Árboles transgénicos: implicaciones para la salud humana, la biodiversidad y la bioseguridad.


Documento informativo elaborado conjuntamente por  Global Justice Ecology Project, EcoNexus, Friends of the Earth International, Global Forest Forum y World Rainforest Movement | Marzo de 2006.

“No tenemos ningún control sobre el movimiento de los insectos, las aves y los mamíferos, el viento y la lluvia que transportan polen y semillas. Los árboles genéticamente modificados, tienen el potencial para transferir el polen a cientos de kilómetros con sus genes cuyos rasgos incluyen resistencia a insectos, resistencia a herbicidas, esterilidad y lignina reducida, por lo tanto tienen el potencial de causar estragos ecológicos en los bosques nativos del mundo. ”  Dr. David Suzuki, de la Fundación Suzuki.

Las organizaciones no gubernamentales, movimientos sociales, científicos, grupos indígenas, agricultores, silvicultores y otros están planteando una convocatoria para una prohibición mundial sobre la liberación comercial de árboles transgénicos en el medio ambiente. Dicha liberación contaminará inevitable e irreversiblemente los ecosistemas de bosques nativos, avalanzándose en un ciclo interminable de contaminación. Los efectos potenciales de la liberación comercial de árboles transgénicos incluyen la destrucción de la biodiversidad y la fauna, la pérdida de agua dulce, la desertificación de los suelos, el colapso de los ecosistemas forestales nativos, grandes cambios en los patrones de los ecosistemas y graves impactos sobre la salud humana. A pesar de todas estas consecuencias previsiblemente catastróficas, no se han realizado evaluaciones completas de riesgos en la liberación de árboles transgénicos.

Las comunidades rurales e indígenas, dentro y alrededor de los países que implementan plantaciones de árboles transgénicos, se llevan la mayor carga de impactos negativos por los árboles transgénicos. En particular, el desarrollo de árboles transgénicos está avanzando rápidamente en Brasil y Chile. China ya tiene plantaciones generalizadas y está documentado como el álamo transgénico Bt está en las proximidades de las plantaciones de álamos convencionales.

Los experimentos llevados a cabo por el Instituto Nanjing de Ciencia Ambiental muestran que la contaminación ya está ocurriendo. Esta tecnología también está avanzando en la India, Sudáfrica e Indonesia, los EE.UU. y varios países de Europa. Debido a que el polen de los árboles puede viajar cientos de miles de kilómetros, los países que comparten sus fronteras también deben estar preocupados.

Por citar a un renombrado experto mundial en genética Dr. David Suzuki:

“Los árboles transgénicos también podrían afectar a la vida silvestre, así como a las comunidades rurales e indígenas que dependen de los bosques intactos para su alimentación, vivienda, agua, medios de subsistencia y prácticas culturales.

“Como genetista, creo que hay demasiadas incógnitas y preguntas sin respuesta sobre el cultivo de plantas genéticamente modificadas – cultivos alimentarios o árboles – en campo abierto. Los árboles transgénicos no deberían liberarse en el medio ambiente, en las plantaciones comerciales y cualquier otras parcelas de ensayo al aire libre y  las plantaciones existentes deben ser eliminadas “.

Impactos en la Salud Humana

Los posibles efectos para la salud humana están empezando a ser conocidos. Estos riesgos para la salud incluyen la exposición a productos químicos peligrosos que se aplican a las plantaciones de árboles transgénicos y por los efectos perjudiciales de la inhalación del polen de los árboles que producen una toxina Bt (un δ-endotoxina, como la Cry1Ab y la Cry1Ac (CHK).

Numerosos estudios han planteado serias dudas sobre los impactos potenciales de las delta-endotoxinas para la salud . Un estudio en los EE.UU. trata sobre sobre la participación de trabajadores agrícolas expuestos a herbicidas del tipo Bt,  encontró que 2 de 123 tenían anticuerpos a la Cry1Ab/Cry1Ac delta-endotoxinas (Bernstein et al., 1999). Una consulta mundial de expertos sobre la manera de probar la alergenicidad de los alimentos modificados genéticamente, que se celebró conjuntamente por la Organización para la Alimentación y la Agricultura y la Organización Mundial de la Salud (FAO / OMS) en Roma en enero de 2001, recomendó que el primer paso en la evaluación de la alergenicidad de una proteína transgénica debía ser una comparación de la secuencia de aminoácidos de la proteína transgénica con la secuencia de aminoácidos de alérgenos humanos conocidos (FAO / OMS, 2001). El Dr. Steven Gendel de la Food and Drug Administration en los EE.UU. encontró que la Cry1Ab y la Cry1Ac tienen similitud de secuencia con la vitelogenina, un alérgeno conocido de los huevos, y concluyó que “la similitud entre la Cry1A (b) y la vitelogenina puede ser suficiente para justificar una evaluación adicional” (Gendel, 1998b: 60). Una serie de estudios publicados por científicos de Cuba y México encontraron que la Cry1Ac es un potente inmunógeno sistémico (por ejemplo, evoca una respuesta inmune), más potente como adyuvante que la sub-toxina del cólera , que se une a las células y es capaz de provocar cambios en la permeabilidad del intestino (por ejemplo, Vázquez-Padrón et al., 1999a, 1999b, 2000). Llegaron a la siguiente conclusión: “Pensamos que previa a la comercialización de alimentos elaborados con plantas auto-insecticidas transgénicas, es necesario realizar pruebas toxicológicas para demostrar la seguridad de las proteínas Cry1A para el tejido de la mucosa y para el sistema inmunológico de los animales” (Vázquez-Padrón y otros al, 2000b:. 58). Un estudio realizado por científicos holandeses, utilizando la metodología de la similitud de secuencia recomendada por la FAO / OMS de 2001 Consulta Experta, encuentra similitud de secuencia entre la Cry1Ac y el alérgeno del polen de cedro (Kleter y Peijnenburg. De 2002). Finalmente, el riesgo de una respuesta inmune a través de la inhalación es mayor que la respuesta debida a la ingestión ya que al ser sustancias inhaladas no están expuestas a las enzimas digestivas y van directamente al sistema circulatorio. Además, algunas de las proteínas inhaladas pueden llegar al sistema digestivo a través de la conexión entre el conducto nasal y el esófago. Por desgracia, las implicaciones de todos estos estudios no se han investigado.

Los árboles de ingeniería que producen la toxina Bt podrían ser mucho más peligrosos. Los Pinos son conocidos por su polinización pesada, una difusión de polen que puede trasladarse cientos de kilómetros. El establecimiento de plantaciones de pinos que producen polen Bt podrían dar lugar a brotes de enfermedades generalizadas .

Los impactos sobre la fauna salvaje y los seres humanos por consumir plantas Bt no se han investigado a fondo. Sin embargo, los estudios en animales sobre los efectos del Bt publicados en en Natural Toxins encontraron que la toxina Bt permanece activa en los mamíferos que la comieron y que de hecho podría adherirse a los intestinos, dando lugar a “disturbios estructurales significativos y crecimientos intestinales.”

Los árboles genéticamente modificados para resistir herbicidas basados en glifosato (Roundup, por ejemplo) también plantean una amenaza. Charles Benbrook encontró que en los cultivos resistentes al glifosato se incrementaban de 300-600% en el uso del herbicida. Los estudios realizados en Oregon encontraron que la exposición al glifosato aumentó significativamente el riesgo de abortos tardíos espontáneos y Roos De y otros autores encontraron una asociación entre el uso del glifosato y los cánceres de los linfomas no Hodgkin y mieloma múltiple.

Se sabe que el RoundUp  persiste durante un máximo de 360 días en algunos ecosistemas, y es comúnmente encontrado como contaminante en los ríos. Además, los estudios han encontrado que la inhalación del RoundUp es mucho más peligrosa que  por vía oral. RoundUp es comúnmente rociado desde el aire donde pueden desplazarse a las comunidades cercanas.

Efectos sobre bosques y ecosistemas

Los árboles están principalmente diseñados para la resistencia a insectos (con el gen Bt), la tolerancia al glifosato, la reducción de la lignina, y un crecimiento más rápido. La fuga de alguno de estos rasgos en los bosques nativos (que se considera inevitable, dada la falta de fiabilidad de las tecnologías de esterilidad), probablemente devastadores impactos devastadores sobre los ecosistemas forestales nativos. Los impactos potenciales son: la contaminación de la resistencia a insectos de la toxina Bt puede diezmar a otros insectos sensibles a esta toxina, como lepidópteros (mariposas y polillas) y, potencialmente, a sus depredadores (Hilbeck, 1998), con impacto posterior en las poblaciones de aves, y en última instancia, perturbando los ecosistemas forestales donde los insectos son un componente integral. La contaminación con el gen bajo en lignina resultando en árboles forestales que no pueden resistir a los insectos, las enfermedades o el estrés ambiental, como el viento. El escape del gen de crecimiento rápido provoca que los árboles transgénicos alteren la competencia de los árboles nativos y las plantas en la obtención de luz, agua y nutrientes,  desencadenando la desertificación y pérdida del suelo.

Claire Williams, un investigador de árboles transgénicos en la Duke University en los EE.UU. discute estas ramificaciones:

“… La búsqueda de la ingeniería genética en la investigación forestal es principalmente empresarial, formada por los imperativos de la inversión privada, las fuerzas del mercado y las instituciones reguladoras del gobierno. Los nuevos fenotipos de árboles forestales se crearon como un medio para aumentar el valor accionarial de las empresas inversoras. Y a pesar de los posibles beneficios que acumularán los accionistas, es evidente que los riesgos ecológicos de ciertos rasgos transgénicos diseñados en los árboles tienden a ser compartidos por todos. La inversión privada en biotecnología forestal está … impulsando la creación de nuevos fenotipos transgénicos en árboles a una tasa que está superando la deliberación de políticas públicas y a la evaluación científica de los aspectos medioambientales específicos de los árboles.

“En contraste con los cultivos cosechados estacionalmente, el polen y las semillas de los árboles se dispersan sin obstáculos en sus alrededores durante muchos años. A medida que aumenta la producción de semillas y el polen con la edad y la altura de un árbol, cada año los viajes de las semillas y polen van más lejos mediante un proceso conocido como dispersión a larga distancia. La mayoría de las especies de cultivos comerciales tienen muchos parientes silvestres que crecen en lugares similares, por lo que existe un alto potencial para el apareamiento. Las zonas de biocontención adecuadas para los cultivos de alimentos transgénicos no pueden contener el escape de las semillas o el polen … La investigación de la esterilidad reproductiva para las coníferas, un problema complejo, sigue estando en la infancia.

“En la actualidad, seguimos sin saber los numerosos aspectos de la biología del árbol y la ecología lo que afecta a la consideración de si debemos o no continuar. Una prioridad singular para la investigación forestal es establecer el modelo de supervisión regulatoria de los árboles forestales transgénicos. La composición genética de los bosques nativos [del mundo] está en juego “.

G. Sing y col. (1993) encontró polen de pino en el norte de la India a más de 600 kilómetros de los pinos más cercanos. Modelos de polen creados en 2004 por investigadores de la Universidad de Duke demostraron que el polen de los bosques nativos de Carolina del Norte en los EE.UU. viajan con las corrientes de aire a más de 1.200 kilómetros al norte en dirección al este de Canadá. Esto significa que los árboles transgénicos no sólo pueden regularse a nivel nacional. La contaminación transfronteriza de los bosques nativos con rasgos transgénicos está prácticamente asegurada. La liberación comercial de árboles transgénicos debe ser tratada en el plano internacional.

Los árboles transgénicos y la Evaluación de Riesgos

En julio de 2005 la FAO  publicó un informe titulado “Examen preliminar de la biotecnología en la silvicultura incluida la modificación genética.” Ellos reportan 225 ensayos de campo al aire libre con árboles transgénicos en 16 países, con 150 en los Estados Unidos. El resto son en su mayoría en Europa: Francia, Alemania, Gran Bretaña, España, Portugal, Finlandia y Suecia, así como en Canadá y Australia. Encontramos pruebas de campo en el mundo en desarrollo listadas en India, Sudáfrica, Indonesia, Chile y Brasil. China es el único país que ha desarrollado plantaciones comerciales de árboles transgénicos  en más de un millón de árboles plantados en diez provincias.

En el estudio de la FAO, los investigadores de árboles transgénicos fueron encuestados sobre sus opiniones acerca de los riesgos económicos, ambientales y de salud asociados con los árboles transgénicos. Más de la mitad de los investigadores encuestados informó de la amenaza ambiental que supone el escape del polen o plantas transgénicas para los ecosistemas nativos y de los bosques y sus efectos sobre las demás especies, mostrando una preocupación importante. El informe de la FAO concluye: “Las nuevas biotecnologías, en particular, la modificación genética, plantea inquietudes. Es cierto, muchas preguntas siguen sin respuesta, tanto para cultivos agrícolas y árboles, y en particular los relacionados con el impacto de los cultivos transgénicos en el medio ambiente. Dado que la modificación genética de los árboles está ya entrando en la fase comercial con el popular GM en China, es muy importante que los estudios de evaluación de riesgo se lleven a cabo con los protocolos y metodologías acordadas a nivel nacional y a nivel internacional. También es importante que los resultados de estos estudios se hicieran disponibles de manera amplia. “

En los Estados Unidos, la Agencia de Protección del Medio Ambiente seleccionó a la Tree Genetic Engineering Research Cooperative de la Universidad Estatal de Oregon para evaluar los riesgos de los árboles transgénicos. La cabeza de este programa es Steven Strauss, el principal impulsor de los árboles transgénicos en los EE.UU. y un defensor de la desregulación de los organismos genéticamente modificados. La imparcialidad de la evaluación del riesgo de esta organización es claramente cuestionable.

Conclusión

Los efectos nocivos de los monocultivos industriales de árboles convencionales está bien documentados. La adición de las plantaciones de árboles transgénicos sólo puede empeorar estos problemas ya existentes. Si se añade a esto la falta absoluta de credibilidad en la evaluación del riesgo para la liberación de árboles transgénicos, especialmente a escala global, se convierte ya en una cuestión de sentido común el terminar con cualquier movimiento más hacia en el desarrollo comercial de las plantaciones de árboles transgénicos. El CBD de la ONU debe imponer una moratoria sobre la tecnología y poner en marcha un examen exhaustivo y global de los riesgos de esta tecnología.

En conclusión, el Dr. Suzuki : “La prisa en aplicar las ideas de la ingeniería genética es absolutamente peligrosa porque no tienen ni idea de cuál será el impacto a largo plazo que nuestras manipulaciones pueden significar.”

Referencias

Benbrook, CM. Rust, Resistance, Run Down Soils, and Rising Costs – Problems Facing Soybean Producers in Argentina. Benbrook Consulting Services, Ag BioTech InfoNet, Technical Paper No. 8, Figure 7. (January 2005), http://www.greenpeace.org/multimedia/download/1/715238/0/test.pdf
Bernstein, et al. 1999. Immune responses in farm workers after exposure to Bacillus
thuringiensis pesticides. Environmental Health Perspectives, 107(7): 575-582
Connor, S., McCarthy, M. & Brown, C., “The End for GM Crops: Final British Trial Confirms Threat to Wildlife,” 3/22/05, http://news.independent.co.uk/low_res/story.jsp?story=622479&host=3&dir=58
De Roos, AJ et al. Integrative assessment of multiple pesticides as risk factors for non-Hodgkin’s lymphoma among men. Occup Environ Med 2003, 60, E11
De Roos, AJ, et al. Cancer incidence among glyphosate-exposed pesticide applicators in the agricultural health study. Environ Health Perspect 2005, 113, 49-54.
FAO/WHO. 2001. Joint FAO/WHO Expert Consultation on Allergenicity of Foods Derived from Biotechnology, January, 2001, at http://www.fao.org/es/ESN/food/risk_biotech_allergen_es.stm
Gendel, S.M. 1998. The use of amino acid sequence alignments to assess potential allergenicity of proteins used in genetically modified foods. Advances in Food and Nutrition Research, 42: 44-61.
Hardell L, Eriksson M, Nordstrom M, “Exposure to pesticides as risk factor for Non-Hodgkins Lymphoma among men,” Occup. Environ. Med 2003 60, E11
Hilbeck A, Baumgartner M, Fried PM and Bigler F (1998). Effects of transgenic Bacillus
thuringiensis corn-fed prey on mortality and development time of immature Chrysoperia carnes (Neuroptera: Chrysoptidae). Environmental Entomology 27:480-496.
Katul, G., from “Spacial Modeling of Trangenic Conifer Pollen,” a presentation at Landscapes, Genomics and Trangenic Conifer Forests, The Nicholas School of the Environment and Earth Sciences, Duke University, 11/18/04
Kleter, G.A. and A.A.C.M Peijnenburg. 2002. Screening of transgenic proteins expressed in transgenic food crops for the presence of short amino acid sequences identical to potential, IgE-binding linear epitopes of allergens. BMC Structural Biology, 2: 8. At http://www.biomedcentral.com/1472-6807/2/8
Pearce F.,“Altered Trees Hide Out With the Poplars,” New Scientist, 9/19/04 p.7
Rubicon CEO Luke Moriarity’s July, 2005 address to shareholders. http://www.nx.com/market/market_announcements/by_company?id=108584
Savitz, D.A., Arbuckle, Kaczor D., Curtis, K.M., “Male Pesticide Exposure and Pregnancy Outcome,” Am. J. Epidemiol., 2000, 146, pp. 1025-36.
Singh, G. et. al., “Pollen-Rain from Vegetation of Northwest India.” New Physiologist, 72, 1993, pp. 191-206.
Suzuki, David. Personal communication, 2/23/05 to Orin Langelle, Global Justice Ecology Project.
Traavik, T. “Bt-Maize During Pollination May Trigger Disease in People Living Near the Cornfield,” Norwegian Institute of Gene Ecology, terjet@genok.orghttp://www.mindfully.org/GE/2004/Bt-Corn-Human-Disease24feb04.htm
UN Food and Agriculture Organization Report, Preliminary Review of Biotechnology in Forestry, Including Genetic Modification, December, 2004, Sections: 2.3.3.4; 1.5.1; 2.3.2
Vazquez-Padron, RI, et.al. 1999a. Intragastric and intraperitoneal administration of Cry1Ac 1999a. Intragastric and intraperitoneal administration of Cry1Ac protoxin from Bacillus thuringiensis induces systemic and mucosal antibody responses in mice. Life Sciences, 64(21): 1897-1912.
Vazquez-Padron RI, et.al. 1999b. Bacillus thuringiensis Cry1Ac protoxin is a potent systemic and mucosal adjuvant. Scandinavian J Immunology 49: 578-584
Vazque-Padron, R.I., et al. 2000. Cry1Ac protoxin from Bacillus thuringiensis sp. kurstaki HD73 binds to surface proteins in the mouse small intestine. Biochemical and Biophysical Research Communications 271, pp. 54-58
Wilson A., Latham J., Steinbrecher R. “Genome Scrambling – Myth or Reality? Transformation-induced mutations in transgenic crop plants. Technical report, EcoNexus 2004, http://www.econexus.org
Woods, C., “Here Come the Super Trees: Chile’s Genfor Bets that GM Pines can Boost Latin American forestry’s Bottom Line,” Latin Trade, May, 2002, v10;5 p.24

_________________________________

Fuente: econexus.info | Se puede descargar el informe en inglés aquí.

Imagen tomada de thescientistgardener.blogspot

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: