¿Alguien quiere cócteles farmacéuticos?


Los productos farmacéuticos en las aguas residuales y potables

Los productos farmacéuticos son químicos sintéticos o naturales que se encuentran en los medicamentos recetados, en medicamentos terapéuticos de venta libre y veterinarios. El uso omnipresente de los productos farmacéuticos (tanto con receta como sin receta) ha dado lugar a la descarga continua de sus productos y sus metabolitos en las aguas residuales. Son introducidos por medio de las aguas residuales a través de los excrementos de los individuos y de los pacientes que han utilizado estos químicos, lo que representa una eliminación incontrolada de medicamentos (por ejemplo, los medicamentos que son desechados en los baños) y de la escorrentía agrícola en el estiércol del ganado. Además, los productos farmacéuticos pueden ser liberados en los recursos de agua a través de los afluentes procedentes de la fabricación mal controlada o de instalaciones de producción.

Los avances en la sensibilidad de los métodos analíticos han conducido a la detección de los productos farmacéuticos en las aguas residuales, en varias fuentes de agua y en algunas aguas potables. Las concentraciones en las aguas superficiales, aguas subterráneas y aguas parcialmente tratadas eran por lo general inferior a 0,1 g / l (100 ng / l), mientras que las concentraciones en el agua tratada fueron en general inferiores a 0,05 mg / l (50 ng / l).

Los datos disponibles indican que hay un margen sustancial de seguridad entre las concentraciones muy bajas de productos farmacéuticos en el agua potable y las dosis terapéuticas mínimas. En base a este hallazgo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) considera innecesario desarrollar un  estándar devalores de contaminación de los productos farmacéuticos en sus Guías para la calidad del agua de consumo, y estima que las preocupaciones sobre los productos farmacéuticos en el agua potable no deben desviar a los proveedores de agua y a los reguladores de otras prioridades para la seguridad del agua potable, como los más notables riesgos de los microbios patógenos, tales como bacterias, virus y protozoos, y otros riesgos químicos tales como el arsénico de origen natural y niveles excesivos de fluoruro [1, 2].

Voy a discrepar con la conclusión de la OMS de que los niveles de los fármacos y sus productos de degradación son demasiado bajos como para afectar a la salud humana. Los fármacos aparecen en el agua potable más frecuentemente como mezclas cuyo efecto combinado no ha sido considerado por las autoridades sanitarias a pesar de que tales mezclas han mostrado ser biológicamente activas en organismos acuáticos, como se discute en este artículo. (Los efectos sinérgicos debidos a las mezclas en concentraciones bajas de contaminantes ambientales ya son bien reconocidos, ver [3] Cóckteles super-tóxicos, SiS 43).

Entre los fármacos identificados en los suministros de agua se encuentran los antibióticos, analgésicos y antiinflamatorios, bloqueadores beta, estatinas, hormonas, inhibidores antiepilécticos selectivos de la recaptación, diuréticos, antiasmáticos, antidepresivos, antineoplásicos, antipsicóticos, estimulantes, sedantes y anticoagulantes [4, 5].

Los estudios en los Estados Unidos

Un estudio de muestras de aguas subterráneas de los Estados Unidos reveló que el antibiótico sufamethoxazole se detectó (a una concentración máxima de 1,11 microgramos por litro) en el 23,4% de las 2000 muestras en 25 sitios de todo el país [6]. Fármacos incluyendo la fluoxetina, un antidepresivo y la dehydronifedipina, para el tratamiento de la angina de pecho, aparecieron en el 4,3% de las muestras de agua subterránea.

En fuentes superficiales de agua potable de 49 sitios en los EE.UU. se encontraron el antibiótico eritromicina-H2O en el 8,1% de las muestras, así como el anticonvulsivo carbamazepina en el 21,6% de las muestras y el antihistamínico difenhidramina en el 5,4% de las muestras. Otras muestras no mostraron contaminación o niveles menores de fármacos. Los niveles de los medicamentos que se encuentran en las numerosas muestras fueron significativos, van desde 0,3 a 0,23 mg / L). Se detectaron medicamentos o sus productos de degradación en aguas de superficie en niveles de hasta el 176 ng / L. El agua superficial pre-tratada había reducido en cierta medida los niveles de los fármacos hasta 147 ng / L. Los medicamentos no se detectaron en el agua superficial tratada, por lo que no se considera una amenaza para la salud humana [7].

Los productos farmacéuticos se detectaron a bajas concentraciones en el 2,3% de 1.231 muestras de aguas subterráneas utilizadas para el suministro públicode de agua potable en California. Las muestras se recogieron en todo el estado para el programa California State Water Resources Control Board’s Groundwater Ambient Monitoring and Assessment (GAMA). Los fármacos detectados incluyeron acetaminofenol (utilizado como analgésico, detección de frecuencia 0,32%, concentración máxima 1,89 g / L), cafeína (estimulante, 0,24%, 0,29 g / L), carbamazepina (estabilizador del humor, 1,5%, 0,42 g / L) , codeína (analgésico opioide, 0,16%, 0,214 g / L), p-xantina (metabolito cafeína, 0,08%, 0,12 g / L), sulfametoxazol (antibiótico, 0,41%, 0,17 g / L), y trimetoprima (antibiótico, 0,08 %, 0,018 mg / L).

El agua subterránea de la zona metropolitana de Los Ángeles presentó mayor frecuencia en la detección de fármacos y de otros compuestos antropogénicos que las aguas subterráneas de otras áreas del Estado con proporciones similares de uso de tierra urbana. La mitad de las muestras de agua subterránea con detecciones de compuestos farmacéuticos son de la zona metropolitana de Los Ángeles. Esto refleja principalmente el hecho de que el área de Los Ángeles es la mayor área urbanizada del estado. La media del porcentaje de tierra urbana en sitios con muestras que contienen algunas de las aguas subterráneas nuevas del área de Los Angeles fue del 79%, mientras que la de los sitios con muestras que contienen algunas de las aguas subterráneas nuevas en el resto del estudio (7%) fue significativamente menor. Además, la ingeniería de recarga artificial de aguas residuales es mucho más prevalente en Los Ángeles y se ha empleado más tiempo que en el resto del Estado [8]. Los niveles relativamente elevados de los medicamentos en las aguas subterráneas son alarmantes. La ingeniería de recarga de las aguas subterráneas es esencial en los Estados Unidos, pero el proceso puede conducir a la contaminación de las aguas subterráneas que están relativamente libres de microbios capaces de remediar la contaminación.

Estudios realizados en Europa

Un estudio realizado en los Países Bajos que monitoreó 17 productos farmacéuticos comunes y productos de transformación en 9 fuentes de recurso incluyendo aguas superficiales, aguas superficiales pre-tratadas, filtrados de ribera de río, muestras de aguas subterráneas afectadas por las aguas superficiales y aguas potables. Se detectaron 12 productos farmacéuticos y productos de transformación 7. Las concentraciones fueron generalmente más altas en las aguas superficiales 176 ng / L, intermedias en las aguas superficiales tratadas y en los filtrados de ribera de río y ausentes en el agua potable producida excepto el agua potable obtenida a partir de filtrados de ribera de río con fenazona. Sin embargo, las concentraciones de fenazona (un analgésico y antipirético) y su producto ambiental de transformación AMPH (de hasta 35ng / L y 19ng / L, respectivamente) fueron significativamente mayores en los filtrados de ribera de río, probablemente debido a la contaminación histórica. Se observaron proporciones bastante constantes en las concentraciones de los productos de transformación y en los productos farmacéuticos padre [9]. Para la producción de agua potable, la filtración de ribera de río se utiliza debido a que amortigua las concentraciones máximas de muchos componentes disueltos, elimina sustancialmente muchos microcontaminantes y también, casi completamente, los agentes patógenos y los sólidos suspendidos. La producción del acuífero no sólo se alimenta por la infiltración de la ribera del río sino también por el agua que se filtra a través de las capas de recubrimiento. El estudio holandés es importante porque se midieron los productos de transformación de los fármacos. Tales productos pueden ser tan activos como el fármaco padre (original) o incluso más tóxicos en comparación.

El río Llobregat en España recibe las aguas tratadas de las plantas de tratamiento de aguas residuales, y sirve como una fuente de agua potable para la ciudad de Barcelona. Cincuenta y ocho productos farmacéuticos fuera de seguimiento de los 74 monitoreados se detectaron en al menos una muestra. En las aguas río arriba, la mayoría de los compuestos se detectaron en niveles bajos, nanogramos por litro. En las aguas bajas donde hay descarga de los efluentes terciarios, se detectaron algunos compuestos a niveles superiores de 100 ng / L, incluyendo acetaminophen (paracetamol), diclofenaco (anti-inflamatorio no esteroide ), eritromicina (un antibiótico) y sulfametazina (¿anti- microbiano?). La concentración total de drogas ilícitas se encontró que era muy baja en ambos sitios del muestreo (<50 ng L (-1)). Los antibióticos ciprofloxacina y sulfametoxazol del agua del río se calcularon suponiendo ser una amenaza significativa para las algas. [10]

Singapur

Los contaminantes orgánicos emergentes (COEs) que se producen en la escorrentía urbana pueden influir negativamente en los ecosistemas sensibles y en los recursos de agua potable. La ocurrencia de 13 C OEs se caracterizó en la Cuenca Marina, una cuenca urbana grande aproximadamente una sexta parte del área de Singapur. Los 13 COEs incluyeron metabolitos de alquilfenol etoxilado (APEMs), hormonas, productos farmacéuticos, bisfenol A (BPA), y un plaguicida (fipronil). Varios COEs estaban presentes en el rango de ng L (-1): cloranfenicol, 1-15 ng L (-1); ibuprofeno, 2-76 ng L (-1); naproxeno, 8-108 ng L (-1); BPA, 30-625 ng L (-1); fipronil, 1-72 ng L (-1); estrona, 1-304 ng L (-1) y estriol, 3-451 ng L (-1). Los COEs detectados parecen entrar en canales y ríos procedentes de fuentes difusas, posiblemente de escorrentía y de líneas de filtración del alcantarillado. Las hormonas estrona y estriol superan los niveles de la literatura basada en la Previsión de Concentración sin Efecto (PNEC) [11].

Los Grandes Lagos y Canadá

Un amplio estudio llevado a cabo por Dow Chemical Company de Midland, Michigan detectaron compuestos farmacéuticos en el 34% de las muestras de agua superficial de los Grandes Lagos, incluyendo la prescripción y medicamentos sin receta, y con más frecuencia en otras ciudades cerca del punto de vertido de aguas residuales de las plantas de tratamiento (WWTPs) o de operaciones agrícolas [12].

En agosto del 2005, las muestras de agua superficial se recolectaron en 10 sitios a lo largo de la cuenca del río Yamaska ​​en Quebec, que pasa a través de importantes zonas agrícolas, y recibe las aguas residuales de varios centros urbanos con poblaciones de hasta 44.000 personas. Varios fármacos ácidos (naproxeno, ibuprofeno, brozil gemfi), fármacos neutros (cafeína, cotinina carbamazepina,), y el sulfametoxazol antibiótico de sulfonamida se detectaron en la mayoría de las muestras de agua de superficie. El acetaminofeno (un fármaco ácido) se detectó solamente en dos lugaress y la sulfapiridina (antibiótico de sulfonamida) se detectó en un solo sitio. El Sulfametoxazol y la carbamazepina estuvieron presentes en las máximas concentraciones de 578 ng / L y 106 ng / L, respectivamente [13].

Un estudio colaborativo se llevó a cabo en Calgary, Alberta [14]. Un número de productos farmacéuticos y productos químicos perturbadores endocrinos se detectaron en los efluentes de WWTP , en concentraciones que van desde ng / L a varios g / L. Aunque estos compuestos se retiraron de los efluentes de WWTP generalmente durante el tratamiento, algunos compuestos tales como carbamazepina fueron más persistentes. Algunos productos farmacéuticos y productos químicos alteradores endocrinos se detectaron a bajos niveles (ng / L) en la superficie y en el agua potable. En la actualidad, no hay pruebas de que pequeñas cantidades de productos farmacéuticos y químicos alteradores endocrinos procedentes de las vías navegables de Calgary puedan tener un impacto en la salud de los seres humanos, pero si pueden representar efectos crónicos adversos para la vida acuática.

El Ministerio de Ambiente de Ontario (MOE) realizó un estudio en el 2006 sobre los contaminantes orgánicos emergentes (COEs), que incluyen productos farmacéuticos, hormonas y bisfenol A. Diecisiete sitios de muestreo fueron seleccionados de una muestra representativa de 17 sistemas de agua potable que participan en el programa de vigilancia de consumo de agua, que incluye 8 nichos de agua superficial de río, 7 de lagos, y 2 de agua subterránea. Los compuestos más frecuentemente detectados (≥ 10%) en el agua potable fueron la carbamazepina, gemfibrozil, el ibuprofeno y el BPA; con sus concentraciones determinadas con precisión utilizando el Sistema Integrado de Gestión de Base de Datos (un sistema de gestión de base de datos de gran cobertura) a ser de 4 a 10 veces más bajos que los medidos en las fuentes de agua. Los 13 compuestos más frecuentemente detectados en más del 10% de las muestras analizadas en las aguas de origen son: carbamazepina (50%), gemfibrozil (33%), BPA (22%), ibuprofeno (21%), naproxeno (21%), lincomicina (19%), sulfametoxazol (18%), acetaminofeno (11%), monensina (11%), y benzafibrato, trimetoprim, eritromicina y sulfametazina (todos a 10%). La monensina, tilosina, tetraciclina, eritromicina, enrofloxacina, lincomicina, roxitromicina y benzafibrato se detectaron en 2 a 9% de las muestras de agua potable. La carbamazepina fue el compuesto más frecuentemente detectado en el agua potable, ya que estaba en el 25% de las muestras de ocho sitios diferentes, tenía un percentil de 95a, y un valor máximo de 0.21, 37, y 601 ng / L, respectivamente [15].

Los resultados del estudio del MOE son bastante alarmantes, pero no han sido considerados como un asunto de gran preocupación por este Ministerio. El informe publicado en la revista Science of the Total Environment [15] no identifica la ubicación exacta de las muestras recogidas de agua potable. Los editores de las revistas parecen haber fracasado al no requerir una de las bases fundamentales de la ciencia ya que los experimentos deberían ser informados de forma completa y verídica. Esto es un grave abuso de la información científica que permite a burócratas y políticos controlar y decidir cómo y qué datos se van a utilizar. Treinta y tres años atrás, critiqué al MOE y a la revista Environmental Mutagenesis por publicar un artículo sobre mutágenos en el agua potable y no informar de la ubicación exacta de donde se obtuvieron las muestras. El MOE no debería haber permitido que continúe este abuso flagrante de la ciencia. Yo soy un contribuyente que paga impuestos para financiar este tipo de experimentos, y he aprendido el suministrador de mi muy bebida agua de Elgin es el que suministró las muestras para el estudio. El antibiótico eritromicina, a la que tengo una alergia mortal, se encuentra en niveles bastante elevados en algunas fuentes de agua potable y todos aquellos que son sensibles a uno u otro de los contaminantes deben ser informados sobre el contenido de nuestra agua potable. Yo continúo presionando al MOE para que proporcione los datos exactos sobre mi agua potable de casa.

La actividad biológica del agua potable contaminada con productos farmacéuticos

La genotoxicidad (daño en el ADN) representa un grave riesgo, ya que puede conducir al desarrollo de cáncer. El poder genotóxico y los mecanismos de seis productos farmacéuticos frecuentemente detectados en la superficie del agua en todo el mundo se han investigado usando líneas celulares isogénicas de pollo. Estos productos farmacéuticos incluyen eritromicina, sulfametazina, sulfatiazol, clortetraciclina, oxitetraciclina, y diclofenaco. Los efectos genotóxicos de estos fármacos se evaluaron a través de sus efectos sobre la cinética de crecimiento de varias líneas de células mutantes. Los datos indican que los productos farmacéuticos inducen un daño en el ADN que detiene su replicación, dando lugar a roturas cromosómicas así como mutagénesis mediada por la síntesis del ADN translesionado [15].

El uso de antidepresivos por las mujeres embarazadas se ha asociado con el autismo. Estos y otros fármacos psicoactivos sin metabolizar (UPPs) se han encontrado también en el agua potable de superficie, proporcionando otra posible vía de exposición y planteando interrogantes sobre las consecuencias para la salud humana. Los patrones de expresión génica de la carpita cabezona tratada con una mezcla de tres productos farmacéuticos psicoactivos (fluoxetina, venlafaxina y carbamazepina) en dosis destinadas a ser similares a las más conservadoras estimaciones observadas de concentraciones ambientales fueron usadas para estudiar la expresión génica. Los experimentos de microarrays, que dan simultáneamente un perfil de expresión de muchos genes, fueron realizados en el tejido cerebral de los peces expuestos a los productos farmacéuticos individualmente y a una mezcla de los tres. Los análisis de tipos de genes probados para el enriquecimiento de los conjuntos de genes implicados en diez trastornos neurológicos humanos fueron examinados. Sólo los grupos asociados con el autismo idiopático se enriquecieron sin ambigüedades. Los UPPs inducen patrones de expresión de genes como el autismo en los peces. Los hallazgos sugieren un nuevo y potencial disparador para el autismo idiopático en una fuente de contaminación ambiental pasada por alto [16].

La genotoxicidad de efluentes, antes y después de la biodegradación, se evaluó in vivo en médula ósea de ratón mediante la evaluación del porcentaje de células portadoras de diferentes aberraciones cromosómicas. Los resultados indicaron que los productos farmacéuticos contenidos en las aguas residuales incluyen una mezcla de compuestos orgánicos entre los que se encuentran celiprol (bloqueador beta), losartan (control de la presión arterial), enalapril (control de la presión arterial), buflomedil (mejora de circulación de sangre) y carvedilol (fármaco de cardiología); oseltamivir (anti-viral);. sucralosa y simvastatina (fármaco para metabolismo-nutrición) y, finalmente, la ciprofloxacina (antibiótico) El agua residual mostró una significativa capacidad para inducir daño en el ADN. Además, el agua indujo una notable peroxidación lipídica (LPO). El efecto de la aberración cromosómica, así como la LPO, se redujeron significativamente después de la biorremediación de la contaminación del agua [17].

La distribución tisular de los inhibidores de recaptación de serotonina (SSRI) seleccionados en la trucha de arroyo expuesta durante 3 meses al flujo continuo del efluente tratado primarioantes y después del tratamiento con ozono fue evaluado. Los resultados mostraron que Na / K-ATPasa actividad fue inhibida fácilmente por la exposición a efluentes municipales antes y, en menor medida, después de tratamiento con ozono. Por otra parte, la actividad de Na / K-ATPasa fue significativa y negativamente correlacionada a concentraciones en los tejidos cerebrales de fluoxetina (r = 0,57, p <0,03), desmetilsertralina (r = 0,84, p <0,001) y sertralina (r = 0,82;

Existe evidencia clara y sustantiva de que los productos farmacéuticos en el agua deterioran los organismos acuáticos y son genotóxicos, tanto los fármacos como sus productos de degradación son susceptibles de estar dañando a las personas y causar el deterioro del sistema nervioso.

El tratamiento para eliminar los productos farmacéuticos del agua potable

Los humedales artificiales (CWs) son una manera atractiva para purificar el agua contaminada. Son sistemas de tratamiento de aguas residuales de bajo costo que se han utilizado y estudiado desde hace varias décadas para el tratamiento de las aguas residuales urbanas de pequeñas comunidades y varios tipos de aguas residuales industriales. Estos sistemas han sido probados para eliminar los productos farmacéuticos y para la higiene personal (PPCPs). Los microcosmos de CWs se utilizaron para estudiar los PPCPs bajo una variedad de condiciones del suelo y del drenaje durante un periodo de tres años, demostrando ser eficaces en la remediación de aguas contaminadas por PPCPs [19]. El efecto de alimentación continua y por lotes en la eliminación de 8 productos farmacéuticos (carbamazepina, naproxeno, diclofenaco, ibuprofeno, cafeína, ácido salicílico, ketoprofeno y ácido clofíbrico) de agua residual sintética fue estudiado en humedales construidos (CWs) a escala de mesocosmo. Los mesocosmos acuáticos, o recintos experimentales de agua, están diseñados para proporcionar una cantidad limitada de agua cercana a las condiciones naturales en las que los factores ambientales pueden ser estudiados de forma realista. La alimentación por lotes mostró ser superior en la eliminación de los productos farmacéuticos del agua [20].

La inactivación simultánea de Escherichia coli y la oxidación de los productos farmacéuticos en los efluentes de aguas residuales de plantas de tratamiento simulados han sido investigados utilizando un tratamiento fotocatalítico con dióxido de titanio (TiO2) en suspensión o inmovilizado en un reactor de lecho fijo. El TiO2 es el óxido natural de titanio, un pigmento utilizado en la pintura blanca que ha sido estudiado durante un número de años para su uso en la purificación de agua. Tanto el TiO suspendido como el inmovilizado(2) fueron capaces de inactivar y oxidar simultáneamente ambos tipos de contaminantes (bacterias y productos farmacéuticos) [21].

Las técnicas de membrana de filtración, especialmente aquellas que utilizan nanofiltración o de membranas de ósmosis inversa, se encuentran entre los procedimientos más eficaces y prometedores para la eliminación de compuestos farmacéuticamente activos a partir de fuentes primarias de agua contaminada. A pesar de tener mayores costos de operación, un número cada vez mayor de instalaciones de agua potable o de aguas residuales está utilizando filtración de membrana como el método de purificación final. Los resultados obtenidos a partir de experimentos de laboratorio, instalaciones a gran escala, y de unidades móviles de purificación de agua potable mostraron la eliminación de compuestos farmacéuticamente activos [22].

Un enfoque de alta tecnología para la eliminación de productos farmacéuticos se presenta como una metodología novedosa, denominada “perstracción capsular ‘, que ha sido utilizada para remover los siete productos farmacéuticos que se encuentran más comúnmente en el agua. El proceso implica el envolvimiento de disolventes orgánicos pre-seleccionados dentro de una membrana de hidrogel poroso para formar microcápsulas de núcleo líquido, lo que efectivamente extrae una amplia gama de compuestos en el agua. Los resultados indicaron una rápida extracción de los siete compuestos con una eficacia variable. El uso simultáneo de microcápsulas de núcleo líquido de sebacato de dibutilo y de ácido oleico en una relación de volumen de líquido de sólo 4% (v / v) dio como resultado para las extracciones dentro de los 50 minutos siguientes a la adición de las cápsulas en el agua contaminada: furosemida 15%; ácido clofíbrico 19 %; sulfametoxazol 22%; carbamazepina 54%; warfarina 80%; metoprolol 90% y diclofenaco 100% [23].

Entre los métodos de purificación del agua mencionados anteriormente los humedales artificiales pueden proporcionar un alivio inmediato para las pequeñas comunidades. EL método foto-catalizados del TiO2 parece práctico siempre que se pueda escalar hasta grandes instalaciones. La filtración por membrana ya se emplea en algunos países. Mientras que la perstracción capsular se encuentra todavía en etapas preliminares de comercialización y puede llegar a ser un gran avance.

Para concluir

Gran parte del agua potable del mundo está contaminada con fármacos o sus productos de degradación. La OMS, junto con muchos proveedores de agua, sostienen que la contaminación farmacéutica no es lo suficientemente grave como para preocuparse a pesar de que los impactos negativos por la exposición de los organismos acuáticos están bien documentados. El principio de precaución exige que esta amenaza para la salud humana y el medio ambiente sea reconocida y se tomen las medidas adecuadas para remediar la contaminación del agua y limitar los vertidos de origen industrial.

La ciencia se basa en información completa y veraz, sin embargo, el Ministerio de Medio Ambiente de Ontario de elige publicar informes que no pueden ser corroborados de manera independiente debido a que la ubicación exacta de las colecciones de muestras de agua potable son ocultadas. Los editores de las revistas no deben permitir que persista esta práctica reprobable. La omisión de datos podría dar lugar a la poner en peligro la vida de las personas sensibles a potentes alergenos o a productos químicos como los que causan autismo.

En su papel de guardiana del agua potable del mundo la OMS está siendo gravemente negligente.

Apéndice

Solicité información detallada sobre los fármacos contaminantes del agua potable de mi casa, que es suministrada por el surtidor primario de Elgin, Ontario, Canadá, que extrae agua del lago Erie. Tras una larga espera, el Ministerio de Medio Ambiente de Ontario proporcionó información detallada sobre las drogas contaminantes. Tres fármacos y un subproducto de la fabricación del plástico, bisfenol A, se detectaron en muestras de agua potable: carbamazide (un antiepiléptico) en 2 muestras de 5 a alrededor de 3 ng / l, gemfibrozil (una estatina reguladora de lípidos) en 2 de 5 muestras alrededor de 1,5 ng / l, y eritromicina (un antibiótico) en una de las cinco muestras a 116 ng / l; el bisfenol A se detectó en una de las cinco muestras a 56 ng / l [25].

El carbamazide se encontró que era tóxico para las algas a los niveles encontrados en los ambientes contaminados [26], que además se bio-acumula en los mejillones e induce cambios en la transcripción de genes específicos [27]. La cloración del agua resultó en un gemfibrozil clorado que fue más resistente a la degradación y más tóxico que el fármaco original anti-andrógeno[28]. El gemfibrozilo produjo malformaciones embrionarias en peces cebra [29]. La eritromicina fue genotóxica en cultivos de células de pollo [30], y tóxica para los invertebrados de agua dulce y peces Medaka [31]. Se encontró que el bisfenol A influyó en las funciones celulares a niveles muy por debajo de los del suministro de agua Elgin [32]; este produce aductos de ADN y modifica el proteoma de ratones [33].

El estudio del Ministerio de Medio Ambiente de Ontario se llevó a cabo en 2005-2006 y fué publicado en el 2011. No se han producido cambios importantes en el tratamiento del agua potable que reduzcan la contaminación química desde que el estudio fue terminado. Ciertamente, se necesita un mayor esfuerzo para mejorar el tratamiento del agua y para reducir el flujo de los productos farmacéuticos en el medio ambiente.

Por último, aquellos de nosotros con sensibilidad conocida a los fármacos como la eritromicina deberíamos ser alertados acerca de la contaminación de nuestra agua potable por los medicamentos tan pronto como sepa.

____________________________________________

Profesor Joe Cummins

Una versión con referencias completas de este artículo se puede encontrar en la página web de ISIS, solo para miembros.

Traducción JM | Disiciencia

Imagen: Hugh Laurie: The House …of pills

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: