle, un ingrediente sintético de fragancia que se concentra en el tejido humano graso y en la leche materna (Hutter 2009; Reiner 2007).

Esta mezcla compleja de compuestos clandestinos en colonias populares y perfumes hace que sea imposible, para los consumidores, tomar decisiones informadas sobre los productos que eligen comprar.

El gobierno federal está igualmente desinformado. Una revisión de los registros del gobierno muestra que la Food and Drug Administration no ha evaluado la seguridad de la gran mayoría de estas fragancias químicas secretas cuando se utilizan en spray como productos del cuidado personal, como en el caso de las fragancias. Tampoco han sido evaluadas para la seguridad en su vasta mayoría por el panel International Fragrance Association o por cualquier otra institución pública de de control.

El secreto de fragancia es legal debido a una laguna gigante en la Ley Federal del Enbalaje y en el Acta Federal de Etiquetado de 1973, que requiere a las empresas sus ingredientes cosméticos en las etiquetas de los productos pero que excluyen explícitamente los que componen la fragancia. Aprovechando este vacío legal, la industria cosmética ha mantenido al público ignorante sobre los ingredientes de la fragancia, incluso aquellos que presentan riesgos potenciales para la salud o se acumulan en los cuerpos de las personas.

Los ingredientes que no forman la mezcla de los productos ocultos de la fragancia deben figurar en la etiqueta. Como resultado, los fabricantes revelan algunos constituyentes químicos en las listas de ingredientes, pero otros los agrupan en la categoría genérica de “fragancia”. De hecho, las “fragancias” típicamente son mezclas de numerosas y distintas sustancias químicas secretas, como las descubiertas en este estudio. En promedio, las 17 marcas de perfumes de renombre analizadas en este estudio contenían un número casi idéntico de ingredientes secretos y etiquetados, con 14 productos químicos mantenidos en secreto pero encontrados a través de las pruebas, y 15 revelados en las etiquetas.

La exposición generalizada y una práctica de larga data en el secretismo de la industria de las fragancias continúan poniendo a un sinnúmero de personas en riesgo de sensibilización por contacto con unos ingredientes mal testados que intencionadamente no aparecen en la etiqueta (Schnuch 2007).

Según el análisis de EWG, la industria del perfume ha publicado evaluaciones de seguridad tan sólo en el 34% de los ingredientes sin etiquetar (para más detalles sobre el análisis, véase la sección Métodos). La gama de químicos no evaluados proveniente de aditivos alimentarios cuya seguridad en los perfumes no ha sido evaluada en unos químicos de limitados datos de seguridad pública tales como las fragancias sintéticas de almizcle, que se acumulan en el cuerpo humano y pueden estar relacionadas con los trastornos hormonales.

Algunas sustancias químicas que se dan a conocer en las etiquetas de los productos de este informe también plantean problemas de seguridad. Estos incluyen productos químicos de protección solar y protector ultravioleta asociados a trastornos hormonales (Schlumpf 2004) y 24 sensibilizadores químicos que pueden desencadenar reacciones alérgicas (Comité Científico Europeo de productos Cosméticos y Productos No Alimentarios (EC) 1999).

Para empeorar las cosas, la FDA no tiene autoridad para obligar a los fabricantes de cosméticos a que los sometan a las pruebas de seguridad, incluyendo los productos perfumados, antes de ponerlos a la venta de los consumidores. Como resultado, las personas que usan perfumes, colonias, sprays corporales y otros cosméticos perfumados como loción para después del afeitado están expuestos, sin saberlo, a productos químicos que pueden aumentar el riesgo de ciertos problemas de salud.

Los ensayos sobre productos iniciados por la Campaña por Cosméticos Seguros y análisis posteriores, que se detallan en el presente informe, revelan que las marcas de perfumes y colonias más conocidas contienen químicos secretos, sensibilizadores, alteradores hormonales potenciales y productos químicos no evaluados para la seguridad:

  • Químicos secretos: las pruebas de laboratorio revelaron 38 sustancias químicas secretas en 17 productos de marca, con un promedio de 14 sustancias químicas secretas por producto. American Eagle Seventy Seven contenía 24 sustancias químicas secretas, casi el doble del promedio encontrado en otros productos probados.
  • Sensibilizadores múltiples: Los productos analizados contenían un promedio de 10 productos químicos que se sabe son sensibilizadores y pueden desencadenar reacciones alérgicas, tales como asma, sibilancias, dolor de cabeza y dermatitis por contacto. Todos estos fueron listados en las etiquetas del producto. Giorgio Armani Acqua Di Gio contenía 19 sustancias químicas diferentes que pueden desencadenar reacciones alérgicas, más que cualquier otro producto probado.
  • Alteradores hormonales múltiples: Un total de 12 químicos alteradores hormonales fueron encontrados en los productos evaluados, con un promedio de 4 en cada producto. Tres de los productos contenían siete sustancias químicas con el potencial de alterar el sistema hormonal: Halle por Halle Berry, Quicksilver y Jennifer Lopez J. Lo Glow. En cada producto, seis de estos químicos imitan la hormona del estrógeno, y el séptimo está asociado con efectos en la glándula del tiroides. Algunos de estos alteradores hormonales fueron listados en las etiquetas, mientras que otros estaban ocultos y se descubrieron en las pruebas.
  • El uso generalizado de productos químicos que no han sido evaluados para la seguridad: Una revisión de los registros del gobierno muestran que la Food and Drug Administration (FDA) no ha evaluado la gran mayoría de los ingredientes de fragancia en los productos de cuidado personal. La Revisión de Ingredientes Cosméticos (CIR), un organismo financiado por la industria y autorregulado, ha evaluado sólo 19 de los 91 ingredientes que figuran en las etiquetas o que se encuentran en la prueba de los 17 productos evaluados en este estudio. La Asociación Internacional de Fragancias (IFRA) y el Instituto de Investigación de Materiales de Fragancias (RIFM), que desarrollan y establecen normas voluntarias para los productos químicos de la “fragancia” componente de los productos, han evaluado sólo 27 de los 91 ingredientes que figuran en las etiquetas o que se encuentran en las pruebas para los 17 productos evaluados en este estudio, basado en una revisión de las evaluaciones publicadas de los últimos 25 años.

____________________________________________________________

El informe completo de Enviromental Working Group se puede descargar AQUÍ.
Fuente: Womensvoices.org

Traducido por JM | Disiciencia

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

  • anonymus  On 26/02/2013 at 21:19

    He estado usando Eternity de Calvin Klein durante 9 años, sin embargo, solo me lo ponía para salidas como un sábado por la noche, una tarde al cine, una cita, una comida familiar….etc. Un perfume no es para uso diario y mucho menos usarlo en las estaciones estivales, hay que permitir que la piel transpire y exponerla a químicos todos los días.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: