Cántabros, los primeros pobladores de Europa.


Artículos de Jorge María Ribero-Meneses
http://www.iberiacunadelahumanidad.net

Introducción

Hundida a 5000 ms., frente a Llanes y los Picos de Europa: la Atlántida, al fin descubierta.

Alrededor de 12.000 años después, el hundimiento del Titanic vino a recordarnos la que en realidad ha sido la mayor catástrofe natural sufrida por la Humanidad a lo largo de toda su Historia: el momento en que, al hilo de las convulsiones en la corteza terrestre que acompañaron al desenlace de la última glaciación, con el incremento en hasta 120 metros del nivel de los Occéanos, la estrechísima, abrupta y, por ende, muy frágil plataforma continental cantábrica fue a quebrarse en algunos de sus bordes, desprendiéndose de ella los fragmentos sobre los que se erguían las Islas Atlántidas que, por consiguiente, más que hundirse propiamente, lo que hicieron fue resbalar de la Plataforma Cantábrica y precipitarse, imponentemente, hasta los cinco mil metros de profundidad que se abren al pie de ella y que son los mismos que fueran idealizados por nuestros antepasados como los Abismos del Tártaro… Sí, aquellos en los que tenían su morada, léase su tumba, nuestros primeros antepasados los Tirtanes o Titanes, epónimos del barco que protagonizó la mayor tragedia de la historia de la navegación…

Valorada hasta hoy como una simple montaña submarina cuya cima se encuentra a 500 ms. de profundidad, los oceanógrafos que están investigando esta magna Isla cantábrica, sostienen que su nombre, KATXUTXO = Cachucho, tiene su origen en una determinada familia de peces muy abundante en esa zona. Cuando en realidad sucede a la inversa y son los peces los que deben su nombre a esa enorme ISLA, sumergida junto con otras de menor envergadura desde hace alrededor de 12.000 años, cuando los movimientos sísmicos que acompañaron al desenlace de la última glaciación, produjeron una fractura en la estrecha y frágil Plataforma Continental cantábrica. Lo que hizo que se desprendieran de ella, resbalando hasta los fondos abisales, todas aquellas Islas que se apiñaban frente a los Picos de Europa y de las que, la mayor de ellas, es aquella que, desde hace decenas de miles de años, responde al nombre de KATXUTXO.

La trascendencia histórica de aquellas Islas Atlantes, sumergidas desde una época tan remota, ha sido tánta como para que el más antiguo mapa de España conocido, el Atlas de Ptolomeo, con cerca de dos milenios de antigüedad, las reproduzca junto a la Costa Asturiana, en una posición muy similar a la que realmente ocuparon. Como quiera que todos los mapas que se elaboraron hasta el Descubrimiento de América se inspiraban muy directamente en aquella Tábula de Hispania ptolemaica, el hecho es que hasta hace escasamente cinco siglos, la inmensa mayoría de los mapas de España han seguido representando esas Islas en la Costa Cantábrica y, además, por partida doble, denominándolas a unas Kassiterides y a las otras, Skopuli Tri-Leuki.

 Localización de el Cachuco. Imagen de http://www.ecomarg.net

En cuanto a la Isla Mayor de la Atlántida, una de sus características era su extraordinaria altitud, que se aviene bien con los 4.500 ms de altura del KATXUTXO y con el mito de que el gigante Atlas sostenía el Cielo sobre sus hombros… Y otro rasgo en común entre aquélla y éste, es el de que se coronaba con una impresionante meseta que estaba exclusivamente consagrada al culto religioso y que, obviamente, había sido allanada, amesetada, por la mano del hombre. No existe ninguna cumbre en el planeta, de semejante altitud, que se remate con una meseta, soliendo ser las montañas tanto más agudas cuanto más elevadas…

 Carta batimétrica de la región de El Cachucho, obtenida con ecosonda multihaz. Imagen de OSPAR COMMISSION.
 Modelo digital del terreno del Banco Le Danois visto desde el NW.

Al fin conocemos el emplazamiento exacto de la mayor de las islas de aquel Archipiélago hoy sumergido y la que dio nombre a aquel País y al propio Occéano que lo bañaba… Extraordinaria ISLA montañosa cuyos casi 5 kilómetros de altitud máxima la convierten en el macizo más alto de la Península Hibérica y en uno de los más elevados de Europa, a poca distancia del Mont-Blanc alpino que, por cierto, le debe su nombre. He aquí lo que el llamado Padre de la Historia, Heródoto, nos dice al respecto:

A otras diez jornadas de camino se encuentra otra colina de sal, con agua y habitantes en los aledaños. El monte Atlas toca a esta colina. Es estrecho y cilíndrico por todas partes, pero tan alto que, según se dice, resulta imposible ver su cima a causa de las nubes que la cubren tanto en invierno como en verano. Los habitantes del país dicen que es una de las columnas del cielo. De esta montaña han tomado el nombre de Atlantes y se dice de ellos que no comen nada que haya tenido vida y que jamás tienen ensueños.

Las Islas principales de la Atlántida, en razón a su enorme altitud que aventajaba con creces a la de sus vecinos los Picos de Europa, fueron idealizadas por la Humanidad primitiva como las COLUMNAS DEL CIELO, naciendo de ello el mito que pretende que el gigante ATLAS o ATLANTE sostenía el Universo sobre sus hombros… Fueron esas mismas Columnas las que la Cultura clásica pretendía que habían sido erigidas por Hérkules, Bako, Íkaro, Brigareo y otros Dioses afines. Por eso dice Platón en sus Diálogos que… la isla de Atlantis se erguía junto a las Columnas de Herakles.

BESPÉRIDA fue un antiguo nombre de la Isla de AZTALLANTA o Atlántida que, como ha sucedido con los de Hiberia e Hispania, se proyectó más tarde al conjunto de la región en la que nace el río HEBRO, para acabar designando, por extensión, a la totalidad de la Península Hibérica. He aquí lo que a este respecto escribiera Miguel Morayta en su otrora popularísima Historia de España: El nombre de Hesperia que se daba a España, alude claramente al planeta Venus, llamado vulgarmente Lucero, que en griego se llama Hespero y en latín Vesper o Vesperus; y porque el dicho planeta, siempre que al anochecer se ve está hacia Occidente, por esto los nombres Hesper o Vesper significan cosa occidental; y también significa la tarde o última parte del día cuando el Sol está en Occidente, por lo que tiempo vespertino es la tarde. Los Árabes llaman al África en general Magreb, que significa Occidental y extienden también este nombre a España, a la que comúnmente llaman Andalus y al español Andalusí. En la lengua arábiga la palabra magreb es la más propia y usada para significar cosa occidental. Los nombres, pues, de Hesperia, Magreb y Andalos dados a España, aluden a su situación que es la del país europeo más occidental. En la historia mitológica de las naciones irlandesa y escocesa, se finge que el nombre de Iberia debió empezar por los países de España que están al Océano, en la que según dicha historia dominó el rey Hibero.

Millares de datos y de pruebas acreditan la reducción Astur-bizkaína de la extraviada y crucial Hespérida. Pues bien, sin perder de vista que los Atlantes respondieron indistintamente a este gentilicio y a los de Titanes, Hesperios, Etherios y Ethíopes, valórese esta impresionante información transmitida por Proclo…:

Marcello, que escribió una historia sobre los asuntos Ethíopes, dice que existió una GRAN ISLA, documentada por todos los que escribieron historias relacionadas con el Mar Externo [el Occéano Atlántico]. Pues ellos cuentan que en ese tiempo había SIETE ISLAS en el Mar ATLÁNTICO, consagradas a PROSERPINA; y, además de éstas, TRES de inmensa magnitud consagradas a Plutón, Iobe y Neptuno. Y además, los habitantes de la última isla conservaban la memoria de las prodigiosas dimensiones de la isla Atlántida, según lo habían referido sus antepasados, y que ella gobernó durante mucho tiempo todas las islas del Mar Atlántico. Desde esta isla puede pasarse a otras grandes islas más allá, las cuales no están lejos de la tierra firme, cerca de la cual está el verdadero mar.

El Dr. Alfonso R. de Guevara dejó documentado hace cuatro siglos que… el Oráculo principal de los HISPANOS, consagrado a la Diosa PROSERPINA, estuvo situado en las antiguas ASTURIAS de Santillana…, integradas hoy en la Provincia de Santander y conocidas antaño, indistintamente, como Asturias y como Bizkaya…


La Atlántida, la Isla en la que nació la Humanidad.

Un cuarto de siglo de investigaciones multidisciplinares, sumado a una concatenación de circunstancias afortunadas, le han permitido a Jorge Mª Ribero-Meneses llegar a identificar, en el mes de Marzo de 2008, el emplazamiento exacto de la celebérrima Isla Atlántida que, convencido siempre de su situación a orillas del Litoral Cantábrico, dicho investigador ha venido tratando de localizar desde que, el 19 de Abril de 1984, descubriera que tanto la Humanidad racional como la propia Civilización por ella creada, tuvieron su cuna en las Costas Cantábricas del Norte de la Península Hibérica.

Entorno de los montes de Oca. Imagen de http://www.valledeocahotel.com

Una vez establecidas, en los tres Tomos previos (VI, VII y XII), las premisas fundamentales de este asunto, este nuevo volumen profundiza en las circunstancias que determinaron la hecatombe que puso súbito fin a la civilización atlante y, con ella, a centenares de miles de años de historia, relativamente lineal, de nuestra especie, desarrollada a orillas del mar que, entre otros muchos nombres, ha respondido a los de Mar Occéana, Mar Occidental, Mar Ocre o Roja, Mar Griega, Mar de Bizkaya o Mar Cantábrica… De todo lo cual dan fe los ya cerca de un millón y medio de años de presencia humana documentada en la burgalesa Sierra de Atapuerca, con restos fósiles de los únicos individuos de esas Edades en los que se reconocen ya los muy peculiares rasgos faciales de los primeros homo sapiens de los que somos descendientes… y que brillan por su ausencia entre todos los homínidos asiáticos y africanos hasta ahora descubiertos, probándose con ello que la matriz de nuestra especie no podía hallarse demasiado alejada de aquellos Montes de Oca burgaleses en los que se encuentra Atapuerca y que nacieron a imagen y semejanza de los primitivos y genuinos Montes de Oca cantábricos.

Cuando hace alrededor de 11.000 años se precipita el desenlace de la última glaciación y el rápido ascenso de las aguas marinas en más de un centenar de metros provoca las consiguientes e inevitables alteraciones, de naturaleza tectónica, en las fachadas litorales, los fenómenos de índole sísmica y volcánica parecen haberse generalizado por doquier y muy particularmente en la abrupta Costa Cantábrica, especialmente vulnerable por su verticalidad y enorme altitud y por la violencia particular con la que se ve azotada por las aguas del Occéano. Aguas que marinos avezados, que han navegado por todos los mares de la Tierra, no dudan en incluir entre las más feroces y peligrosas del planeta.

¿Cómo es posible que todo un archipiélago como el configurado por las diez islas de la Atlántida se hunda, de la noche a la mañana, sin dejar rastro alguno, superficial, de su existencia? La respuesta a esta pregunta nos la brindan los historiadores antiguos, sin ser conscientes de ello, cuando nos dicen que las islas en cuestión se hallaban muy próximas al continente… Lo que permite deducir que, lejos de tratarse de islas de origen volcánico, surgidas en medio del Occéano como el archipiélago de Las Canarias, todas ellas tenían su cimiento en la Plataforma Continental, teniendo por ende una idiosincrasia más continental que propiamente insular. De donde se deduce que si la Atlántida formó parte de la Costa Cantábrica, de ello se infiere que todas sus islas se erguían sobre el borde de la estrechísima plataforma continental cantábrica, asomándose por consiguiente a los entre cinco y seis mil metros de los fondos abisales que acompañan, en todo su recorrido, a esa Plataforma Continental.

Lo que sigue, es fácil de deducir… Cuando el rápido ascenso del nivel del Occéano hace en torno a doce mil años, desencadena una intensa actividad sísmica en la corteza terrestre, afectando de manera muy especial a la vulnerable Plataforma Cantábrica, ésta se quiebra en aquellos de sus tramos que, por la existencia de enormes y pesadísimas islas sobre ellos, resultaban más frágiles y más directa y violentamente afectados por esa subida del nivel del mar en torno a los 120 metros, produciéndose una fractura que, por afectar al punto exacto en el que hasta entonces se había desarrollado la historia de nuestra especie, iba a tener consecuencias catastróficas e irreversibles para la Humanidad.

En suma, que el archipiélago de la Atlántida no se hunde, propiamente, sino que se desgaja de la Plataforma Continental sobre la que se hallaba asentado y, resbalando por ella, se precipita con todos sus pobladores a los profundos fondos abisales cantábricos en los que todavía permanece… Tal es la razón, inédita, del hundimiento de la Atlántida, así como el porqué de que no haya quedado rastro ni vestigio alguno de aquel trágicamente malogrado Mundo Primigenio, sumergido e inédito a 5000 metros de profundidad desde hace doce milenios…

Aunque desconociera su localización, es a ese hasta hoy ignoto Mundo Primigenio al que se refirió Obrutchev con estas clarividentes palabras: De la Atlántida surgió la primera civilización del mundo, la cultura madre, y los supervivientes del gran cataclismo geológico fueron los responsables de llevar la antorcha de la sabiduría a todos los demás rincones del planeta.

Si la Atlántida, en vez de estar configurada por un conjunto de Islas y por una estrecha franja litoral, hubiese sido un Continente desmesurado y, por ende, imposible de controlar y de dominar, ni el ser humano habría alcanzado el altísimo nivel intelectual que conquistó en ella ni, por consiguiente, habría llegado a ser la Cuna de la Civilización…

Es fácil deducir a qué niveles de devastación debió quedar reducida la Costa Cantábrica como consecuencia del gigantesco tsunami que el hundimiento del Archipiélago de la Atlántida hubo de producir, con olas de centenares de metros que arrasaron todo el Litoral hasta muchos kilómetros tierra adentro, provocando una terrible mortandad entre los pobladores de aquella Atlántida ya propiamente continental, cuyos supervivientes de la Cordillera Cantábrica estaban llamados a ser los que, como intuyera Obrutchev, llevaron la antorcha de la sabiduría a todos los rincones del planeta…

Un enclave arqueológico único en el mundo.

Al estudiar, con el lógico interés, los hallazgos efectuados en la Cueva del
Castillo datados en torno a 40.000 años, fue a llamarme particularmente la
atención un segmento de piedra arenisca totalmente aplanado y al que su autor
se afanó en conferir una perfecta forma triangular, rematada en semicírculo por
su parte superior. Las paredes de las cuevas del Norte de España y del
Sur de Francia están llenas de representaciones de triángulos semejantes
-pintados por lo general en color rojo- y nadie ignora ya cuál es su verdadero
significado. Aunque algunos ven senos femeninos en ellos, otros -entre los que
me incluyo- tenemos perfectamente claro que se trata de triángulos púbicos,
pintados en color rojo porque tal era el color predominante del vello y del
cabello de nuestros verdaderos antepasados racionales, pobladores de los valles
y montañas del litoral cantábrico.

El triángulo es una de las más remotas representaciones simbólicas de la feminidad.

Porque lo que esta forma
geométrica reproduce no es ni más ni menos que esa peculiarísima antesala del
órgano genital femenino, poblada por el vello púbico y delimitada por las
ingles. Palabra cuyo parentesco con la palabra ángulo me parece ocioso
resaltar. El triángulo es y ha sido siempre, pues, sinónimo de mujer, tanto por la razón
señalada como por el hecho de que otro de los elementos más característicos
del cuerpo femenino, sus mamas, posea una forma cónica cuya única
plasmación plástica posible es, precisamente, la triangular. Un triángulo
cubierto de vello en la base del vientre y dos conos o triángulos nacidos sobre
el pecho, constituyen, pues, argumentos y fundamentos más que sobrados para
que en la mentalidad del hombre de la Prehistoria adquiriera forma y fuerza esa
ecuación triángulo = mujer que tan inconmensurable trascendencia habría de
tener, no sólo en la parcela de las manifestaciones artísticas, sino en todos los
órdenes y ámbitos de la Cultura. ¿O es que consideramos accidental el hecho de
que el más importante santuario prehistórico que hoy nos es conocido en todo
el mundo, el Monte Castillo de Puente Biesgo, fuese establecido en la base
de una peña que posee una espectacular factura cónica y, por ende,
triangular?


 Monte Castillo. Imagen de http://elmineraldigital.blogspot.com

Hace muchos años que vengo defendiendo que todas las pirámides erigidas
por el ser humano en los albores de la Historia, tienen su modelo y su origen en
los impresionantes montes cónicos que salpican el paisaje de la antigua
Kantabria. Y hace muchos años, también, que vengo afirmando que todos esos
montes de factura cónica y perfil triangular poseen santuarios prehistóricos
en sus entrañas, de mayor o menor cuantía. Con independencia de que los
accesos a los mismos permanezcan hoy cegados o de que algunos de esos
montes se hayan visto brutalmente agredidos con el fin de aprovechar su
piedra. Y recordaré, a este respecto, los casos de tres montes cuya destrucción
clama al cielo: el primero de ellos, el Monte Hano de la Bahía de Santoña,
sobre cuya cumbre existiera un antiquísimo Santuario del que no ha quedado ni
una piedra y del que es heredero el Convento del mismo nombre que está
situado a sus pies y cuya atmósfera natural es el olor a dinamita y el insano
polvo que se desprende de las excavaciones y deflagraciones constantes; el
segundo, el Monte Castillo que se encuentra al pie mismo de la Peña
Cabarga, a orillas de la Bahía de Santander. Y el tercero, la Peña Castillo
ribereña también de la misma bahía y que no sólo ha perdido su antiguo
carácter insular, sino también su propia condición de peña de factura cónica.
Una iglesia testimonia todavía el antiguo carácter sagrado de esta maltratada
peña, identificada en la Antigüedad con la boca de los Infiernos y respecto a la
que todavía circulan leyendas que dan fe de la extraordinaria importancia de
que gozara en otro tiempo. Todo eso se ha perdido y, como en el caso de los
otros dos montes mencionados, nada pervive de cuanto estos inapreciables
enclaves sagrados atesoraron en otro tiempo, en la línea de cuanto,
venturosamente, conserva todavía el Monte Castillo de Puente Biesgo. Su
situación, en una comarca del interior, alejada de la costa, le ha salvado.
¿Es una simple casualidad la que ha hecho que tres montes cónicos de los
cuatro que acabo de enumerar, respondan al nombre de Castillo? ¿Deben su
nombre estas peñas al hecho de que hayan existido castillos en ellas? Ni lo uno
ni lo otro. Y buena prueba de ello la propia imposibilidad de erigir un castillo
sobre una peña de vértice tan agudo como el Monte Castillo de Puente
Biesgo. No podemos introducir ahora esta materia, pero sí considero necesario
dejar clara constancia de que la denominación de esta trascendental peña no
tiene absolutamente nada que ver con los castillos, estando relacionada con las
fábulas prehistóricas que habían de determinar su carácter sagrado. Carácter
sagrado del Monte Castillo y carácter sagrado de la totalidad del macizo en el
que se integra y cuyo nombre genérico, Dobra, es sinónimo de bueno y de
santo en varias lenguas europeas… Lo que no es óbice para que el flanco
occidental de este castigado y santo macizo cántabro esté viéndose literalmente
devorado por una explotación minera a cielo abierto. Mayor desprecio hacia las
reliquias de nuestro pasado, no cabe.

Pinturas de la cueva de El Castillo. Imagen de http://www.absolutcantabria.com.

En suma, que los barrenos y los cartuchos de dinamita se están cebando en el
monte en el que se encuentran algunas de las minas más antiguas del
planeta… En el monte junto al que se conserva la colección de grabados
prehistóricos más antigua y perfecta que ha llegado hasta nosotros: la de
Hornos de la Peña… En el monte en el que fue a aparecer un prodigioso altar
consagrado al dios Erudino… En el monte en el que existen varios antiguos
castros, residuos de lo que fuera una importantísima población prehistórica…
En el monte en el que se encuentra el Santuario paleolítico más
importante descubierto en el mundo hasta el presente (y me refiero,
naturalmente, al Monte Castillo)… En el monte en el que desde hoy y hasta
que se descubra otra más antigua, está documentada la primera muestra
de escritura de la Historia de la Humanidad… En un monte, en fin, que
posee una riqueza arqueológica fuera de serie y de escalofriante antigüedad,
todavía por desentrañar en su mayor parte; una riqueza que cualquier país del
mundo envidiaría y daría cualquier cosa por poseer. Cantabria, sin embargo,
no la valora. Y porque no es consciente de su enorme valor…, permite que se
destruya. Porque parece que no nos entra en el cabeza que el Macizo del
Dobra es uno de los enclaves arqueológicos más importantes del planeta.

Y como no nos entra, no nos tiembla la mano a la hora de autorizar su
destrucción en aras del progreso, convirtiendo lo que debería convertirse en
Patrimonio de la Humanidad, en espléndida cantera que nos surta
generosamente de minerales que nos permitan elaborar una variada gama de
productos químicos…

A modo de apostilla, permítaseme subrayar la absoluta fiabilidad de la datación
atribuida al triángulo púbico descubierto en la Cueva del Castillo. Justamente
porque en este yacimiento, como en otros de la propia Cantabria, se
documentan las más completas secuencias arqueológicas conocidas y,
por ende, las más fidedignas. ¡Ya quisieran las dataciones que se prodigan
por doquier -en yacimientos de tres al cuarto y, más aún, en aquellos en donde
no existe secuencia alguna-, ser la décima parte de fiables que las que refrendan
a todos los hallazgos efectuados en el Monte Castillo de Puente Biesgo!


La Escritura nació en Cantabria, más de 30.000 años ANTES que en Mesopotamia.

La primera palabra conocida, grabada sobre piedra en la Cueva del Castillo, tiene 38.500 años de antigüedad

LA SENDA HACIA EL DESCUBRIMIENTO DEL ORIGEN DEL HABLA.

Las más viejas formas de escritura del planeta se encuentran en la Península
Ibérica. Y ello ya desde época paleolítica. Lo que convierte en un chiste todas
esas cábalas respecto a si la escritura nació en la India hace 5500 años o en
Egipto algún tiempo más tarde. Ni en un sitio ni en otro. Y voy a seguir
aportando pruebas de ello, recurriendo en este caso a un libro publicado en
1868. Se trata de las Antigüedades prehistóricas de Andalucía, escritas por
Manuel de Góngora. Uno de tantos libros como antes se editaban en España,
escritos por hombres eminentes y repletos de pruebas que unos y otros se han
ido encargando de hacer desaparecer.

Para comprender el talante de Manuel de Góngora nada mejor que estas
palabras de presentación escritas por él mismo: Los alemanes distinguen
entre dos clases de doctos: unos que sólo piensan en el objeto
científico y en la verdad; y otros que antes que todo piensan en sí
mismos, en su fama y en su vanidoso nombre. Quiera Dios que
pueda yo contarme entre los primeros, pues datos es lo que faltan a
la ciencia y sobran sermones y elucubraciones. Sabias palabras que,
ocioso es decirlo, suscribo de forma apasionada.

Manuel de Góngora reproduce en su obra un buen número de signos
encontrados en cuevas y sepulcros de Andalucía, habiendo sido él mismo el
descubridor de algunos de ellos. Por eso escribe con legítimo orgullo: Este
descubrimiento es exclusivamente mío y me proporciona la gloria
de ser el primero en España que da a conocer una escritura
prehistórica enteramente nueva y desconocida. Y parece indudable
que lo era, ya que Julio Cejador y el alemán Waldemar Fenn son
posteriores a Góngora.

Manuel de Góngora nos habla de las Cuevas de Carchena, descubiertas en 1848
cerca del monte Horquera, no lejos de Torre del Puerto:

El ansia de buscar tesoros hizo que las escudriñasen ciertos vecinos de Baena,
dando con unas sepulturas… y con numerosa colección de lajas sueltas donde
aparecían estraños geroglíficos. Lleváronse a Baena secretamente, se
guardaron y aún guardan con misterio como receta segura de la anhelada
riqueza.

Y reproduce en su libro el dibujo de dos de ellas. Dibujo en el que puede
apreciarse que no se trata de planos para localizar un tesoro, sino de escritos
cuya antigüedad debía ser enorme. Y digo debía porque es obvio que esas
tablillas de piedra han pasado a mejor vida. Como casi todo lo que ha aparecido
en España. Por eso resulta una misión tan titánica la de redescubrir su pasado:
porque han sido tan grandes la ignorancia y la codicia en la vieja Iberia, que
todo cuanto de valor se descubre, primero se oculta y a la postre se pierde.
Como aguda y chuscamente escribiera mi cuarto hijo, Ibán: la prueba de que el
Paraíso estaba en España es que no se ha encontrado. Si la cuna de la
Humanidad hubiera estado en cualquier otra parte del mundo, ya se habría
localizado hace tiempo. Pero aquí no hay forma. Entre el clero, los buscadores
de tesoros, los coleccionistas, los afectos a los detectores de metales, los
mangantes que especulan con todo lo antiguo, ciertos arqueólogos que
volatilizan los hallazgos que comprometen sus tesis y, en fin, los ignorantes que
destruyen todo lo que tiene aspecto de viejo, ya me dirán ustedes cómo se
pueden aportar pruebas que refrenden la primogenitura histórica de la antigua
Hespérida…

Nos habla también Manuel de Góngora de una preciosa colección de pinturas
prehistóricas descubiertas…

… en Piedra Escritá, en un lugar casi inaccesible, habitación de fieras y cabras
monteses. Pasado el río de los Batanes, en remotísima edad y con arte y
simetría, se cortó a pico de espiochas la falda del peñasco, que es de pedernal
fino, dejando una fachada o frontispicio de seis varas de alto y otras tantas de
ancho, abriendo allí dos cuevas contiguas pulimentadas en sus cuatro caras.
En los dos frentes esteriores aparecen más de sesenta símbolos o geroglíficos
escritos con modo rústico y sencillo, con tinta rúbrica bituminosa. La media
luna, el sol, una segur, un arco y flechas, una espiga, un corazón,
un árbol, dos figuras humanas y una cabeza con corona se
destacan entre aquellos signos, albores de la escritura primitiva.

Aunque no puedo entrar ahora en ello, todos esos grabados que ornaban el
frontal de Piedra Escritá constituyen una auténtica antología de la más vieja
mitología ibérica. Al tiempo que una prueba más de que la Mitología tuvo su
cuna en Iberia. Cosa por otra parte lógica ya que las mayores invenciones
hechas por la primera Humanidad -escritura, pintura, escultura,
metalurgia, religión, astrología…- tuvieron que darse necesariamente la
mano y ser gestadas por un mismo pueblo en un tiempo relativamente cercano.

¿Nos sorprenderemos, a partir de cuanto antecede, de que alguno de nuestros
viejos historiadores denomine certeramente enuskera a la lengua de los
Baskos, probándose así su parentesco con la lengua hablada en la supuesta
primera ciudad de la Tierra, conocida en la Biblia con el nombre de Enokia?
¿Nos sorprenderá, así mismo, el hecho de que la lengua enuskera = euskera
= eskuara resulte compartir su denominación con términos tan primordiales,
en relación con cuanto venimos viendo, como puedan serlo las voces escuela y
escribir?

Un investigador francocatalán al que me referiré más adelante, Juan
Parellada de Cardellac, supo comprender no sólo la ancianidad de la lengua
hablada por los Baskos, sino también su carácter incontestablemente
autóctono:

Los primitivos autores del euskaro, abuelos de los vascos, vivían ya en su
actual territorio en la época glacial, como está por otra parte plenamente
demostrado en nuestros días.

Si los vascos han podido conservar su lengua es porque han mantenido, a
través de milenios, su primitiva identidad racial, sus caracteres
antropológicos ancestrales. La estricta probidad científica me obliga a
declarar que los últimos trabajos científicos del Dr. de Bos, del Instituto
Rockefeller, han demostrado que contrariamente a lo que se ha admitido
hasta hoy, los genes ADN son susceptibles de mutaciones motivadas por
agentes exteriores de clima y de medio ambiente. Ello implica que si el hombre
vasco ha conservado íntegras sus características peculiares, ha sido en su
medio ambiente, o sea en las montañas vascas.

El éuscaro es la lengua paleolítica de los territorios ibero-ligures,
que no procede de ninguna parte sino que es autóctona. La lengua
vascuence, como lengua prehistórica, constituye el monumento
lingüístico más arcaico de Occidente, cuya conservación incumbe
tanto a Francia como a España.

Cerca estuvo Parellada de comprender que detrás del euskera se oculta la
primera lengua hablada por el ser humano, madre de todas las lenguas de la
Tierra. Y tampoco estuvo lejos de vislumbrar esta verdad Miguel de
Unamuno, a tenor de estas palabras que cita José Luis Comenge en su Ensayo
sobre la geografía y las lenguas ibéricas y cuya redacción, un tanto deficiente,
me he permitido corregir recordando mis tiempos de profesor de castellano en
la Universidad de Bruselas:

Las crónicas nos hablan de los Iberos, de los Celtas, de los Fenicios, de los
Romanos, de los Cartagineses y de las invasiones bárbaras y árabes. Todo esto
induce a pensar que se produjo aquí una mezcla de todos los pueblos llegados
de fuera, pero la realidad es que estos últimos no representan más que una
ínfima minoría menor de lo que se cree y comparable a una delgada capa de
aluviones sobre la roca viva de la población indígena y prehistórica de
España.

Una forma como otra cualquiera de afirmar que las lenguas ibéricas no
proceden del latín. Porque sería insensato pretender que esa delgada capa de
aluviones hubiera podido prevalecer sobre la roca viva de nuestras hablas
milenarias. Una idea que está también latente en estas sorprendentes palabras
de Ramón Menéndez Pidal en su Estudio en torno a la lengua vasca:

No existen razones para negarse a creer, con Aranzadi, que el vasco es una de
las lenguas que se hablaban bajo los dólmenes e incluso, tal vez, en las
cavernas cuaternarias. Los hombres que hablaban esta lengua pueden
identificarse con aquellos a los que los autores antiguos denominaban Iberos.
El vasco representa el vestigio venerable de las lenguas ibéricas desaparecidas
y merece por ello toda nuestra atención y el respeto que se debe a las reliquias
de la Antigüedad. Estoy en condiciones de afirmar la influencia del elemento
vasco en el desarrollo de las principales características de la lengua
española.

Como he escrito anteriormente, sólo el hecho de que estas ideas de Unamuno
y de Pidal no fuesen propias sino adquiridas, permite entender que ambos
filólogos no llegasen a descubrir, a partir de ellas, no sólo que las lenguas
romances no proceden del latín sino que la primera lengua hablada en el mundo
tuvo su matriz a orillas del Cantábrico. Mucho más cerca estuvo de verlo un
cura francés que merecería se le erigiera un monumento por su lucidez. Me
refiero al Abate Espagnolle, autor del libro Origine des Basques:

El sustrato principal de la lengua francesa es prelatino. Yerran por
lo tanto aquellos que la hacen derivar de la lengua latina.

Palabras tan clarividentes como contundentes… y ciertas. Siempre han ido los
Franceses por delante de los Españoles en las cosas del pensamiento y de la
cultura. No es extraño por ello que algunos de ellos se hayan negado a comulgar
con ruedas de molino en lo tocante a la latinidad de las lenguas del Occidente
de Europa. Por eso Franc Bourdier, en su libro Les origines de la langue
basque, se expresa en estos términos no menos concluyentes:

Tengo la impresión de que el vasco no ha sido tomado suficientemente en
consideración para la búsqueda de las etimologías francesas, incluidos los
nombres geográficos. La mayoría de estas etimologías son rebeldes a las
derivaciones latinas.

A estos dos Franceses clarividentes a los que acabo de referirme, se unen varios
sabios europeos cuyos nombres merecen ser recordados en el momento en que,
al descubrirse a orillas del Cantábrico las más antiguas manifestaciones escritas
de la historia de la Humanidad, se prueba de manera concluyente que todas las
lenguas del planeta nacieron en ese mismo contexto geográfico en el que se
habla la lengua baska, desde hace tanto tiempo postulada como la más antigua
de cuantas existen. Y con el fin de acabar con tópicos como los que hoy circulan
y de probar los vínculos que, desde siempre, han unido a Kántabros y a
Baskos, bueno será que empiece por recordar estas palabras del Doctor
Alfonso de Guevara en su Fundación y Antigüedad de España y
conservación de la Nobleza de Cantabria, publicado en Milán en 1586:
Tratando de Ibero, segundo Rey de España, hacen gran memoria Alberto
Magno, Solino y Poliodoro, cómo el río Hebro nace en el remate de los
Perineos, en los confines de los Cántabros, vulgarmente llamados
Vizcaynos, y lo que digo dellos digo de los Guipuzcoanos, que todos son
Cántabros superiores, porque es toda una gente, una nación, una
lengua, una antigüedad, una nobleza y un valor…

Esto dicho, escuchemos ya a los pensadores europeos de los que fuera discípulo
el eminentísimo aragonés, Julio Cejador:

Herder (Memorias de la Academia de Berlín): Hallo muy probable que todo el
linaje humano provenga de un solo tronco y que las lenguas se deriven de una
sola primitiva, más bien que de diversas fuentes.
Julio Klaproth (prefacio de “Asia políglota”): La afinidad universal de las
lenguas está rodeada de una luz tan resplandeciente, que todo el mundo
debe considerarla como enteramente demostrada. Lo cual sólo se
puede explicar suponiendo que los retazos de la lengua primitiva, se hallan
todavía desparramados por todos los idiomas del antiguo y nuevo continente.
Alejandro Humboldt (Epígrafe al “Asia políglota” de Klaproth): Por
aisladas que parezcan algunas lenguas, por raras que parezcan sus
caprichosas maneras de expresión y sus dialectos, todas tienen analogía, y sus
idénticas y comunes relaciones quedarán todavía más patentes a medida que
la historia filosófica de los pueblos y el estudio de los idiomas vayan
perfeccionándose.

Max Müller (“Lectures”): En la portentosa fecundidad de la primera emisión
de los sonidos y en la instintiva selección de las raíces, hecha después por las
diversas tribus, podemos hallar la explicación de la diversidad de las lenguas,
como nacidas todas de una sola fuente. Podemos comprender no solamente
cómo se formó el lenguaje, sino también cómo hubo de escindirse en tantos
dialectos; y estamos convencidos de que sea cual fuere la diversidad que haya
en las formas y raíces del habla, no puede sacarse de semejante diversidad
ninguna prueba concluyente contra la posibilidad de un origen común. La
ciencia del lenguaje nos levanta a una altura desde donde podemos
atalayar la aurora de la vida humana, y donde la frase del Génesis de
que en toda la tierra no había más que una sola lengua, nos ofrece un sentido
más natural, inteligible y científico que el que antes conocíamos. Mejor que
ningún otro monumento de la tradición, el fenómeno del lenguaje
da fe de las luces que rodearon a la cuna de la Humanidad.

Gonlianoff (Discurso sobre el estudio fundamental de las lenguas, París
1822): La sucesión de los hechos anteriores a la historia, borrándose con los
siglos, parece oponerse a la unidad del linaje humano. Si algún día osara
algún filósofo asentar la multiplicidad del origen del humano
linaje, la identidad de los idiomas todos vendría a desenmascarar
el error y llegaría a convencer con su autoridad a los más
convencidos de lo contrario.

Jacobo Grimm (“Acerca del origen del lenguaje”, Berlín, Dümmler 1852): Si
el lenguaje hubiera sido un don celestial dado al hombre y creado sin él y fuera
de él, la ciencia no tendría derecho ni medios para buscar su origen; pero si
es obra humana, si ofrece un derrotero y un desarrollo regular, es
posible llegar hasta su cuna por medio de legítimas inducciones.
Julio Cejador (“Introducción a la ciencia del lenguaje”, Madrid, 1911): … los
pocos que han sostenido la pluralidad originaria de los idiomas, no formaron
tal juicio estudiando las lenguas. La lingüística en cuanto tal ha llevado
siempre a creer en la unidad originaria del lenguaje. Lejos estaban
Platón y Humboldt de recurrir a la intervención inmediata de la divinidad en
el origen del lenguaje, y no menos lo estoy yo, que trato de exponer el origen del
habla de una manera tan natural como el origen del gesto, de la fisonomía, de
la visión y de la locomoción.

La cuna cantábrica de Europa (I) Las lenguas ‘euroasiáticas’ (Diario Alerta – 02-02-2003)

La revista Investigación y Ciencia, edición española de Scientific American, en su número correspondiente al mes de Enero, ha reproducido el artículo… en el que se da cuenta de los estudios genéticos y filológicos que establecen que Europa tuvo su cuna en el Norte de España, habiéndose proyectado inicialmente por ambas vertientes de los Pirineos. Varias regiones españolas se ven, pues, directísimamente implicadas en esta revolucionaria tesis que supone la rotunda confirmación de las que, en este sentido, vengo defendiendo desde el año 1984…

Asturias, Cantabria, Euskadi, el norte de Castilla y León y de Navarra, prolongándose por el Oeste hasta Galicia e incluyendo por el Este e Aragón y a Cataluña –junto con todas las regiones del Sur de Francia- se convierten, así, en la matriz de Europa y de cuantos pueblan este continente. Aunque, ¿solamente de ellos?…
Si como ahora se reconoce científicamente, los Europeos son originarios del Norte de España y si, como también se admite, la lengua vasca o baskongada es la más antigua del continente, matriz por consiguiente de todas las lenguas europeas, entonces ello viene a significar que no son sólo los Europeos los que tienen su cuna a orillas del Cantábrico sino también buena parte de los pueblos asiáticos que se expresan en lenguas integradas en la gran familia de las lenguas indoeuropeas…

Image Hosted by ImageShack.us

La proyección de las lenguas indoeuropeas no se produjo de Este a Oeste como hasta hoy se ha venido sosteniendo, sino que sucedió exactamente a la inversa. Fue, pues, el extremo más occidental de Europa el que acuñó la primera lengua hablada en el continente euroasiático, habiendo dado vida por ende a los primeros pobladdores del mismo. Gentes que, como ahora confirman los estudios genéticos, se proyectaron por toda Europa y el Norte de Africa desde su solar originario a orillas del Cantábrico y de ambas vertientes –francesa y española- del macizo de los Pirineos. Todo lo cual acontecía en el decurso del último período glaciar y, por lo tanto, en pleno Paleolítico Superior… Altamira, Lascaux…

La cuna cantábrica de Europa (II) Los pueblos semitas (Diario Alerta – 23-02-2003)

Image Hosted by ImageShack.us

r1b-dna-distribution

Los genetistas europeos cuyos estudios a partir del ADN vienen corroborando mis tesis respecto a la identidad de origen de los Europeos, no descartan la posibilidad de que pueda haber existido en el extremo oriental de Europa, en el ámbito de la antigua Iberia del Cáucaso, otro foco menor de población originaria que se habría extendido por el Este de Europa y Oeste de Asia, completando ese 75% u 80% de ascendencia cantábrica que se les reconoce a los Europeos.

Aunque algunos historiadores y filólogos… se obstinen en negar la evidencia de la identidad de origen de las dos Iberias euroasiáticas –la occidental o hispánica y la oriental o caucásica- lo cierto es que tanto los testimonios de los historiadores clásicos como las flagrantes afinidades toponímicas y lingüísticas, zanjan cualquier duda… todas las evidencias proclaman, que fueron los pobladores de la Iberia europea los que, en el decurso del último período glaciar, viajaron hasta esas tierras asiáticas a las que, por hallarse entre dos mares como las de su solar de procedencia, bautizaron con el nombre de Iberia que ha perdurado hasta que, para evitar confusiones con la Iberia matriz, acabase imponiéndose el nombre de Georgia hoy vigente…
En el Oriente Próximo se produce un fenómeno similar al que observamos en Europa: pueblos que comparten filiación común –cantábrica, como ahora se reconoce al fin-, sustentan también unas mismas creencias religiosas (los pueblos del Libro), circunscritas en este caso en el marco del cristianismo… Y en el Oriente Cercano, también, al repartirse entre dos religiones que, en su origen, fueran la misma: islamismo y judaismo.
Resulta sencillo presumir la evidente relación existente entre los Iberos asiáticos y los Hebreos del extremo occidental de este mismo continente. Y dadas las totales afinidades raciales de éstos con sus hermanos y hoy adversarios los pueblos de estirpe árabe, se hace imposible no concluir que todos estos pueblos se encuentran estrechamente vinculados entre sí. Como por otra parte denuncia el hecho de que Arabes y Judíos se expresen en dos lenguas hermanas de cuño semita… ¿Son los pueblos semitas –y, por ende, sus hermanos del Asia Anterior- originarios como todos los Europeos e Indoeuropeos del Norte de España?… existen razones de peso para tomar esta posibilidad seriamente en consideración…
El propio gentilicio de los Hebreos está estrechamente relacionado con la antigua grafía del nombre del río Hebrón o Ebro… Los significados de hebreo = eberim = ibraim en las lenguas del Mediterráneo oriental fuera: occidental, del final de la Tierra, del País del Ocaso… o del Hebro… Históricamente se haya postulado a Armenia como cuna del pueblo judío, confirmando con ello su ascendencia ibérica al ser Armenia Mayor uno de los antiguos nombres, documentado cartográficamente, de la Península Ibérica (y del propio río Ebro, como prueba la toponimia de sus fuentes)…

La ascendencia de los Arabes no parece ser muy distinta… el objetivo declarado del pueblo árabe en su conquista del Norte de Africa fuese la Península Ibérica; tierra a la que –conscientes de su ascendencia ibérica- conocían con el nombre de Al Andalus (El Paraíso). Lo que explica que los pueblos de raza bereber se sumasen encantados a esa labor de reconquista del solar ibérico del que también ellos se sabían originarios. Y en este caso contamos con el testimonio de Salustio al documentar que todos los pueblos de raza blanca del Norte de Africa eran originarios de la Península Ibérica. ¿No cae por su propio peso que si la raza bereber procedía de Iberia, sucediera otro tanto con los pueblos del Mediterráneo oriental que tan innegables vínculos tienen con sus vecinos norteafricanos?…

La cuna cantábrica de Europa (III) El origen cantábrico del pueblo Judío (Diario Alerta – 09-03-2003)

Los Judíos y sus hermanos los Arabes son pueblos cuyas raíces deben rastrearse en el Norte de España… siete años después de mi descubrimiento y, edición de mis libros Iberia, cuna de la Humanidad y Cantabria, cuna de la Humanidad, llegó a mis manos una fotocopia, que me facilitó Luis Racionero, del libro de un investigador lituano que, mas de medio siglo antes que yo, había defendido la misma tesis… (mis propias tesis y reiteradas alusiones a él le han vuelto a poner de actualidad).

En el mes de Marzo del año 2001, Cristóbal Serra escribe en Palma de Mallorca el prólogo de la reedición del opúsculo Les origines ibériques du peuple juif, publicado en Francia en el primer tercio del siglo XX por el lituano Oscar Vladislav de Lubicz Milosz…

A continuación reproduzco la mayor parte del contenido de dicho prefacio, escrito por Cristóbal Serra bajo el epígrafe de El círculo de la verdad: A principios del siglo XX, gracias a unos hombres curiosos que no temieron ir al fondo de las cosas, se multiplicaron las preguntas desaconsejadas por la vieja dogmática. Y una de ellas fue el origen del pueblo judío. Hoy, poseedores del legado visionario del arqueológo y lingüista O.V.de L.Milosz, la existencia de una gran civilización prehistórica occidental es cosa generalmente admitida por la mayoría de los prehistoriadores. Lo que despierta más reticencias es el origen ibérico del pueblo judío…

Según mi juicio, Milosz dejó escrito este estudio luminosísimo que, por cierto, ha servido de faro a muchos investigadores que no se confiesan sus discípulos y que, sin embargo, lo son. Y aquí he de referirme a un libro capital de nuestra bibliografía: “Cantabria, cuna de la Humanidad”. Su autor, Jorge María Ribero, además de una ímproba tarea de hallazgos toponímicos en los que la toponimia se convierte en pitonisa, ha tenido la valentía de afirmar, una vez más, que el origen del pueblo judío está en la Península Ibérica. Con su libro monumental, da respaldo a la tesis de Milosz. De aquí que para Ribero, los hebreos sean los eberos; lo que le lleva a afirmar el origen común de ambas tradiciones: la hebrea y la eusquera. Dicho de otro modo, el pueblo judío es el que con mayor pureza ha conservado su idiosincrasia ibérica.

El vasco, vestigio venerable de la lengua ibérica, en frase de Pidal, es la antorcha que alumbra la gran civilización prehistórica occidental y que permite descubrir los orígenes del castellano… Cuando se produce la dominación romana, la inmensa mayoría de los poblados de Iberia, de las Galias y de la propia Italia siguieron expresándose como lo venían haciendo desde tiempos inmemoriales… Hay que decir, a todos los vientos, que la maternidad del latín sobre el castellano constituye todo un fraude. La verdad no es otra sino que el castellano constituye una lengua autóctona de la Península Ibérica, emparentada con las lenguas vasca y griega, ambas anteriores a la latina…

Sólo hacerle una corrección a Cristóbal Serra… mal puedo ser yo discípulo de Milosz, cuando como Luis Racionero y otros muchos pueden atestiguar, no supe de su existencia hasta el día 19 de Noviembre de 1991… fecha en que impartió Racionero una conferencia sobre el mito de los romanos que había sido organizada por mí…

Así es la vida, mientras mis tesis históricas eran tenidas por aberrantes, yo era un loco. Ahora que empieza a saberse que eran ciertas, dejaré de ser un loco y dirán que las he copiado. Sin embargo y aunque sé de una persona que lleva años perdiendo el tiempo en esta indagación, nadie encontrará jamás ningún libro o documento que, antes de que yo lo hiciese en 1984, defienda que la Humanidad nación en la Península Ibérica. Y no lo hallarán porque esto es algo jamás se había sabido…

El origen cantábrico de la Humanidad: las pruebas –III-. (Diario Alerta – 17-12-2000)

Voy a desgranar a continuación los distintos espaldarazos que mi trabajo ha ido recibiendo en el transcurso del año 2000 y que vienen a engrosar esa enjundiosa mazorca de refrendos cuya primera granazón se produjo el ya lejano año 1988, a raíz de los primeros descubrimientos en Atapuerca…

1) Descubierto en Londres un sarcófago con los restos de la más antigua pobladora documentada de dicha ciudad. Esta mujer resulta ser una princesa originaria de Kantabria…
2) Descubiertos varios cráneos de aborígenes americanos de morfología no asiática… evidencia… que llegaron de la Península Ibérica…
3) En China más de un centenar de cuerpos momificados originarios del Occidente de Europa y con 4.000 años de edad… también en Asia, pervive un pueblo cantábrico extraordinariamente puro –el Kalash Kafir.
4) mayor número de antropólogs coinciden con mi tesis respecto a la hibridación entre sapiens  y neanderthales,… que también tuvo su cuna, y término, en la Península Ibérica…
5) la cueva asturiana de El Sidrón, en Piloña, conserva el mayor registro fósil del mundo… del hombre de Neanderthal…
6) primeros respaldos a mi polémica tesis sobre la localización de la Atlántida en España… viaja a España la investigadora norteamericana Maxine K. Asher, promotora de la Asociación para la Investigación del Antiguo Mediterráneo cuyo único objetivo es el de confirmar la ubicación en la Península Ibérica de aquella impresionante civilización prehistórica documentada por Platón, Teopombo, Diodoro y otros autores antiguos…
7) equipo genetistas de la Universidad de Oxford, dirigido por Brian Sykes, identifica siete de los antiguos linajes europeos que afrontaron el poblamiento de Asia, América y Europa. La mayor parte de ellos… eran originarios de España…
8) mi tesis sobre el origen cantábrico del Cristianismo (Cristo es Adán, 1998) tiene su primer eco en un libro del ex-embajador Gonzalo Puente Ojea –El mito de Cristo-…
9) El director de la Biblioteca Nacional, Luis Alberto de Cuenca, dice en marzo: “el euskera está en la base del castellano”…
10) La reforma de la Enseñanza Media emprendida por el Gobierno, no les concede a los académicos y latinistas su vieja reivindicación de que se potencie la enseñanza de la lengua latina…  en mis libros demuestro que esta lengua es la más moderna  de todas las lenguas románicas…
11) el proyecto SETI, tras rastrear hasta los confines de nuestra galaxia, en un diámetro de 40.000 años luz, no ha logrado detectar el más mínimo indicio de vida… la Ciencia empieza a considerar la posibilidad que la vida inteligente sea un fenómeno exclusivo de nuestra especie y de nuestro planeta…
12) En Mérida y en Gibraltar son descubiertos sendos santuarios protohistóricos consagrados respectivamente a los dioses Mitra y Melkart… confirman mis tesis sobre el origen ibérico de ambas divinidades, llevadas de España por Persas y Fenicios…
13) Kate Spence, de la Universidad de Cambridge, realiza importantes hallazgos en relación con la precisa orientación hacia el Norte de las pirámides egipcias…


El origen cantábrico de la humanidad (IV) Las pruebas (Diario Alerta – 16-06-2002)

Sigo pasando revista a los hallazgos más interesantes que se produjeron en el decurso del año 2001 y cuyo denominador común es el de cuestionar, cuando no desautorizar de pleno, las interpretaciones oficiales que la Arkeoantropología viene postulando como lectura correcta (y dogmática) de la génesis de la Humanidad.

1.     La noticias más sonada del año 2001… en la reconstrucción de la genealogía de la Humanidad… datación de los antropólogos australianos a un individuo descubierto en el año 1974 y bautizado con el nombre de hombre de Mungo (Australia)… cuya edad ha pasado de cifrarse en 30.000 años a prolongarse hasta los 60.000. Y con la particularidad de que el personaje en cuestión, de características relativamente modernas, no presenta vínculo alguno de parentesco con las poblaciones africanas…

Los antropólogos han barajado como hipótesis principal que fuera originario de algún lugar situado a orillas del Océano Indico… posible dadas las afinidades entre los aborígenes australianos y algunos pueblos, particularmente primitivos, de la India… por sus manifiestos rasgos neanderthaloides de sus facciones. Sobremanera en el caso de los indígenas australianos, que son neanderthales kímicamente puros… por su anatomía facial y el color de su piel se refiere… y por ende, originarios del Occidente de Europa… Península Hibérica… el Norte de España…

2.    El hallazgo en 1996, a orillas del río Columbia y cerca de la población de Kennewick, situada al sur del Estado de Washington, de un individuo que permanecía enterrado en el fango desde hace, según parece, nueve mil años, y que presentado en principio como el primer indio americano, antepasado de Sioux, Apaches, Meskaleros y compañía, ahora resulta que tiene una anatomía facial netamente europea y que tiene una cara de campesino basko que no puede con ella… vean la ilustración…

Image Hosted by ImageShack.us
Imagen de http://www.greatarchaeology.com

Que se une al hecho de que las herramientas más antiguas descubiertas en Norteamérica sean idénticas a las que hace alrededor de 15.000 años tallaban los habitantes de Cantabria… De donde se infiere que el hombre de Kennewick  es un descendiente de aquellos pioneros cantábricos que llegaron a América bordeando las heladas costas del Océano…

3.    Hablando de Baskos… revista Proceedings marzo 2001 afirma que…: Expertos británicos y norteamericanos han determinado que el cromosoma Y de los primeros Galeses e Irlandeses, es idéntico al de los Baskos. Y si hablan de los Baskos es porque a ningún genetista del planeta se le ha ocurrido todavía investigar los escasos reductos de población verdaderamente antigua que existen en Cantabria (¡gracias, cultísimos Romanos, por masacrarnos!). Porque si esa indagación se hiciera, y se hiciera bien, se vería que el parentesco entre Kántabros y Baskos fue, otrora, absoluto… por cierto, tampoco era necesario que los expertos británicos y norteamericanos nos lo dijeran…ya en el año 1987 escribí un laborioso libro que demostraba que las Islas Británicas fueron pobladas por las gentes del Norte de España…


El origen cantábrico de la humanidad (V) Las pruebas (Diario Alerta – 30-06-2002)

4. La primera confirmación tiene que ver con la privilegiada climatología de la Península Hibérica. Porque el mismo clima que ha convertido a España en el primer destino turístico del mundo, por detrás sólo de la ciudad de París, es el que ya en las más remota Prehistoria le reservó a la propia Hiberia un papel estelar en el proceso de configuración de la Humanidad… tesis mía a la que ahora empiezan a sumarse numerosos antropólogos. Rick Gore, divulgador científico norteamericano, es uno de ellos: Debido a su climatología, muchas de las respuestas a los grandes interrogantes sobre la especie humana, podrían desvelarse en los yacimientos españoles…

5. La extraordinaria modernidad de las culturas orientales, hijas todas ellas de la cibilización prehistórica euroccidental, se ha puesto una vez más de manifiesto con el descubrimiento de que la acupuntura no nació en China hace 3.500 años… sino en el Occidente de Europa. El hombre de hielo encontrado en los Alpes, también conocido como hombre de Oetzi, presenta marcas propias de haber sido sometido a prácticas de acupuntura. Y este Europeo vivió hace 5.300 años…

6. Otro mito que se cae… el hundimiento de la Atlántida en medio del Océano… ahora toma fuerza la tesis de la ubicación del continente perdido en la Península Hibérica…

7. Otra confirmación… filológica… al repintar en negro sendas inscripciones del cimborrio de la Catedral de Burgos en las que se menciona a dos de las principales Santas míticas de la antigua Kantabria (en la que Burgos se integraba), los restauradores se llevan la sorpresa de descubrir que la cantábrica Santa Victoria… no aparece con la grafía latina que se le atribuye, sino con la de Santa Bictoria… Biztoria…

8. Reflexión efectuada por John H. Moore (profesor de Antropología de la Unibersidad de Florida), que pone el dedo en la llaga de algo en lo que vengo insistiendo desde hace bastantes años. Mi tesis sobre el origen de la Humanidad no es una más de las tesis que hoy circulan: es la única coherente, exhaustiva y plenamente elaborada y fundamentada entre todas ellas… o sea una teoría general.

9. Yoel Rak, catedrático de Anatomía de la Unibersidad de Tel Aviv, se atreve al fin a reconocer que… la anatomía del hombre moderno no tiene nada que ver con la del Neanderthal… (el último homínido)

10. Conclusión en la que desembocaron los antropólogos y genetistas participantes en la reunión del Genoma Humano en Edimbugo: Lo que nos hace humanos es el cerebro… El modelo de actividad del gen humano es bastante similar al del chimpancé, sin embargo sus cerebros son diferentes. El chimpancé y los modelos de la trascripción humanos son dos polos opuestos…

Las naciones sin patria: kurdos, hebreos, gitanos. (Diario Alerta – 08-10-2000)

Existen naciones propiamente dichas que o bien carecen de un territorio propio o bien han sido expulsados de éste, viéndose obligadas a integrarse en otras naciones con las que, por lo común, no llegan a fundirse jamás. El denominador común de estos pueblos desarraigados o errantes suele ser el de que el nombre que les sirve de gentilicio no se corresponde con el ningún país o región concreta. Lo que viene a delatar y a corroborar su condición de auténticas naciones sin patria… Nadie ha sabido explicar jamás cuál es el origen de todos estos pueblos sin tierra entre los que podríamos destacar a Hebreos, Kurdos, Gitanos, Kafirs, Tuaregs, Kosakos, Zíngaros…

Image Hosted by ImageShack.us

Kafirs. Imagen de http://dktex.wordpress.com

Cuando en el lapso de tiempo que media entre hace 40 y 5 mil años se produjo la diáspora del hombre racional desde el norte de España hacia todos los rincones del planeta, cada una de las fratías o pueblos ibéricos que emprendieron esa singladura en busca de un nuevo territorio que no se viera afectado por las calamidades que asolaron a las regiones cantábricas a lo largo del último período glaciar, fueron asentándose en el país que les parecía más apto para emprender una nueva etapa de su historia. Siempre y cuando, naturalmente, ese país no hubiera sido escogido con anterioridad por otro pueblo emigrado de Iberia en ese larguísimo período…

Todas esas naciones irían perdiendo poco a poco la memoria de su ascendencia ibérica, quedando solamente sus nombres y sus tradiciones como prueba imperecedera de su verdadera filiación… A aquellos otros pueblos que tuvieron menos fortuna y que o llegaron demasiado tarde o se vieron barridos por etnias más agresivas, les ha cabido una suerte muy distinta, sometidos a otras naciones y, casi siempre, explotados y vejados por éstas. Los casos de los Hebreos y de los Gitanos hablan por sí solos… una preciosa característica de los pueblos apátridas ha sido la de que han conservado una memoria mucho más viva de su tierra matriz, habiendo procurado por todos los medios salvaguardar su identidad cultural. Léase su lengua, sus tradiciones y sus costumbres… como… los Sephardíes… lo mismo antes habían hecho todos los Hebreos. O los Gitanos…


América, poblada por los Kántabros de la Edad de Piedra. (Diario Alerta – 04-02-2001)

Hoy van a ser otros quienes defiendan mis tesis históricas. Concretamente, dos investigadores Dennis Stanford y Bruce Bradley del Instituto Smithsonian de Estados Unidos. Dos arkeólogos que han llegado exactamente a la misma conclusión en la que yo desemboqué hace más de quince años: la primera colonización de América tuvo como protagonista a pueblos procedentes de la Península Ibérica que habrían llegado por mar al Nuevo Continente hace no menos de 20.000 años.

Escuchémosles: Venían de la Península Ibérica, no de Siberia. Los hallazgos arkeológicos más recientes, tanto en la América del Norte como en la del Sur, nos han obligado a replantearnos las viejas ideas respecto al poblamiento de las Américas. En las últimas décadas, los científicos han descubierto en cuevas de Cantabria, Andalucía y Levante, puntas de lanza similares a las norteamericanas de la cultura Clovis. Por otra parte, los recientes hallazgos de fósiles humanos en Alaska y en el estado de Washington sugieren que los colonizadores del continente americano proceden de las poblaciones del suroeste de Europa que, paralelamente, también emigraron hacia las áreas más septentrionales de Asia…

¿Se entiende mejor ahora mi tesis respecto al origen kantábrico del nombre y poblamiento de Asia? ¿Se comprende, también, por qué los estudios realizados por otros investigadores americanos acaban de demostrar que los cráneos de los aborígenes americanos no son de origen asiático?…

Stanford sostiene que: la mayor parte de los paleoantropólogos han subestimado las aptitudes marineras de las primitivas poblaciones paleoindias; aprovechando una meteorología favorable y las fuertes corrientes, estos antecesores de los Españoles podrían haber cruzado el Atlántico en sólo tres semanas. Stanford está convencido de que los mismos cazadores y pescadores cantábricos que pintaron Altamira, emigraron hacia el norte y el oeste, navegando junto a las costas heladas por la última glaciación.

Esta misma tesis, idéntica, aunque remontando la primera arribada a América hace entre 25 y 40.000 años, es la que vengo defendiendo desde 1984, a partir de pruebas arkeológicas, filológicas y etnológicas…


El Ebro no es un río catalán… Ni nace en Fontibre (30-11-1997)

Es otro dogma de fe, en este caso no histórico sino geográfico: el río Ebro nace en Fon-Tibre… El nombre del río Tibre = Tibaria = Tabalia sería recordado y enaltecido por los antiguos Tibarenos ibéricos que colonizaron Italia y que dejaron plasmado su nombre, no sólo en el Tíber sino también en la propia península Itabaliana o Italiana…

El río que fluía por el Edén no era el Tigris sino su antepasado el Tibris = Tiberis. Léase el primero de todos los ríos Tibre del planeta: nuestro Ebro o Hebrón. Y así se explica el que las viejas fuentes hebreas reconozcan a Hebrón como la cuna del ser humano… Hebrón fue, en realidad, el nombre del primitivo Lago del río Hebro. Lago en torno al cual morase la primera Humanidad, con anterioridad a su dispersión primero por la antigua Iberia y más tarde por todo el planeta… por cierto habrán es la palabra árabe para denominar a los lagos…

Árabes y Judíos llevan milenios tratando de dirimir a golpes cuál de los dos pueblos es el más antiguo y el elegido de Dios… y resulta que unos y otros son los mismos y que lo único que los diferencia es el hecho de haber adoptado dos nombres distintos del río de cuyas fuentes son originarios.


Euskera-Castellano: Con aire de familia. (28-11-1999)

Son lenguas de la misma familia pero ya desde hace siglos parece como si todos se hubieran puesto de acuerdo en negarlo… La historia de las relaciones entre lo basko y lo castellano de un par de siglos a esta parte constituye una concatenación ininterrumpida de dislates… una suerte de pintoresca competición para ver quién es capaz de desbarrar en mayor medida y de ofrecer mayores y mejores muestras de irracionalidad y de desmesura… Nunca seremos lo bastante conscientes del daño enorme que los curas baskos –entre los que se cuenta un tal Arzallus- le han hecho a su propio pueblo, así como a la convivencia en armonía entre todos los Españoles. Porque han sido ellos quienes han creado y alimentado el tópico, absolutamente falaz, del origen foráneo del pueblo basko. O quienes forjaron ese curioso paradigma que hacía de todo lo basko sinónimo de pureza, en la misma medida en que lo castellano se identificaba con lo degradado e impuro…

La única forma de enderezar las cosas pasa por la necesidad de volver a empezar desde cero. Y de hacerlo comenzando por probar, de una manera rigurosa y netamente científica, la filiación archi-ibérica del pueblo euskaldún, así como su parentesco total y absoluto con sus vecinos cántabros y castellanos. Esta es la única verdad y todo lo demás son sandeces. Las diga Humboldt, las diga Sabino Arana, las diga Caro Baroja o el Padre Barandiarán… ¡…resulta que los Baskos y los Kastellanos fueron en su origen el mismo pueblos! ¡Y todo cuando hasta el propio gentilicio de los Baskos procede de los primitivos Ballaskos de Cantabria y del norte de Castilla!…

La solución al problema vasco pasa por ‘la demostración de la identidad cultural existente entre los Baskos y el resto de los Españoles’. Léase, la demostración de que el euskera es la lengua madre del castellano o del catalán. O la de que la denominada lengua montañesa es lo que ha quedado de la antigua lengua de los Kántabros, hermana gemela del euskera…


Egipcios y Fenicios procedían de Kantabria. (Diario Alerta – 30-07-2000)

Desde hace escasamente tres siglos y coincidiendo con el declive de nuestro antiguo poderío político, España padece las consecuencias de una visión absolutamente distorsionada y acomplejada de su historia. Lo que nos lleva a enaltecer a los de fuera en la misma medida y proporción en que nos denostamos y despreciamos a nosotros mismos…

George Constable: Durante la época de apogeo de los Neanderthales, los más antiguos vivían ya en algún lugar desconocido de la Tierra. Y ello, piensan algunos antropólogos, tal vez desde hace millones de años. Hasta que hace unos cien mil años los genuinos seres humanos saltaron a la escena evolutiva, bien sea matando a los hombres bestias, bien dejando que perecieran por su propia ineptitud. Pero si el hombre moderno existía desde hacía tanto tiempo, ¿dónde estaba oculto?…

Existe la idea acientífica y aberrante de que el pueblo egipcio es el más antiguo de la Tierra… Pero los monumentos y obras de arte egipcios son extraordinariamente modernos (de dos a siete mil años como máximo)… y en cuanto a esa mayor antigüedad… no es egipcios sino Egitanos el verdadero gentilicio –documentado en las fuentes históricas ibéricas- de los primeros y verdaderos Egipcios… ellos mismos en su mitología y en sus jeroglíficos indican que procedían de una región del Occidente de Europa a la que ellos recordaban con el nombre de Amenti. Así como de un primer faraón o patriarca mítico denominado Mena o Menes. El mismo al que también veneraron con los nombres de Khen o de Khen Min: el dios o rey Menes, también conocido como el Señor de Occidente.

No me cansaré nunca de repetir que Libia, Arkadia, Etiopía, Eskandia, Barbaria, Frigia, Egipto, Eritrea, Hebrón, Ariana, India y tantísimos otros nombres geográficos, no hacen referencia a las regiones del mundo moderno que hoy los ostentan, sino a algunas de las más comunes denominaciones con que fuera conocida la reducida comarca de la geografía ibérica en la que se gestara la Humanidad inteligente o sapiens. Y así resulta, pues, que los primeros faraones egipcios eran altos, rubios y pelirrojos como los antiguos pueblos del norte de España. O que los Persas, Caldeos, Arameos, Armenios y Arabes, no procedían de la Armenia asiática como siempre se ha dado por supuesto, sino de otra mucho más vieja que estaba en el norte de España y que ha conservado su nombre, amén de prestárselo al bueno del primer faraón Menes… y a quien suscribe…

Escribe uno de nuestros más antiguos historiadores, el romanizado Pomponio Mela: Los Egipcios, que son los hombres más antiguos del mundo, recuerdan en sus archivos y escrituras que desde que hay Egipcios, todas las constelaciones han hecho cuatro veces su curso y revoluciones y que el Sol se ha puesto ya dos veces en el lugar en donde sale. ¿De qué Egipcios está hablando Mela? Pues naturalmente de los primeros, de los Egitanos que aún conservan su nombre en la lengua castellana –Gitanos- y que, como ya he repetido, proceden del norte de España. Más específicamente, de Cantabria…


La R.A.E. y la extinción de la lengua cantábrica. (Diario Alerta – 02-04-2000)

Entiendo que la expresión que conviene es la de magnicidio cultural. No encuentro mejor forma de calificar la auténtica salvajada que, ante la pasividad e incluso con la complicidad del país, está perpetrando la Real Academia en relación con la inminente desaparición de la lengua en la que se hunden las raíces del castellano. Y me refiero, naturalmente, a esa lengua a la que unos conocen como montañesa y otros como cántabra, siendo su primitivo y verdadero nombre el de babla o habla. La antigua lengua cantábrica, hermana del euskera, que ha dado vida no sólo al castellano sino también al francés, al catalán, al gallego, al bable, a la fabla aragonesa, al italiano… Es decir, a todas aquellas lenguas a las que la esclerotizada ciencia académica supone hijas de la lengua latina…

La Historia juzgará y pasará la debida factura a quienes habiendo podido impedir la desaparición de la lengua hablada en Cantabria, no sólo no hicieron absolutamente nada para evitarlo, sino que encima se convirtieron en cómplices de quienes, fundamentalmente desde Madrid, experimentan un nada recatado desprecio por las viejísimas lenguas cantábricas… De tercermundismo cultural cabe calificar el hecho de que las lenguas más antiguas del planeta –las lenguas cantábricas- se encuentren hoy amenazadas de desaparición, mientras que la Real Academia de la Lengua Española se dedica a promocionar apócrifas cunas del castellano…

Mi voz y mis tesis han empezado a trascender y ya hasta el director de la Biblioteca Nacional de Madrid, Luis Alberto de Cuenca, ha tenido que reconocer, textualmente, que el euskera está en la base del castellano…

El origen cantábrico de la Humanidad: Las pruebas (y 2). (Diario Alerta – 06-02-2000)

Las pruebas más colosales y concluyentes iban a agolparse en 1999…

1)  Se descubren en Portugal los restos fósiles de un niño de cuatro años, híbrido de cromagnon y neanderthal… 2) El equipo de antropólogos de Atapuerca da a la luz el descubrimiento de la pelvis completa de un individuo que vivió hace 300 mil años y de gran corpulencia –insólita entre todos los homínidos-… 3) El investigador español Manuel Martos, en un artículo publicado en Historia 16, suscribe mi vieja tesis respecto al origen ibérico del pueblo fenicio. 4) La comparación del mismo segmento del cromosoma X en varios individuos africanos, asiáticos y europeos, revela una diversidad genética que viene de muy antiguo… o sea, que la teoría de que Africa fue el único foco de aparición de la Humanidad, tiene los días contados. 5) El olivo no es de procedencia romana… los resultados de las excavaciones efectuadas por José Remesal (catedrático de Historia Antigua de la Universidad de Barcelona)… han demostrado que el 85% del aceite consumido en el Imperio Romano procedía de Andalucía… 6) En el desenlace del último período glacial, hace alrededor de 11.000 años, se produjeron varios oleadas migratorias sucesivas que partiendo del norte de España poblaron todas las regiones de Europa que habían permanecido cubiertas por los hielos… 7) La colonización de las Islas Británicas por los pueblos cantábricos… empieza a ser admitida por los prehistoriadores, habiéndose publicado en este año los primeros pronunciamientos al respecto… su toponimia procede de la Península Ibérica. 8) Dennis Stanford y Bruce Bradley… defienden la colonizacion de América por pueblos procedentes de la Península Ibérica llegados por mar hace no menos de 18.000 años… la cultura Clovis… estos antecesores de los españoles podrían haber cruzado el Atlántico en sólo tres semanas… y, yo digo que hace entre 25 y 40.000 años… 9) Zeev Herzog, profesor de la Universidad de Tel Aviv, desvela que las excavaciones arkeológicas realizadas en Israel y otros lugares de Oriente Próximo en las últimas décadas, desmontan los principales hechos relatados por la Biblia… ni un solo vestigio que permita acreditarlo… los hechos de los Patriarcas son leyendas… 10) Una placa de bronce descubierta en Bembibre confirma mis tesis respecto a la existencia del pueblo castellano ya en época prerromana. 11) En mis primeros libros sobre esta materia –Iberia, cuna de la Humanidad / Los orígenes ibéricos de la Humanidad / Cantabria, cuna de la Humanidad- publicados entre los años 1984 y 1985, establezco que el norte de España y el sur de Francia comparten el título de cuna de la Humanidad… en 1999, las instituciones y agencias turísticas francesas empiezan a promocionar como la cuna de la Humanidad a la comarca que en la que se concentra el mayor número de yacimientos con pinturas rupestre del sur de Francia…

Nota: las imágenes e ilustraciones no pertenecen a los textos originales.

Enlaces externos relacionados: último hallazgo prehistórico descubierto en la cueva de Askondo (Bizkaia).

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Comments

  • maju00  On 25/04/2012 at 04:24

    El artículo patina mucho. El autor no parece ni siquiera familiarizado con la verdadera leyenda de la Atlántida según Platón y en cambio alucina con las fantasías de Donelly, Hollywood y los Nazis sobre el tema.

    En fin el artículo es muy malo: una auténtica bomba de confusionismo y aunque los datos de las batimetrías son algo interesantes, las profundidades de más de 400m. para el banco ese excluyen que nunca haya estado emergido (en la Edad de Hielo el nivel del mar estaría, a lo más, unos 180m más bajo de lo actual, normalmente incluso menos).

    La Atlántida probablemente estuvo en Iberia pero aún está emergida en un monte de Torres Vedras, Portugal, no lejos de la moderna Lisboa. Se le suele denominar Castro de Zambujal y fue la capital de una de las más importantes civilizaciones que jamás existieron en Iberia o incluso Europa Occidental (excepto los últimos cinco siglos probablemente).

    Lee a Platón y estudia el Calcolítico y Edad de Bronce ibéricas y verás qué es lo que hay.

    Pero de la cuna de la humanidad nada: tan sólo una civilización poderosa y exótica con la que combatieron los griegos de época micénica (comparse con los mitos de Hércules que serían la versión 2 y 3 de la misma historia: colonialismo griego en el lejano occidente más que otra cosa – lee sobre El Argar para evidencias de presencia griega en la Edad de Bronce).

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: