Starchild skull: El cráneo extraterrestre.


ANÁLISIS PRELIMINAR DE UN CRANEO ALTAMENTE INUSUAL CON FORMA HUMANOIDE.

Estudio dirigido por el Dr.Ted. J. Robinson , y otros diez especialistas que han examinado el cráneo por rayos-X .

1.-La procedencia del cráneo examinado, no puede determinarse en el momento presente, pero, por ahora, puede afirmarse sin lugar a dudas, que el cráneo es real, que procede de un mamífero, ya que su composición de hidroxipatita es similar a la que encontramos en los huesos de cualquier mamífero. Las partes del cráneo, tienen una configuración natural, (ni han sido ensambladas de forma artificial ni maliciosa), y tras el examen muestra numerosas anomalías físicas que no se corresponden con los estándares de los cráneos normales.

2.-El cráneo ha permanecido bajo mi custodia en Vancouver, durante casi un año, y se me ha conferido autorización para proceder a su examen, sin que haya podido encajarlo en ningún otro hallazgo anterior similar, ni especie conocida hasta el momento presente. Mi análisis deriva de una minuciosa inspección física del cráneo en sí mismo, combinada con Rayos-X y técnicas avanzadas de Tomografía Axial Computerizada. (TAC). He compartido mis resultados con otros diez especialistas, que han aportado sus opiniones al respecto, y que igualmente expondré en el presente documento, por considerarlas relevantes para el estudio del cráneo.

3.-En términos generales, presenta los componentes básicos de un cráneo humano; es decir: (Un hueso frontal, dos esfenoides, dos temporales, dos parietales y un occipital). Sin embargo, esos huesos presentan una configuración y morfología, diferente a la que normalmente muestra un cráneo humano normal. Adicionalmente, sin perjuicio de lo anterior, presenta una configuración simétrica divergente a la humana, y su estructura ósea presenta un grosor, ligeramente inferior a la mitad del que corresponde a los huesos humanos. A diferencia de los cráneos humanos, presenta una configuración uniformemente abultada e en sus ejes y en todos los planos del eje craneal. Carece de las deformaciones asimétricas, tanto en el eje craneal como en el grosor óseo que caracterizan al cráneo humano. Así mismo, se descarta la hidrocefalia como explicación.
La evidencia incómoda.

La evidencia incómoda.

4.-La morfología de este cráneo es tan inusual, que jamás he visto nada semejante en mis 40 años de experiencia en cirugía reconstructiva plástica y craneofaciales. No sólo es único en mi opinión, sino que tras una minuciosa consulta de todas las anomalías craneofaciales , recogidas en todas y cada una de las publicaciones científicas de la historia mundial de anormalidades craneofaciales, no se ha presentado jamás, algún caso con el que pueda clasificarse o compararse. Esto es muy relevante.

5.-Seguidamente, cito los nombres de los especialistas que han realizado el examen del cráneo y lo han analizado por Rayos-X y TAC:

Dr. Fred Smith, Head of Pediatrics, Children’s Hospital, New Orleans, La.

Dr. David Hodges, Radiologist, Royal Columbian Hospital, New Westminster

Dr. John Bachynsky, Radiologist, New Westminster, B.C.

Dr. Ken Poskitt, Pediatric Neuroradiologist, Vancouver Children’s Hospital

Dr. Ian Jackson, (formerly of Mayo Clinic), Craniofacial Plastic Surgeon, Michigan

Dr. John McNicoll, Craniofacial Plastic Surgeon, Seattle

Dr. Mike Kaburda, Oral Surgeon, New Westminster, B.C.

Dr. Tony Townsend, Ophthalmologist, Vancouver

Dr. Hugh Parsons, Ophthalmologist, Vancouver

Dr David Sweet, Forensic Odontologist, Vancouver

6.- El Dr. David Hodges, radiólogo, destacó que las líneas de sutura estaban abiertas y creciendo en el momento del óbito. El Dr. David Sweet, , era de la opinión de que se trataba de un niño de 5 a 6 años de edad, basándose en la dentición presente en el maxilar derecho.

7.- A pesar de las discrepancias entre algunos expertos, tras analizar el cráneo yo me inclino a pensar que se trata de un niño de 5 a 6 años de edad, por lo que suscribo la opinión del Dr.Sweet.

8.-El Dr. Bachynsky, por su parte, observó, que no había evidencias de erosión en la superficie interna del cráneo, circunstancia que descarta la hidrocefalia como diagnóstico, así que esta condición debe ser descartada como causa de las anomalías observadas en el cráneo. Aunque la hidrocefalia puede causar incremento de las líneas de sutura del cráneo, éstas se manifiestan de forma rugosa como consecuencia de la erosión de las paredes. En el presente caso no se dan. Así que se descarta la hidrocefalia. En este punto hay consenso por todos los expertos que han examinado el cráneo.

9.- El Dr Kaburda llevó a cabo un examen especial con rayos X- tridimensionales capaces de medir ciertos puntos fijos que sirvieran de parámetro para posteriormente compararlos con los cráneos normales. De esta forma sus resultados fueron comparados con el análisis estadístico de 100 cráneos humanos. En el Cráneo se encontraron más de diez (10) desviaciones estándar respecto a la normalidad. Este es otro sólido indicio de que el cráneo en cuestión es algo completamente distinto a nada que se haya investigado con anterioridad.

10.-Los Doctores Townsend y Parsons examinaron las cavidades orbitales y concluyeron que el ser probablemente tuviera vista, pero si así fuese sus estructuras visuales se desviarían sustancialmente de lo normal en un humano. Las cavidades, presentaban una asombrosa simetría y su profundidad era un 50% inferior a la normal. El foramen óptico, que conduce el nervio óptico desde el cerebro a través del hueso orbital hasta el ojo, es casi una pulgada menor que en un cráneo humano normal. Además, los puntos de fijación de los músculos que controlan los movimientos de los globos oculares, no se apreciaban en la superficie interna de la órbita, lo que indica en lugar de un globo ocular, algún otro mecanismo, como hipótesis más probable.

11.- De hecho, si esas cuencas, albergaran globos oculares del tamaño normal, sobresaldrían como una protrusión de la cara, creando severos riesgos de daño, durante la actividad cotidiana. Dado que los globos oculares, ocuparían una posición en la cara más baja que la normal y descansarían en cuencas, significativamente más reducidas, tanto en profundidad, como en la forma rectilínea del contorno, los ojos, tendrían que ser significativamente más reducidos en tamaño. En cualquier caso, con independencia de su tamaño, los párpados superiores requerían ser, tres o cuatro veces más grandes que los normales, para poder lubricar de la forma en la que los ojos humanos lo hacen.

12.-Los Doctores Dodges and Poskitt , encontraron la anormalidad, de que el cráneo era demasiado grande. Eso era imposible, de acuerdo con las normas de la lógica. La cuestión es que era imposible que un niño tuviera un cráneo con esas dimensiones. Algo impensable para la ciencia del momento. 1600 cc, es decir, 200 cm cúbicos más que un adulto humano normal, era algo increíble para la ciencia. Un detallado análisis de su configuración craneal, evidencia que su madurez era la de un niño de 12 años. Su capacidad de aprendizaje era como la de un niño de 12 años si tuviera 6.

13.-En cualquier caso, tras observar la cavidad ósea de su cerebro, los huesos parietales y occipitales, parece que la materia de su cerebro, fuera la de un humano normal, pero de diferente edad que la suya. El supuesto es que su cerebelo, es mayor que el humano, y su inteligencia era mayor. En concreto cerca del 190, IC, algo increíble .El problema, es que siendo niño, presenta arrugas que en humanos adultos se presentan a edades avanzadas, algo que presume que en 6 años de vida ¨(es un niño) conoce cosas que los adultos conocen .Desde luego, el peso de su cerebro, (para ser un niño) excede con mucho del nuestro. De hecho el peso de su cerebro, en comparación con su cerebelo, excede con mucho, a todo lo conocido, lo que le otorga una capacidad de inteligencia cercana a tres veces superior a un ser humano normal. ¿Cuál sería la consecuencia de esto?

La cuestión es que el cerebro normal de un ser humano, no supera 1/3 de la entidad analizada (en estado infantil), hasta el punto que, si se comparase con un niño de su edad, podría llegar a formular, teorías físicas , mientras un niño normal, desarrollaría sus juegos habituales.

Presenta una lógica en la secuencia genética que no es humana.

14.-Personalmente, me preocupaba más la deformidad del cráneo, pues presentaba, una parte más achatada hasta la apertura del foramen. Lo primero que pensé, fue, que tal vez pudiera haber sido causada por algún tipo de aplanamiento hasta la apertura del foramen, pues diverge, de la lógíca de cualquier cráneo normal, ya que el occipital en un cráneo humano, no presenta esas deformaciones. En cualquier caso, los cráneos que sufren cualquier tipo de alteración, siempre revelan una técnica con distorsión de la superficie ósea. (Pero no era el caso).Ni siquiera una pista de pruebas de la configuración, y no naturales o de cualquier fusión prematura de las suturas, que es totalmente seguro decir que el extremo del aplanamiento del cráneo fue causado por su patrón de crecimiento natural. Es decir, era un niño de 5 a 6 años de edad. Sin embargo, su capacidad racional era similar a la de un adulto. Ésto es impresionante.

15.- Otra de mis preocupaciones es que la protuberancia occipital externa, está ausente de su notable posición en el centro del hueso occipital y, de hecho, está representada por una pequeña fosa real (depresión) en la superficie. (Algo atípico).

(Como se mencionó anteriormente),( La cuestión es que el tamaño es verdad para su contraparte interna, que se ha reducido considerablemente.) Parece claro que el cuello del “starchild “se adjunta a su cráneo, muy inferior a la distancia de ensamblaje de un cráneo normal, centrada en el marco del punto de equilibrio para los dos laterales: flexión y medial.

Aún más extraño, el cuello, pues diverge en un 50% del volumen habitual del cuello habitual de un humano, que presenta un ejemplo de la profunda originalidad de este modelo. La cuestión fundamental, es la característica única de este modelo, algo inusual en la ciencia.

16.- El cráneo carece de crestas. Sus bordes, son delgados, en vez de redondeados y no se parecen a los humanos. Los bordes son finos, algo que es bastante inusual, si tenemos en cuenta la casuística. Sus Mastoides son menores de lo normal, como lo son todos los puntos conectivos de la cara inferior (que se atribuyen a la coronoides, proceso condilar y de ensamblaje de la mandíbula que falta). Basándose en estas observaciones, su mandíbula inferior puede haber sido hasta un 50%mas reducida de lo normal, pero aun así, desarrolla capacidades humanas de masticación e ingesta.

Por último, su oído interno es notablemente más grande que lo normal, una vez más , en concreto un 50% mayor. Ello se debe a un hiperdesarrollo de la médula espinal.

17.-Un detalle del maxilar superior, indica que ya había desarrollado dos molares, por lo que a pesar de su corta edad, rozaba la madurez, aunque el reemplazo de otros dientes infantiles, cuestiona, su “madurez” cronológica. Si bien, queda evidenciado que se trata de un niño de 5 a 6 años de edad.

18.-El análisis del carbono 14, muestra que la antigüedad del cráneo, data de 900 años, con un margen de error de (+-40 años.).

La naturaleza humana del cráneo está descartada, excepto de la verificación del ADN materno. (El ADN materno, está confirmado, la madre es humana). Tras seis intentos de recuperación del ADN de ambos progenitores, el ADN nuclear, no ha podido ser recuperado. La causa de la no recuperación está clara: El otro progenitor no es terrestre; es extraterrestre, así que no podemos saberlo. Es un híbrido. De eso no cabe duda, pero tenemos que despejar la evidencia. (Sospechamos del silicio 14), pero tenemos que contrastarlo.

No existe nada igual.

Para poder verificar el genoma completo del “starchild”, estamos utilizando el “Genoma Sequencer” de ROCHE, y la duda quedará definitivamente resuelta, antes de finales de 2009.

Sinceramente. Es la primera evidencia científica indiscutible de vida extraterrestre sobre la tierra,

Dr. Fred Smith, Head of Pediatrics, Children’s Hospital, New Orleans, La.

Dr. David Hodges, Radiologist, Royal Columbian Hospital, New Westminster

Dr. John Bachynsky, Radiologist, New Westminster, B.C.

Dr. Ken Poskitt, Pediatric Neuroradiologist, Vancouver Children’s Hospital

Dr. Ian Jackson, (formerly of Mayo Clinic), Craniofacial Plastic Surgeon, Michigan

Dr. John McNicoll, Craniofacial Plastic Surgeon, Seattle

Dr. Mike Kaburda, Oral Surgeon, New Westminster, B.C.

Dr. Tony Townsend, Ophthalmologist, Vancouver

Dr. Hugh Parsons, Ophthalmologist, Vancouver

Dr David Sweet, Forensic Odontologist, Vancouver

Más información: http://www.starchildproject.com/analysis.htm

Traducción autorizada por:

http://www.starchildproject.com/terms_of_use.htm

http://starviewer.wordpress.com/

Advertisements
Post a comment or leave a trackback: Trackback URL.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: